Se encuentra usted aquí

Los escombros del colapsado Conalep tocaban la puerta

02/10/2017
00:00
-A +A

Texto: Gamaliel Valderrama

El jueves negro del 19 de septiembre de 1985 sorprendió a la Ciudad de México y a sus habitantes. Uno de los lugares más afectados de la capital fue la zona centro. Los escombros de varios edificios en las calles constataban la tragedia; afortunadamente, la redacción de EL UNIVERSAL continúo de pie.

El reportero de esta casa editorial, Salvador Rico narró cómo se vivió la réplica que estremeció las instalaciones de El Gran Diario de México (ubicada en la calle de Iturbide), este hecho, según Rico, era una dura prueba que desafiaba el quehacer informativo. Era la noche del viernes 20 de septiembre y después del temblor el inmueble “fue desalojado momentáneamente”. 

1_baja_13.jpg
Toma de la calle Iturbide hacia Avenida Juárez. A la izquierda se observa la fachada de EL UNIVERSAL, del lado derecho los escombros del Conalep que sucumbió ante el sismo del 19 de septiembre del 85.

“Unos diez minutos después de transcurrida la trepidación –19:38 horas–, uno de los miembros de la redacción Eduardo Galaviz, subió aterrado al cuarto piso de la sede del diario, con un insistente grito que rápido extendió la preocupación y en algunos casos el pánico: –¡Que tenemos que desalojar el edificio! ¡Que está muy débil!”. 

La tensión subió en la redacción, pero “la reacción mayoritaria fue de serenidad, con el propósito de averiguar de dónde provenía la recomendación del desalojo. (…) El ayudante explicó que el aviso lo había hecho un ingeniero del cuerpo de salvamento de la Cruz Roja que labora en las ruinas del edificio del Conalep, en Iturbide, misma calle donde se alza la construcción del diario (el periódico tiene acceso este por Bucareli, donde se localizan las oficinas administrativas)”.

2_baja_18.jpg
Restos del Conalep después de desplomarse durante los sismos de 1985. La toma fue realizada desde la azotea de este diario, hacia la calle de Iturbide. El espacio que dejó el plantel fue despejado y ahí se instaló un estacionamiento.

“Se recordó que expertos en construcción confirmaron la solidez de la sede de EL UNIVERSAL, inaugurada en 1975 (…) Los directivos del diario pidieron a los trabajadores esperar mientras era tomada una decisión, con apoyo técnico”. Después de un dictamen positivo, prosiguió la elaboración del periódico.

El mismo 19 de septiembre de 2017, El Gran Diario de México redobló su labor informativa e imprimió una edición extra con los pormenores, hasta ese momento, del sismo magnitud 7.1 que sacudió a la ciudad en la misma fecha que el temblor de 1985.