Difícil acabar con la evasión fiscal en esta generación: titular del SAT

Margarita Ríos Farjat dijo tener poca confianza en que se pueda acabar con la evasión fiscal en esta generación porque hay muchos mexicanos muy cumplidos, pero la creatividad para escamotearle al país lo que es suyo, no tiene límites

Margarita Ríos Farjat
Foto: Twitter @MargRiosFarjat
Cartera 03/05/2019 23:28 David Carrizales / Corresponsal Actualizada 00:30
Guardando favorito...

Monterrey, NL, 3 de mayo- La titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Margarita Ríos Farjat, dijo tener poca confianza en que se pueda acabar con la evasión fiscal en esta generación, porque hay muchos mexicanos muy cumplidos, pero la creatividad para escamotearle al país lo que es suyo, no tiene límites.
 
Citó como ejemplo que el incentivo de la compensación universal tuvo que eliminarse porque se pervirtió, y sería ideal que regresara, pero esto sólo podría cuando haya otros contrapesos, "que como sociedad seamos conscientes que no debemos permitir la evasión fiscal", dijo.
 
La funcionaria comentó que se dialoga con la Secretaría de Educación, para que se empiece a educar desde primer grado de primaria sobre política fiscal, pues hacerlo hasta quinto grado, como sucede actualmente, ya puede ser tarde.
 
Ríos Farjat, dictó una conferencia ante socios del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) capítulo Monterrey, quienes propusieron la creación de un Consejo Fiscal Independiente para el Diseño de Políticas Públicas, sobre lo cual dijo, puede opinar mejor la SHCP, que define la política fiscal, pero que en lo ve congruente con la política de puertas abiertas que se ha seguido en la gestión. Sin embargo, expuso, deberá cuidarse que no pierda su esencia ni se convierta en un cabildeador  ni un gestor, sino realmente en un consejo.
 
“Debe estarse cuidando, como debió cuidarse la política pública de la compensación universal que sufrió un enorme descuido social. Siendo muy buena para las empresas, que puedan tener un flujo inmediato al compensar un impuesto por otro, sucedió que a la par que crecía en términos de contribuyentes usuarios, la misma curva de crecimiento presentaba la evasión a través de operaciones simuladas y hasta se acuñó el término de factureros”.
 
Agregó que por desgracia fue un incentivo para las malas prácticas, problema que todos lo dejamos pasar. El término de facturero no es de hace unos tres años, significa que todos sabíamos qué estaba pasando y todos nos lavábamos un poco las manos, como si el problema no fuera nuestro, de todos.
 
Ríos Farjat expresó que todo mundo sabíamos que estaba el problema de los factureros, de las facturas simuladas, de esa creatividad sin límites. “Yo creo que algunos de ustedes incluso podrían darme clases a mí de cómo son esos esquemas, porque los padecen en su quehacer diario”.
 
Dijo que había estudios sobre el problema, pero no hubo una contención fuerte en su momento, y tuvo que eliminarse el esquema porque no existió la buena fe, se pervirtió, “y Nuevo León tiene un estándar muy interesante de operaciones simuladas”.
 
Consideró que en estos primeros 150 días al frente del SAT, "quizá lo más interesante que hemos percibido del trabajo por hacer, es la calibración de la percepción de riesgo, pues a las políticas del SAT y de la fiscalización le teme quien no debería temerle, y quien debería estar preocupado no lo está”.
 
Señaló que lo ideal sería volver a la compensación universal, pero significaría que ya tenemos otros contrapesos, otra realidad, que ya la sociedad tenga conciencia, que ya todos somos solidarios de no permitir la evasión fiscal.
 
Recordó una cátedra que recibió hace 13 años sobre la evasión desde el punto de vista cultural, y citó que cuando una sociedad condena la evasión de los impuestos, vive una cultura de cumplimiento, y los convencionalismos sociales rechazan a la persona que no cumple.
 
Pero cuando lo que se privilegia es lo contrario, cuando se vive en una cultura de evasión, de incumplimiento, el que cumple es visto como un tonto, es rechazado, dicen que no tiene un buen contador, para qué paga impuestos si se los van a robar y hasta se buscan formas para evadir al fisco. Señaló que su lectura es que no acabará pronto esa cultura de la evasión.
 
“Espero que nadie se me ofenda y me lo tome a mal, pero como lo digo, con el permiso de ustedes, ¿dónde está la evasión?, pues a veces podemos buscarla en un espejo, qué hacemos cada uno”, declaró.
 
Ríos Farjat  subrayó  que el dinero que está en nuestro bolsillo con la etiqueta de impuestos, “no es mío, ya está etiquetado y es de la Nación. No es nuestro dinero”.
 
Dijo a los socios de IMEF, la nación no somos sólo nosotros, se conforma con una enorme mayoría que no ha tenido ni el 5% de  las oportunidades que los presentes han tenido. Mientras vivamos en un régimen democrático, nosotros no tenemos mayor calidad, ni autoridad moral, para decirle a quien no ha tenido esa misma enseñanza, cómo debe ser gobernado su país, porque la constitución dice: todos cuentan por igual”.
 
Expuso que el avance de nuestro país no radica en que se escuche a unos cuantos grupos de eruditos, sino en que los que no tienen conocimientos, oportunidades y enseñanza cuenten con todo eso, porque mientras México sea plural y de régimen democrático, la opinión de ese universo también cuenta, así que es fundamental la educación a fin de poder tener un diálogo en mayor igualdad de circunstancias.
Otra de las preocupaciones, afirmó, es que a partir de quinto de primaria se les empieza a hablar a los niños sobre política fiscal, por lo cual “estamos en pláticas con la Secretaría de Educación para sea desde primero de primaria, con visión pedagógica sobre el civismo fiscal, porque quizá para quinto grado sea muy tarde”, para inculcar la cultura del cumplimiento.
 
Aunque, admitió, “la verdad yo tampoco tengo absoluta confianza que podamos ver un cambio en esta generación porque la percepción personal es que hay millones de mexicanos muy cumplidos, pero la creatividad para escamotearle a la Constitución y al país lo que es suyo, no tiene límites. El cambio tiene que ser muy de fondo”.
 
La titular del SAT declaró que se está avanzando en la facturación electrónica, pues se cerró 2018 con 220 facturas por segundo, y en lo que va del año ya son 240 y siguen en aumento.
Comentó que desde hace tres meses se trabaja en una iniciativa para reformar el Código Fiscal de la Federación, para que el SAT tenga más dientes, aunque no pudo adelantar detalles porque hay que esperar los tiempos.
 
La funcionaria comentó que mientras ella sepa que ni el presidente, Andrés Manuel López Obrador, ni el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, le van a hablar para pedirle alguna excepción en el pago de impuestos, y la instrucción sea de “piso parejo” para todos, eso a ella le da mucha tranquilidad, y sabe que se pueden equivocar, pero si es así, hay recursos que pueden presentarse.
 
Ríos Farjat dijo al final, en entrevista, que se tiene un buen avance en el cumplimiento de las declaraciones anuales, ya que van 5.5 millones, mientras a lo largo de 2018 fueron 6.6 millones, y están optimistas porque hay confianza en la gente.

maf

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios