¿De qué forma actúa el Covid-19 en nuestro sistema? 
Foto: Javier Soriano / AFP

¿Cómo actúa el Covid-19 en nuestro sistema? 

26/03/2020
12:20
Redacción
Ciudad de México
-A +A
El Covid-19 actúa atacando a las células que, infectadas, viajan directamente a los pulmones; muchas veces puede producir consecuencias graves, como la aparición de enfermedades crónicas

El coronavirus Covid-19 es comparado comúnmente con la gripe; sin embargo, su grado de severidad es mucho más alto, contagiándose con mayor rapidez.

Fue durante diciembre del año pasado cuando las autoridades de China hicieron publica la presencia de un nuevo virus que empezaba a esparcirse alrededor de sus ciudades. Fue cuestión de un par de meses para que el brote traspasara las fronteras del país oriental; actualmente tiene presencia en más de 170 regiones alrededor del mundo. 

El Síndrome Respiratorio Agudo Coronavirus II (SARS-CoV-2) es el causante de la enfermedad Covid-19, la cual coloquialmente nombramos coronavirus. 

Cuando un virus se hace presente, rodea a una combinación de material genético y proteínas con un efecto parecido a la función de un cascarón, el cual permanece inerte hasta el momento en que se introduce a una célula viva, para así empezar a reproducirse. 

También lee: Cuáles son los 4 tratamientos que la OMS estudia para combatir el coronavirus

Este agente infeccioso puede esparcirse a través de las superficies como el dinero, utensilios de uso común y bases en las que solemos trabajar; sin embargo, aún no se precisa cuando tiempo puede sobrevivir en estos materiales. 

El contagio de la enfermedad se ejecuta a través de la transmisión aérea, es decir, las gotas que secretamos a través de un estornudo, tosido o al entrar en contacto físico con una persona infectada; posteriormente frotamos las manos en los órganos externos que tiene rápido acceso a las paredes internas de nuestro sistema.

El virus recorre nuestro cuerpo hasta estacionarse en los intestinos, el bazo o los pulmones, donde se efectúan las consecuencias más graves. 

La intensidad entre los distintos tipos de coronavirus, varía siendo tan sólo unos cuantos los que producen secuelas.

También lee: EU prueba un tratamiento antimalaria para combatir el coronavirus  

El virus cumple la función de una inyección para vaciar su material genético en nuestras células, las que ignoran por completo las intenciones de este y cumplen las instrucciones a las que son sometidas: “copiar y reesamblar”. Las células infectadas, que son miles de millones, cubren por completo a los pulmones. 

Esta consigna se ejecuta al pie de la letra hasta el culmino de la auto-destrucción, mientras el número de células infectadas aumenta paulatinamente, en una cuestión aproximada de 10 días.

El sistema inmunológico es la defensa natural que combate las infecciones en nuestro cuerpo, pero los virus pueden provocar que ejerza efectos contraproducentes, además que células que combaten la infección en los pulmones también se pueden contagiar. 

Esto provocará acciones en contra de nuestro sistema, pues se transformarán en “neutrófilos” y en “células T" asesinas, encargadas de destruir tejido pulmonar sano que provocaría daños irreversibles, como enfermedades crónicas. 

Usualmente, el sistema inmunológico recupera el autocontrol y su labor protectora al matar a las células infectadas e impidiendo el acceso del virus, después de luchar durante semanas con la creación de millones de agentes antivirales.

La mayoría de personas infectadas por el coronavirus presentará síntomas leves, mientras que una minoría padecerá de manera critica la enfermedad, al contraer una neumonía, por lo que requerirán de respiración artificial y, en el peor de los casos, la afección, producirá la muerte del paciente.

Una “pandemia rápida” comienza con una taza veloz de infecciones, donde muchas personas se enferman al mismo tiempo, lo que dificulta el manejo del virus por parte de los sistemas de salud. 

También lee: Contagios por coronavirus en el mundo alcanzan el medio millón

Los recursos, el equipamiento y el personal médico será insuficiente para atender cada uno de los casos.

Otro de los factores importantes tiene que ver con el mantenimiento salubre de los representantes médicos, pues si se enferman la capacidad de los sistemas de salud se reducirá. 

En tanto al futuro previsible dependerá de la reacción comunitaria, por ello es imprescindible concientizar sobre nuestra responsabilidad para que la pandemia ocurra de manera lenta, pues actualmente no existe una vacuna que combata el coronavirus y la solución inmediata será efectuar comportamientos correctos. 

(Con información de Kurzgesagt – In a Nutshell)

nrv

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios