Descubren que prometedor fármaco para prevenir el VIH tiene algunas desventajas

El cabotegravir, una medicina suministrada a través de inyección intramuscular, dos veces por mes, ha demostrado algunas inconsistencias, ya que si bien la mayoría de pacientes han respondido de manera positiva, otros de ellos desarrollaron resistencia y disminuyeron sus niveles del virus, lo que atrasó el diagnostico del VIH

vih
Foto: Especial
Ciencia y Salud 11/03/2021 13:37 Redacción Actualizada 13:37
Guardando favorito...

Un nuevo estudio reveló que el cabotegravir, el fármaco prometedor para prevenir el VIH y que hace un año fue elogiado por los científicos, además de mantener a un gran número de personas libres del virus, también presentó efectos inesperados como diagnósticos negativos falsos, por lo que los investigadores consideraron que el compuesto aún debe ser perfeccionado.

Especialistas de Merck Sharp & Dohme (MSD), una empresa farmacéutica estadounidense, analizaron muestras de sangre de 4 mil 570 personas a las que se les suministró el fármaco cabotegravir, diseñado para terapias preventivas del VIH, también conocidas como profilaxis previa a la exposición (PrEP). La comunidad científica fijó las miradas en este medicamento inyectable el año pasado cuando se demostró que era capaz de evitar la presencia del virus.

Sin embargo estudios recientes expusieron otras de las caras de este tratamiento, ya que cuatro de los participantes contrajeron el VIH pese haber recibido las dosis bimensuales, con las que es suministrado el medicamento. Los especialistas estimaron que estos pacientes habían estado infectados durante más de un mes antes de las pruebas ordinarias del VIH.

También lee: "Controladores del VIH": Identifican pacientes con baja carga viral que no usan tratamiento

Durante este tiempo, detallaron los expertos, los voluntarios desarrollaron resistencia al cabotegravir, así como a las terapias diseñadas para inhibir los efectos de las infecciones de la enfermedad. Del mismo modo, Raphael Landovitz, investigador de la Universidad de California en Los Ángeles, expuso que creen que el fármaco suprimió el virus lo suficiente como para evitar que las pruebas del VIH lo detectaran durante las primeras etapas de la infección, hecho que resultaría contraproducente para el tratamiento de algunos pacientes.

vih_virus_inmunodeficiencia_humana_1.jpg

Otras de las problemáticas que se suman al uso de este fármaco tiene que ver con los altos costos con los que es comercializada, del mismo modo que, no es accesible al alcance de todas las regiones del mundo. En este contexto, el especialista en enfermedades infecciosas sugirió a los científicos monitorear a sus participantes con pruebas más efectivas para evitar este tipo de casos.

Aun así, Landovitz y algunos de sus colegas aseguraron que este tipo de terapia preventiva continúa como una de las herramientas más esperanzadoras para detener al VIH, pues aún hoy se cuantifican más de un millón de nuevos casos anualmente en el mundo. “A pesar de las noticias, la PrEP sigue siendo una herramienta poderosa”, opinó Quarraisha Abdool Karim, investigadora del VIH en el Centro para el Programa de Investigación sobre el SIDA en Sudáfrica, con sede en Durban.

También lee: Prueban nueva vacuna contra el VIH; Covid dificulta estudios

La búsqueda de una vacuna preventiva del VIH, explicó Landovitz en una publicación de “Nature”, es importante ya que a diferencia de los medicamentos orales, las dosis proporcionadas a través de inyecciones permanecen en el cuerpo humano desde semanas hasta meses, por lo que el fármaco se requerirá con menor frecuencia.

Todo esto, en conformidad de los resultados arrojados en 2012 por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de Estados Unidos, respecto a que sin importar que las píldoras diarias de truvada, fármaco antirretroviral del VIH, demostraron un 85% de efectividad, los pacientes no dieron una continuidad al tratamiento, pues algunos días olvidaban tomar el medicamento.

También lee: Por primera vez en 10 años, una vacuna contra el VIH llega a su última fase de ensayos

A diferencia de truvada, las dosis de cabotegravir se administran cada dos meses, demostrando una eficacia tres veces mayor que las píldoras diarias. Pese a los resultados positivos, el equipo de investigación se sorprendió al percatarse que cuatro personas se habían infectado de VIH mientras tomaban cabotegravir. A este respecto, Landovitz sugirió que el medicamento es tan potente que mantuvo el nivel de virus de los pacientes en niveles muy bajos para ser detectado por las pruebas diagnósticas. Posteriormente, el virus desarrolló resistencia al fármaco y se replicó, provocando un aumento repentino de los niveles del mismo.

“El mensaje para llevar a casa aquí es que necesitamos mejores diagnósticos y debemos estar preparados para que las personas reciban un tratamiento supresivo tan pronto como se diagnostique la infección”, agregó el experto y señaló que por otra parte, los participantes respondieron positivamente a las terapias alternativas y a medicamento similares contra el VIH, los cuales serán utilizados mientras se esclarecen los pros y contras de cabotegravir.

nrv

Guardando favorito...
 

Comentarios