Académicos de la UAM piden a FGR que cese el amedrentamiento contra 31 científicos

A través de un comunicado, integrantes del Sindicato del Personal Académico de la UAM expresaron su solidaridad hacia los 31 científicos investigados por la FGR

Académicos de la UAM piden a FGR cesar amedrentamiento contra científicos
Foto: Archivo El Universal
Ciencia y Salud 21/09/2021 13:59 Redacción México Actualizada 16:31
Guardando favorito...

Integrantes del Sindicato del Personal Académico de la UAM de la Universidad Autónoma Metropolitana (SPAUAM) expresaron su apoyo a los 31 científicos que son investigados por la Fiscalía General de la República (FGR) y pidieron “el cese de las amenazas y el amedrentamiento contra los 31 acusados”. 
 
A través de un comunicado, el SPAUAM explicó que tuvo conocimiento de la situación de los 31 científicos a través de medios de comunicación en los que se detalló que la FGR solicitó órdenes de aprehensión contra 31 académicos “reconocidos nacional e internacionalmente, colaboradores y personal administrativo en áreas científicas, por el supuesto uso de fondos ‘de procedencia ilícita’ (así descrito aun cuando estos provienen del Presupuesto Federal), como parte de una ‘organización delictiva’ (aun cuando se trata de científicos y colaboradores de instituciones altamente reconocidas por la sociedad mexicana)”. 
 
El presunto delito de los 31 científicos, dijo el personal académico de la UAM, fue “otorgar y recibir recursos públicos, vale recalcarlo, al realizar sus funciones regulares como parte del Foro Consultivo Científico y Tecnológico y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) en la administración pasada. Ello no obstante que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en su sentencia del 17/8/2021 (MI/SS/D/9941/2021), había señalado siete días antes que fue legal que el CONACYT le hubiera otorgado recursos públicos para su operación al Foro Consultivo Científico y Tecnológico A.C., desde 2002 hasta el cambio del Estatuto Orgánico del CONACYT el 17 de febrero de 2020, al estar apegado a la norma vigente”. 

Lee también: AMLO defiende a Álvarez-Buylla: los científicos se quejan porque ya no pueden robar

Agregaron que “sin concluir una investigación pulcra, oportuna y objetiva sobre los señalamientos originados en una disputa política-académica, la Fiscalía optó –justo en estos tiempos de máximo encono político y tantos asuntos públicos más urgentes que atender– por llevar este asunto a las instancias más amenazantes posibles, enviando una señal ominosa que trata de acallar a las voces críticas con la actuación del Conacyt, en un momento donde la rectoría institucional de la ciencia mexicana debería ofrecer otra clase de ejemplos y recursos frente a los grandes retos globales que enfrentamos como nación y como humanidad. Esto se suma al conjunto previo de despropósitos y confusiones en materia de ciencia y tecnología que el país contempla azorado, empobreciendo aún más la conversación sobre el manejo de los asuntos públicos”. 
 
Frente a esa situación, calificaron de “inaceptable” que entre los 31 imputados se pretenda afectar a “dos distinguidos y apreciados colegas de la UAM”. Se trata de Luis Mier y Terán, doctor en Física y ex Rector General, y Gabriela Dutrénit Bielous, doctora en Economía de la Innovación en el Science Policy Research Unit de la Universidad de Sussex, Inglaterra y profesora Distinguida de la UAM Xochimilco
 
Ambos investigadores, dijo el Sindicato, “han compartido por muchos años con el resto de la comunidad de la UAM la labor de formación de futuras generaciones de ciudadanos, han hecho aportaciones relevantes a sus campos, y se han conducido con toda probidad en el desempeño de sus funciones como Órganos Personales de la Universidad, y en el caso de la Dra. Dutrénit, además de su labor académica y científica, generosamente aporta pro bono su dedicación y experiencia como parte de nuestro sindicato”. 
 

 
“Exigimos el cese de las amenazas y el amedrentamiento contra los 31 acusados de la manera retorcida ya descrita, a quienes expresamos nuestra total solidaridad, así como demandamos el alto a los intentos de intimidación contra las otras voces críticas en la academia. En particular, exigimos la atención a las determinaciones de la Suprema Corte de Justicia, el desistimiento de esta solicitud de tal orden de aprehensión sin fundamentos, la conducción de la política científica sin venganzas ni coerciones, y el cese del uso faccioso de la justicia como principio de actuación en la política científica y académica de la nación”, dijo el SPAUAM. 
 
Además, convocaron a los “gremios, institutos, grupos, centros, redes e investigadores del país y de fuera de él, así como a las y los colegas de otras naciones, a rechazar activamente el uso de los datos falsos, del miedo y la distorsión de la justicia para incidir en la vida de un país y coaccionar a sus científicos, como está ocurriendo en México”.
 
En una segunda carta, la Comunidad Académica de la UAM también se sumó a la exigencia del SPAUAM. 

Lee también: Alejandro Gertz, el implacable 
 
“¿Por qué se quiere aplicar la “justicia” en contra de investigadores académicos preocupados en que la ciencia y la tecnología se extienda en un país donde la llamarada de violencia va ganando terreno y las desapariciones y muertes de mexicanos crecen vertiginosamente en los últimos años? La educación, la cultura, la salud deben ser los puntales para transformar la sociedad. Especialmente, en tiempos que la economía del conocimiento adquiere una gran relevancia entre las naciones del mundo, la educación en todos sus niveles, los intelectuales, los académicos, la investigación científica y tecnológica adquieren un valor decisivo para la acumulación capacidades colectivas de aprendizaje, que conduzca a una real transformación productiva, social e institucional. La incursión en las comunidades del conocimiento y sus respectivas actividades es un enorme desafío que tiene México para adoptar las fronteras del conocimiento, desarrollar tecnologías más sofisticadas y de especialización más avanzada, con mejores empleos y remuneraciones, organización eficiente de las instituciones, incrementar el crecimiento económico y así, lograr un auténtico bienestar de la sociedad”, dijo la Comunidad Académica. 

En este segundo comunicado aparecen como responsables del escrito las investigadoras Laura de Alizar y Alenka Guzmán. Cuenta con más de 50 firmas de integrantes de la comunidad científica de diferentes sedes de la Universidad Autónoma Metropolitana y de disciplinas como la economía, química, sociología, filosofía, ingeniería eléctrica, antropología, matemáticas, física y biología, entre otras. 
 
Entre los firmantes se encuentran Brian Connaughton, Guénola Capron, Alexander Oliveira Vera-Cruz, Julia Cassani Hernández, Horacio Mackinlay Grohmann, Michelle Chauvet, Mónica De la Garza, Nora Garro, Patricia de Leonardo, Sergio Solis, Servando Gutiérrez, Shirley Thelma, Victor Domínguez y Yolanda C. Massieu, 
 

fjb

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones