Gobierno de la 4T pondrá bajo lupa a firmas ferroviarias

Supervisará componentes que utilizan para asegurar calidad y seguridad; la autoridad federal construirá un laboratorio en Querétaro para análisis de los dispositivos

Gobierno de la 4T pondrá bajo lupa a firmas ferroviarias
La Agencia Reguladora del Transporte Ferrovia rio tendría un laboratorio de pruebas como en otros países. ARCHIVO EL UNIVERSAL
Cartera 26/10/2020 01:54 Noé Cruz Serrano Actualizada 02:03

El gobierno de la 4T pondrá lupa sobre todos los componentes que utilizan las empresas ferroviarias concesionarias, desde la infraestructura, material rodante y hasta los aspectos operativos, para asegurar la calidad y la seguridad de los mismos.

A través de la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario (ARTF), certificará y vigilará la infraestructura concesionada de manera constante de empresas como Kansas City Southern, Ferromex, Ferrosur, Ferrovalle, Línea Coahuila-Durango, Ferrocarril del Istmo y Administradora de la Vía Corta Tijuana-Tecate.

La supervisión de la autoridad se debe a que “en términos de accidentes, los elementos de vía en malas condiciones representan un riesgo de seguridad en la operación ferroviaria”.

La ARTF construirá un laboratorio en el municipio de Pedro Escobedo, Querétaro, para el análisis de los componentes de vía, de interoperatividad, capacidad de vías y adquisición de un vehículo auscultador de calidad geométrica y estructura de la vía.

Tentativamente el laboratorio ferroviario empezará a operar en junio de 2021, lo que significa que la vigilancia de los componentes del tramo del Tren Maya tendrá lugar un año después del banderazo de inicio de la obra, aunque la agencia reconoce que “la verificación de la calidad de los componentes de vía sería de gran importancia. Esta necesidad se empata con la de certificar los componentes de vía a ser utilizados en los proyectos”.

Fijarán estándares

La información de la Dirección General de Estudios, Estadística y Registro Ferroviario Mexicano, entidad responsable del proyecto, indica que se requieren generar estándares de calidad en los componentes de vía y realizar pruebas que reduzcan los riesgos de accidentes ferroviarios.

Agrega que una buena calidad en la vía férrea inicial ayuda a extender su vida útil y a ahorrar recursos. La entidad sostiene que uno de los mandatos para la ARTF es mantener una vigilancia de la infraestructura concesionada de manera constante, automática y recuperable.

Además, los nuevos proyectos ferroviarios —como el Tren Maya— demandan personal con conocimiento del sistema ferroviario, así como manera de verificar que la calidad de los componentes de la vía sean adecuados.

En el análisis costo-beneficio el órgano regulador detalla que los componentes de vía no adecuados “pueden resultar en accidentes ferroviarios o en costos de mantenimiento elevados durante el ciclo de vida del proyecto.

“El costo promedio de mantenimiento y operación de un proyecto ferroviario en su ciclo de
vida es 65%, lo cual representa una gran ventana para optimizar costos, componentes de calidad
y duraderos”.

Indica que varios países tienen laboratorios de prueba en ambientes controlados como CEDEX en España, la Universidad de Illinois o a la intemperie en instalaciones reales como el Transportation Technology Center, propiedad del Departamento de Transporte de Estados Unidos y operado por una subsidiaria de la “Association of American Railroads” en Pueblo, Colorado.

Bajo cuatro objetivos

El documento al cual tuvo acceso EL UNIVERSAL señala que es primordial el monitoreo y verificación de la calidad geométrica y estructural de la vía in situ con cuatro objetivos desde el punto de vista operativo y regulatorio: seguridad operativa, mantenimiento eficiente, eficiencia del servicio propuesto y cumplimiento con obligaciones de mantenimiento de la infraestructura ferroviaria.

Explica que los estudios demuestran que irregularidades geométricas y fallas estructurales de la vía de tren son una de las principales causas de los accidentes ferroviarios involucrando también descarrilamientos.

Por ello, considera que es importante no sólo detectar las fallas a tiempo sino incluso adelantarse a ellas.

Agrega que el monitoreo y evaluación de la vía se realiza por medio de vehículos auscultadores en operación en la mayoría de los países que cuentan con redes ferroviarias en el mundo, donde gracias a las actividades de monitoreo fundamentalmente, los accidentes por descarrilamientos se han reducido al paso del tiempo significativamente.

La ARTF subraya que la vigilancia y monitorero del sistema ferroviario mexicano se realizará desde el futuro Centro Nacional de Referencia para Ensayos de Componentes Ferroviarios, en las instalaciones del Instituto Mexicano del Transporte (IMT) en Pedro Escobedo, Querétaro.

El organismo solicita 20 millones de pesos para el laboratorio y para la adquisición de un vehículo auscultador.

Comentarios