Paquete no aporta ni resta: J.P. Morgan

12/09/2019
01:56
Antonio Hernández
-A +A

[email protected]

J.P. Morgan dijo que el Paquete Económico para 2020 de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) “decepcionantemente” no aporta ni resta a las perspectivas macroeconómicas del país.

“No vemos mucho en el presupuesto que agregue o reste significativamente a la perspectiva económica-política, ya que la disciplina fiscal aparentemente sigue siendo una prioridad clave”, expuso.

Abordó un tema que ha cobrado relevancia desde el nombramiento de Arturo Herrera como secretario de Hacienda: la creación de mecanismos fiscales anticíclicos.

“Si bien el marco fiscal actual en México fue ciertamente un desarrollo positivo, ha tenido algunas deficiencias, pues carece de un ancla fiscal a mediano plazo; no es contracíclico e incluso podría tender a ser procíclico, y eso no fomenta los ahorros a largo plazo. El gobierno está analizando así la posibilidad de eventualmente actualizar la regla fiscal del país para abordar estas deficiencias”, explicó.

La firma dijo que el plan fiscal a largo plazo del gobierno exigía un alza en el superávit primario de 1% del PIB esperado este año, que probablemente se alcanzará mediante el uso de fondos de contingencia, para lograr 1.3% en 2020.

“La propuesta de presupuesto exige reducir el excedente a 0.7%, lo cual es comprensible considerando el estado actual de la economía. Estas son noticias positivas en cierto sentido, el gobierno está reconociendo implícitamente que la economía no está funcionando bien y que algo debe cambiar”.

Añadió que la estructura de gasto es algo decepcionante y debería tener poco o ningún impacto en la dinámica de crecimiento.

“Hubiéramos esperado que el gobierno canalizara el ajuste fiscal olvidado al gasto en infraestructura, y este no fue el caso”.

J.P. Morgan dijo que hay problemas conceptuales en la propuesta, ya que la refinería de Dos Bocas se clasificó como inversión financiera y representa 41 mil millones de pesos, con lo que el gobierno seguirá adelante con algunos proyectos de inversión, incluso si su caracterización deprime las cifras generales de gasto de inversión fija.

“Todavía hay algunas advertencias. Primero, se espera que los llamados proyectos prioritarios, como la refinería y el Tren Maya, dediquen una gran parte de los recursos, y algunos han cuestionado su retorno varias veces.

“En segundo lugar, incluso teniendo en cuenta estos proyectos, el gasto de inversión como porcentaje del PIB en realidad disminuirá de 3% a 2.9% en un contexto donde la falta de inversión sigue siendo un obstáculo clave”, expuso.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios