Romano tenían perros miniatura por mascotas

Restos de perros encontrados en la necrópolis romana resultan similares a razas como los chihuahua

En el Imperio Romano tenían perros del tamaño de chihuahueños
Foto: UGR - archivo vía Europa Press
Ciencia y Salud 24/03/2020 14:23 SINC Actualizada 14:23
Guardando favorito...

Un estudio arqueológico observó que dos mil años atrás, cuando el Imperio Romano se encontraba en su apogeo, ya existían los perros miniatura que cumplían la función de animales de compañía y que ahora llamamos como mascotas.

Pese a que los arqueólogos desconocen su aspecto exterior, el esqueleto resulta similar a razas de pequeño tamaño actuales, como el pequinés y algunos tipos de chihuahua

La investigación publicada en Archeological and Anthropological Sciences analizó los restos de perros encontradas en la necrópolis romana, lugar donde se encuentran enterrados restos pertenecientes a culturas anteriores a la era cristiana, relacionados con cerca de 70 entierros humanos

Los científicos concentraron su observación en los rasgos morfológicos y en el aspecto de los perros, por lo cual extrajeron dos tipos: una de tamaño mediano, similar al de distintas razas de caza; y otra de tamaño muy pequeño. 

“Destaca un perro de tamaño de 20 centímetros de altura, con miembros acortados y morro achatado, que hemos hallado en una fosa próxima a enterramientos humanos infantiles”, Rafael Martínez Sánchez, uno de los autores del trabajo.

La importancia del hallazgo reside en que este es uno de los casos de perros micromorfos más antiguos reconocidos en el conjunto del Imperio Romano.

“La existencia de perros de pequeñas dimensiones como animales de compañía, objetos de afecto y especial consideración por sus dueños, ya es conocida desde la Antigüedad clásica, hecho corroborado por textos, epigrafía e iconografía”, señala Martínez Sánchez, del departamento de Prehistoria y Arqueología de la UGR. 

Otro de los aspectos descubiertos por los científicos fue el análisis de diversos huesos fetales que explican que el animal se encontraba en estado grave en el momento de su muerte.

Destacaron también una lesión en una cadera que evidenciaba un posible sacrificio por torsión cervical fatal.

Estos descubrimientos servirán para nuevas interpretaciones entorno al papel de perros y sus relaciones con los humanos, además de las implicaciones simbólicas en los rituales funerarios acostumbrados de la época.

nrv

Temas Relacionados
Imperio romano arqueología
Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios