Defienden viabilidad de tener un sistema con dos aeropuertos

De acuerdo con Jiménez Espriú, se pueden realizar 140 operaciones por hora
Javier Jiménez Espriú, futuro titular de la SCT, dijo que el estudio de Navblue indica que no hay interferencia entre aviones con la operación simultánea de Santa Lucía y el AICM. Foto: LUCÍA GODÍNEZ. EL UNIVERSAL
25/10/2018
02:03
Sara Cantera
-A +A

[email protected]

El próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, presentó un estudio realizado por la compañía europea Navblue, el cual dijo que avala la factibilidad aeronáutica de la base militar aérea de Santa Lucía en conjunto con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Navblue forma parte de la compañía Airbus, fabricante de aviones y helicópteros, y está especializada en gestión de operaciones de vuelo y tráfico aéreo.

Jiménez Espriú dijo que el estudio llegó a la conclusión de que se pueden tener hasta 140 operaciones por hora entre Santa Lucía y el AICM, que contrasta frente a las 60 o 70 operaciones por hora que se realizan en el actual aeropuerto.

MITRE, un centro de investigación especializado en asesoría de aviación, defensa, seguridad nacional y cibernética en Estados Unidos, dijo este año que la operación simultánea de dos pistas en Santa Lucía y el AICM crea un área de interferencia entre los aviones al volar sobre la zona de San Mateo.

Al respecto, Jiménez Espriú aseguró que no existe tal intersección o interferencia según el análisis de Navblue.

“MITRE dijo que no eran viables [Santa Lucía y el AICM] porque podrían cruzarse las trayectorias [de los aviones] y podría haber accidentes; después hubo una modificación en su posición, diciendo que sí era viable, pero no con las frecuencias necesarias para desahogar la situación actual del aeropuerto”, dijo el próximo secretario en conferencia de prensa.

“Este es un estudio para demostrar que se pueden usar los dos aeropuertos, funcionan bien, y no chocan los aviones. No vamos a cometer la barbaridad de hacer una propuesta donde no haya una absoluta seguridad”, indicó Jiménez Espriú.

El estudio de Navblue costó 159 mil dólares, los cuales se obtuvieron del fondo del gobierno de transición, mientras que la selección de la compañía fue por asignación directa.

Jiménez Espriú aseguró que dar a conocer este estudio un día antes de que inicie la consulta ciudadana sobre la viabilidad del nuevo aeropuerto no es una señal de imparcialidad o para tratar de inducir a la población a favor de la opción en Santa Lucía.

“Las dos [opciones] son válidas, pero son diferentes. Una es un hub enorme que tiene tales o cuales ventajas y el otro es un sistema aeroportuario de dos aeropuertos, que por el retraso de las obras del actual [NAIM] nos obliga a tener tres porque tenemos que incorporar Toluca; entonces ahora estamos hablando de tres aeropuertos. Un sistema aeroportuario”, agregó.

Al respecto, la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero) dio a conocer que el estudio realizado por Navblue no proporciona ninguna conclusión definitiva sobre la viabilidad de convertir la base de Santa Lucía en una mezcla de aeropuerto civil-militar y operar simultáneamente para aumentar el rendimiento del tráfico global.

“Navblue hace hincapié que esta evaluación se deberá complementar con muchos otros aspectos, como una evaluación económica, conectividad, experiencia del pasajero, infraestructura, sistemas ATM y la dotación de personal y, que cualquier decisión relacionada con dicho proyecto no se deberá basar únicamente en este estudio”, destacó el organismo que representa a las aerolíneas que operan en el país.

Mantente al día con el boletín de El Universal