Suscríbete

¿Cómo llamar a variantes del SARS-CoV-2? El desafío para evitar discriminación

A medida que surgen más linajes, los investigadores luchan con un mosaico de nomenclatura ya que una misma variante es llamada con diferentes nombres, dificultando la labor científica

coronavirus
Foto: EFE/EPA/NIAID/NATIONAL INSTITUTES OF HEALTH
Ciencia y Salud 19/01/2021 16:09 Redacción Actualizada 16:09
Guardando favorito...

Ante la presencia de un sinnúmero de variantes del SARS-CoV-2, los científicos ya no sólo se preocupan por el potencial peligro que implican sino en cómo nombrarlas, ya que las nomenclaturas con los que han sido identificadas las mutaciones no siguen un patrón, pues son acuñadas por los grupos de investigación que las descubren, convirtiendo su estudio en una tarea complicada y confusa. 

Fue así que la Organización Mundial de la Salud (OMS) convocó a una reunión con motivo de esclarecer el desbarajuste de estas designaciones. En el coloquio, llevado a cabo el 12 de enero, fue integrado por funcionaros de salud e investigadores internacionales para la elaboración de un nuevo sistema de nominaciones científicas. 

"Creo que todos estamos muy confundidos por los diferentes nombres de variantes", afirmó Maria Van Kerkhove, epidemióloga de enfermedades infecciosas.

La líder técnica de Covid-19 de la OMS expuso que, hasta el momento, no existe un enfoque especifico para nombrar a las variantes del virus, como fue el caso de la mutación identificada en el Reino Unido.

También lee: B117: Todo lo que sabemos sobre la nueva cepa de SARS-CoV-2

En un inicio, la Salud Publica de Inglaterra (PHE, por sus siglas en inglés) la denominó como “Variante bajo investigación 202012/01” (VUI 202012/01 para abreviar). Más tarde, cuando contaron con mayor evidencia acerca de su peligrosidad, fue renombrada como “Variante de preocupación 202012/01” (o VOC 202012/01).

La confusión se desató cuando los investigadores desarrollaron un sistema de nombres, basado en el linaje “B.1.1.7”, mientras que otros estudiosos la reconocieron como “20I / 501Y.V1”. Por otro lado, los medios de comunicación la han dado a conocer bajo el nombre de "la variante del Reino Unido". A su vez, algunos periódicos británicos la describen como "la variante de Kent", condado en el que fue identificada. 

La ambigüedad aumenta cuando la sociedad civil o algunos medios de divulgación se refrieren a ella como “variante”, “linaje” y “cepa” indistintamente, cuando en realidad existe una gran diferencia en cada uno de estos términos, incitando de este modo, a la desinformación. 
 

En este escenario, Van Kerkhove, epidemióloga del Programa de Emergencias Sanitarias de la organización expresó que el estigma debe evitarse a toda costa, eliminado los nombres que asocian las variantes con países y regiones específicas. "Estamos tratando de evitar 'la variante del Reino Unido', 'la variante sudafricana', 'la variante de Brasil', y habrá más variantes".

Este señalamiento produce un fenómeno subyacente que consiste, principalmente, en que las asociaciones geográficas podrían discriminar a los países y así provocar temor en las autoridades sanitarias a la hora de dar a conocer la aparición de una variante. "Lo último que queremos hacer es disuadir a cualquier lugar en particular de informar que tienen una nueva variante preocupante; de hecho, queremos hacer lo contrario", agrega Oliver Pybus, biólogo evolutivo de la Universidad de Oxford, Reino Unido.

En cuanto a la mutación identificada, por primera vez, en la provincia de Cabo Oriental en Sudáfrica, Tulio de Oliveira, bioinformático de la Universidad de KwaZulu-Natal en Durban expuso que evitaron incluir al país en su nombre, como una petición del presidente y ministro de salud de esta nación. Como consecuencia fue llamada “501Y.V2”. Del mismo modo se le conoce como “B.1.351”, gracias al sistema desarrollado por el equipo de Pybus. 

De Oliviera mencionó que hasta que no se establezca un sistema de nombres menos confuso, los medios y el público se referirán a la mutación como "la variante sudafricana". “La nomenclatura es un desastre sangriento en este momento”, agregó. 

También lee: N501Y: Lo que sabemos de la variante del Covid-19 hallada en Sudáfrica

“Nos gustaría que esta nomenclatura se entendiera fácilmente y no incluyera nombres de países, porque queremos eliminar cualquiera de los problemas geopolíticos”, agregó Kerkhove, especialista en enfermedades emergentes. Si embargo, concientizó que para la población puede ser difícil comprender el lenguaje científico. 

Pybus, quien desarrolló un sistema de nombres de los diversos linajes tempranos de SARS-CoV-2, reconoció que los nombramientos fáciles que utilizan a los países como referencia, son bienintencionados. "Puedo ver la necesidad de una forma más sencilla de nombrar las variantes de interés. Ya existen esquemas de nomenclatura para todos estos linajes, pero en su mayoría son relevantes para los fanáticos de la filogenética como yo”, detalló. 

Desafortunadamente, el foro organizado por la OMS no esclareció un nuevo sistema de nombres. Ante ello, Pybus recomendó que se establezca un criterio de identificación que tomé en cuenta la peligrosidad de cada una de las mutaciones, muy similar a un método de semáforo, en el que se consideren la acumulación de pruebas, estudios epidemiológicos y de laboratorio.

nrv

Temas Relacionados
variante Covid-19 coronavirus
Guardando favorito...

Comentarios

 

Recomendamos