Viable, evitar facturas falsas con efactoring

Con esta forma, pequeñas empresas podrán financiarse: DiSí; fácil, detectar fraudes con sistema dig
Claudio Kendel, director general de operaciones de DiSí, asegura que con la tecnología del SAT y de Sofom los empresarios mexicanos tienen liquidez monetaria para aguantar plazos de pago a sus clientes. CORTESÍA
15/10/2018
04:29
Leonor Flores
-A +A

[email protected]

México se ha colocado como punta de lanza con la factura electrónica, porque permite identificar en segundos si se trata de un documento falso, mecanismo que se puede reforzar con el efactoring, consideró el director general de DiSí Operaciones, Claudio Kandel.

El directivo de la primera y única Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (Sofom) en el mercado, que ofrece un modelo de negocio similar al factoraje electrónico, en entrevista con EL UNIVERSAL, dijo que gracias a las tecnologías que ha desarrollado el brazo fiscal de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) es mucho más fácil detectar las facturas “chocolate”.

“México es punta de lanza en facturación electrónica. Se pueden detectar facturas falsas en milésimas de segundo, cosa que antes no se podía; ahora está México muy avanzado”, afirmó.

Sin embargo, señaló que aún falta por hacer en materia de factoraje electrónico, frente a un sector de las pequeñas y medianas empresas con grandes necesidades de financiamiento a través de proveedores.

Claudio Kendel expresó su optimismo y confianza para que el gobierno entrante siga viendo con buenos ojos el factoraje electrónico como alternativa de financiamiento para las empresas pequeñas.

Lo anterior tomando en cuenta que somos un país en donde la mayor parte del empleo lo generan las pymes, que son las que tienen a sus proveedores como única alternativa de financiamiento.

“Las que emiten facturas electrónicas, las unidades económicas que sí están constituidas legalmente y que emiten facturas electrónicas, la estadística es que más de 65% del financiamiento de la actividad comercial en México la dan los proveedores, ese es el tamaño de la necesidad que existe para los proveedores nacionales de tener acceso a capital o liquidez por sus cuentas por cobrar”, expuso.

Destacó que eso significa que hay poca oferta de financiamiento hacia ese segmento, pues ese porcentaje de 65% del financiamiento comercial de los proveedores es un número grande que trae muchas oportunidades. Al mismo tiempo, agregó, “abre los ojos” del alcance que tienen los empresarios al financiamiento en el país. De ahí la importancia de mecanismos como el factoraje.

Puertas abiertas. Comentó que así fue que nació la Sofom, porque mientras que todo mundo les niega a las pymes el financiamiento, ellos les dicen: “Di sí a DiSí, que convierte en efectivo las facturas por cobrar de las empresas para que no se queden con poca liquidez en espera de que sus clientes les paguen”.

“Desde hace siete años lo que hicimos [en DiSí] fue desarrollar una plataforma digital, que permite a pequeños empresarios subir a internet sus facturas por cobrar e intercambiarlas por dinero en efectivo de manera inmediata”.

Con la tecnología del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la que desarrolló la Sofom, los empresarios de México tienen el capital de trabajo y liquidez monetaria para aguantar dos, tres cuatro o cinco meses de plazos que le tienen que dar a sus clientes.

Hoy, en DiSí tienen más de mil empresas como miembros de la plataforma y cada vez hay más interesadas en unirse al sistema porque el modelo de distribución va de la mano con las empresas que emiten las facturas electrónicas.

“Nos llegan pequeños clientes y medianos empresarios interesados que realmente necesitan convertir sus facturas electrónicas por cobrar a efectivo. Tenemos entre 150 empresas al mes para sumarse a esta plataforma”, informó.

Mantente al día con el boletín de El Universal