Se encuentra usted aquí

Manipulan cifras del IMSS

Prevista finalmente para el 30 de octubre en Querétaro la llamada asamblea financiera del Instituto Mexicano del Seguro Social, en la cual se analizará el último informe sobre la situación y perspectivas del organismo, se están revisando con lupa las cifras ante sospecha de manipulación.
15/10/2018
01:55
-A +A

La paradoja del caso es que el rito, iniciado en la época del presidente Ernesto Zedillo, se planteaba como una suerte de alerta para evitar llegar a escenarios catastróficos.

Se diría, pues, que el lucimiento político provocó que se escondiera la realidad bajo la alfombra, o simplemente se jugara con los datos para apuntar al gatopardismo.

El objetivo toral era exhibir a un organismo con finanzas sanas o casi, dejando de lado la forma en que se provocó el “milagro”.

En el marco, por ejemplo, se plantea un crecimiento espectacular de la población de derechohabientes adscritos a unidad de medicina familiar, incluidos asegurados, pensionados y sus familiares dependientes, que el año pasado llegó a 55 millones 913 mil 923, pero se soslaya que el número de consultas apenas ha crecido en los últimos siete años.

Si en 2011 se daban 18 millones 555 mil 307, en 2017 llegaron a 19 millones 428 mil 150.

Se anota como consulta médico familiar al paciente que acude al menos una vez por año.

Ahora que aunque en 2017 hay un crecimiento mínimo en el número de egresos hospitalarios, de 2013 a 2015 existe un decrecimiento significativo atribuible al poco o nulo incremento de la infraestructura hospitalaria.

Así, el número de operaciones quirúrgicas que se realizaban en 2011, es decir un millón 482 mil 354, se redujo en 2017 a un millón 450 mil 426.

Y si entonces se atendían 462 mil 652 partos, el año pasado la cifra llegó a 424 mil 338.

En el escenario, si en 2014 existían mil 346 quirófanos, en 2017 se habían perdido 20, agravado el asunto ante la falta de equipo quirúrgico, es decir equipos de personal médico completos, instrumentista, cirujanos y anestesiólogos.

El número de camas por cada mil derechohabientes ha decrecido dramáticamente. Si en 2011 se contabilizan 0.68, en 2017 se habían reducido a 0.60, con la novedad de que se espera un fuerte crecimiento en materia de afiliaciones.

La exigencia de mostrar urbi et orbi que el instituto había sido rescatado, con el subrayado en letras rojas de que existe viabilidad hasta 2030, provocó prácticamente una nula inversión en infraestructura y equipamiento de las instalaciones en los últimos cinco años.

Así, entre 2016 y 2017 sólo se crearon cuatro nuevas unidades médicas de primer nivel, en tanto que dejaron de prestar servicio tres de segundo nivel por efectos del sismo. Actualmente se cuenta con 245 hospitales.

En el caso de los de tercer nivel, el número se mantuvo constante entre 2011 y 2016, incrementándose según ello en dos unidades en 2017… sin embargo, no hay constancia de ello en la memoria estadística publicada por el instituto en su página web.

De hecho, en el último informe al Ejecutivo y al Legislativo se manejan para 2017 y 2018 las mismas unidades que en 2016.

¿Fuera máscaras?

Balance general. Abortado, paradójicamente, ante la protesta de centrales sindicales de Estados Unidos de cara a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte el artilugio que pretendían los senadores sindicalistas Isaías González y Tereso Medina, al colar en una iniciativa de justicia laboral la posibilidad de generalizar la práctica del outsourcing o tercería, en el capítulo laboral del nuevo acuerdo mercantil se plantea una revisión del tema.

La intención, de cara a la equidad, es vigilar, justo, que la práctica de subcontratación, colocada originalmente, para fines de limpieza y mantenimiento, se siga extendiendo en un escenario en que existen empresas que utilizan la vía para sus ejecutivos.

La práctica coloca a éstos al margen de las prestaciones que se otorgan, es decir pólizas de gastos médicos mayores, bonos, participación accionaria, al ser contratados por una firma distinta… a veces creada por la propia empresa que los emplea.

La garantía de cumplimiento correría a cargo del nuevo gobierno.

Tormenta sobre OHL. En España el escándalo lo provocó la revelación de la autoridad antimonopolios de la existencia de “índicios racionales” de colusión entre un grupo de constructoras para intercambiar información y bloquear a rivales en la búsqueda de contratos públicos de infraestructura.

La mayoría de las firmas en el banquillo operan también en el país. Estamos hablando de OHL, quien acaba de vender sus concesiones; de FCC; de Acciona, una de las constructoras del Paso Express de Cuernavaca donde surgió el socavón; de Ferrovial, de Sacyr y de Isolux, quien vendió sus contratos al entrar a un proceso de quiebra.

En la ola las acciones de la matriz de OHL México caían 11% en su cotización el viernes pasado.

En el escenario pesan las pérdidas registradas tras la venta justo, de su firma de concesiones en México y, de pasadita, su desinversión en el complejo hotelero Mayakoba ubicado en Cancún.

Citigroup recupera. Al tercer trimestre del año el Citigroup de Estados Unidos registró un incremento de 20% en sus ingresos de banca de consumo de América Latina, en cuyo marco se incluyó lo obtenido por la venta del negocio de gestión de activos de su filial en México, CitiBanamex.

A nivel global la división de banca de consumo logró un salto de sólo 2%.

La utilidad neta obtenida fue de 4.6 mil millones de dólares.

Sopa de Magna. En realidad, el contexto de la frase del secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, “los pobres no comen gasolina”, se dio en el marco de un tira-tira con el senador panista Víctor Fuentes, quien había criticado el “gasolinazo”.

El revire del funcionario planteaba que en el último sexenio panista los precios de algunos productos básicos habían crecido a un ritmo mayor que en el actual, señalando concretamente que el del pollo creció 58% frente al 19% que lleva en el actual, y la tortilla 66.2% frente a 17%.

Eso sí perjudicó a los pobres, decía Guajardo, bajo la convicción de que éstos no tienen automóvil.

El problema es que se le olvidó el componente inflacionario del combustible.

Crece Viva. Durante septiembre pasado la línea aérea Viva Aerobús registró un índice de ocupación de 89%, transportando 863 mil pasajeros, lo que representó un salto de 26%.

La firma incrementó su oferta medida en asientos disponibles en 21%.

En lo que va del año el número de pasajeros transportados llega a 73 millones.

[email protected]

Periodista, cronista de la Ciudad de México, hombre de letras y, al mismo,tiempo profesional de la economía. Analiza en la radio y en la prensa los difíciles problemas financieros del país y del...

Más sobre el autor