Se encuentra usted aquí

Y cuando nos vimos en el espejo...

24/10/2018
02:44
-A +A

La caravana migrante nos pone de golpe frente a un espejo. Algunas ideas sobre nosotros mismos y nuestra condición de vecinos de Estados Unidos se tambalean.

México y los mexicanos acogemos solidariamente a los migrantes perseguidos por el hambre, la violencia o por razones políticas.

—No somos xenófobos.

—El maltrato, la discriminación y criminalización de los migrantes es cosa de Trump y sus red necks. Nosotros somos sus víctimas.

—Las bravatas de Trump son eso, bravatas y sólo tenemos que torearlo: ahí está el acuerdo del TLC como prueba.

Las muestras de solidaridad al paso de la caravana, con el drama humano de sus hombres y mujeres desesperados, sus niños, sus viejos y sus enfermos, son reales y conmovedoras.

También son reales las expresiones de rechazo y miedo multiplicadas en redes sociales y recogidas en sondeos demoscópicos. Nadie es xenófobo... Hasta que se convence —o lo convencen— de que un extranjero amenaza su empleo y su seguridad.

Por primera vez el gobierno mexicano, que va de salida, despliega fuerzas policiales para impedir el paso de una caravana. Se dan enfrentamientos, se arrojan gases lacrimógenos. Al final, más de 7 mil cruzan sin documentos la frontera sur.

El maltrato es más fácil de esconder cuando los cruces son individuales, no masivos y organizados. La porosidad de la frontera también.

Trump agradece el gesto duro y luego fustiga la debilidad. Amenaza e insulta.

El gobierno saliente calla o intenta torearlo. Acude a la ONU en busca de ayuda para esa lidia. El gobierno entrante se suma al discurso de que todo es electoral y no hay que hacerle caso al energúmeno. Y el presidente electo ofrece visas de trabajo para los que quieran venir, basado en planes de grandes proyectos de infraestructura que no existen aún ni en papel y que en todo caso tomará años echar a andar.

Se apuesta a que los migrantes soliciten legalmente refugio y se queden en albergues oficiales. Sólo mil aceptan, la mayoría avanza hacia el norte. La caravana anterior, de apenas un millar, se diluyó en el centro del país. Esta da muestras de que no se detendrá hasta llegar a la frontera norte. Las acciones y el discurso de los últimos días de poco servirán para evitar un problema mayor a las puertas del vecino del norte.

Como sociedad tenemos mucho que reflexionar sobre nosotros mismos.

La administración saliente debe dar respuestas concretas antes de que le estalle la bomba.

La entrante debe ir concretando las suyas rápidamente porque el problema migratorio no se acaba con esta caravana y porque Trump ahí seguirá y parece decirle, citando al ya clásico: “Nos vemos el 2 de diciembre”.

 

[email protected]

Carlos Loret de Mola
Carlos Loret de Mola nació en Mérida, Yucatán, México, en 1976. Tiene una licenciatura en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).