Desarrollo de medicamentos: La larga búsqueda del próximo avance

Solo uno de cada 10.000 principios activos creados por los investigadores en un laboratorio se convierte en un posible medicamento. Pero la investigación farmacéutica no solo es costosa y requiere mucho tiempo, sino que también es un proceso que puede llevar a un callejón sin salida. Cómo los medicamentos recorren el largo camino del laboratorio al mercado.

Desarrollo de medicamentos: La larga búsqueda del próximo avance
Fotos: cortesía
Ciencia y Salud 20/12/2021 00:44 Actualizada 05:09
Guardando favorito...

Aunque ya se han desarrollado diversas vacunas contra el Coronavirus y se han puesto a disposición de la población en muchos países del mundo, la amenaza del Covid-19 sigue existiendo. Todavía no existe un tratamiento eficaz para la enfermedad y las vacunas actuales pueden no ser efectivas contra las nuevas y emergentes variantes virales. Los investigadores de todo el mundo están haciendo lo que pueden para acelerar la búsqueda, pero el proceso no es nada fácil.

Cuando observamos los procesos y las normativas actuales, vemos que todavía hay un largo camino desde un principio activo prometedor hasta un medicamento disponible en las estanterías de las farmacias, un camino sinuoso con muchos giros y callejones sin salida. Eso hace que el desarrollo de medicamentos sea un proceso muy lento y caro. Pueden pasar más de 10 años desde la idea inicial hasta la preparación para el mercado. En cada etapa de desarrollo, los costos aumentan. Al final, no es raro ver inversiones del orden de dos mil millones de euros. 

Riesgos tecnológicos y financieros

No hay garantía de éxito. No todos los productos en desarrollo acaban mejorando significativamente la calidad de vida del paciente, aunque cumplan todos los requisitos de eficacia y seguridad. Incluso en la última fase de los ensayos clínicos, en la que un nuevo fármaco se prueba en humanos, sigue teniendo, en promedio, un 40% de posibilidades de fracasar. El desarrollo de medicamentos conlleva riesgos tecnológicos y financieros y requiere que las personas que trabajan en él no se desanimen frente a los obstáculos.

En Bayer, cerca de 7.400 personas de todo el mundo trabajan para descubrir nuevos principios activos y transformarlos en medicamentos y tratamientos. Sus objetivos son curar a los pacientes y disminuir su sufrimiento. Eso es lo que motiva al especialista y epidemiólogo interno Richard Nkulikiyinka, quien trabaja en Bayer desde hace casi 13 años. En la actualidad, dirige el equipo de enfermedades cardíacas y renales.

10_4.jpg

Al principio de su carrera de medicina, Nkulikiyinka trabajó como médico residente en un servicio de urgencias, donde fue testigo a diario de la importancia de los medicamentos. "Siempre he atendido a muchos pacientes con crisis graves de enfermedades agudas. Algunos sufrían de problemas cardíacos que ponían en peligro su vida o ataques agudos de asma", dice. "Como tenemos medicamentos que han sido probados y que a menudo proporcionan un alivio inmediato y significativo, poder ayudar a los pacientes y a sus familias siempre ha supuesto un sentimiento agradable". Entonces empezó a preguntarse qué sentiría si fuera él quien desarrollara esos fármacos. De esta forma, Nkulikiyinka decidió dejar su cargo en el hospital e iniciar carrera en la investigación.

La importancia del trabajo en equipo

Desde entonces, su trabajo ha contribuido a la salud de personas de todo el mundo. Él nunca se arrepintió de haber dado ese paso: “El desarrollo de medicamentos es un trabajo que trae muchas esperanzas y posibilidades. Si logramos tener éxito, es un avance para los pacientes y para la medicina en general. Eso me motiva lo suficiente para volver a enfrentarme a esos retos cada día. "

Todos los que desarrollan medicamentos comparten ciertas características: la curiosidad, una mente inquisitiva, la necesidad de llegar al fondo de las cuestiones no resueltas y el aprecio por el buen trabajo en equipo. "Nuestros expertos de todo el mundo son algunos de los mejores en sus campos", dijo Nkulikiyinka. "Resolver problemas con ellos e intercambiar ideas es muy divertido". Este negocio se basa en la colaboración, tanto dentro de la empresa como con terceros. Visto desde fuera, la competencia entre las distintas empresas farmacéuticas puede parecer feroz. "Hay una parte de verdad en eso, por supuesto, pero principalmente se trata de una competencia bien intencionada. Hay un enorme interés en común de avanzar juntos en el desarrollo de medicamentos. Es una combinación muy estimulante”, expresó Nkulikiyinka.

El fracaso lleva a nuevas percepciones

Si la larga búsqueda de un nuevo fármaco tiene éxito, la recompensa para los investigadores será aún mayor. Recientemente, Nkulikiyinka y su equipo fueron testigos de la aprobación reglamentaria de un medicamento que ayudaron a desarrollar. "Estamos muy orgullosos de haber completado este proceso en diez años", dijo. Para llegar a este punto, participaron 8.000 pacientes y voluntarios sanos en 35 estudios en 50 países.

Este no es el primer medicamento que Nkulikiyinka ha visto pasar por ensayos clínicos y recibir la aprobación reglamentaria. Esto es especialmente notable porque las posibilidades de éxito en la industria farmacéutica suelen ser escasas, ya que solo un promedio de uno de cada 10 fármacos que comienzan los ensayos clínicos son finalmente aprobados por las autoridades reguladoras y puestos a disposición de los pacientes. Muchos colegas exitosos en Bayer nunca traerán un medicamento al mercado a lo largo de toda su carrera. Aun así están haciendo un excelente e importante trabajo porque cada fracaso trae nuevas percepciones que ayudan a los investigadores a ajustarse y cambiar su curso.  Estar fuertemente motivado para no rendirse nunca es un factor crítico para cualquiera que trabaje en el desarrollo de medicamentos. Lo mismo ocurre con la capacidad de lidiar con los obstáculos.

11_4.jpg

Tres mil millones de euros anuales invertidos en investigación y desarrollo

Bayer invierte aproximadamente tres mil millones de euros al año en investigación y desarrollo y trabaja con aliados con especialización específica en estas áreas. Su motivación es encontrar nuevas respuestas a preguntas no respondidas.

Actuar juntos, explorar nuevos caminos y no rendirse nunca ante las dificultades: estos ideales guían el desarrollo de medicamentos en Bayer. O, como Richard Nkulikiyinka dijo: "Por mucho éxito que se tenga, siempre habrá personas en el mundo cuyos problemas médicos sigan sin resolverse. Y ese es un motivo para continuar.”
 

Temas Relacionados
Bayer farmacéutica
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Las Indispensables

Termina tu día bien informado con las notas más relevantes con este newsletter

Al registrarme acepto los términos y condiciones