A prueba: JAC E Sei 4, rompiendo los prejuicios de los autos chinos, y eléctricos

Esta camioneta tiene una doble labor en el mercado: desmentir los mitos de los autos chinos, y demostrar que los eléctricos son buena opción

JAC E Sei4
Autopistas 04/09/2020 15:49 Luis Vilchis Actualizada 15:58

Nos gustaría comenzar esta prueba con un poco del trasfondo de los autos chinos en México. Eran finales de la primera década de este siglo, cuando FAW, marca china, entró al mercado nacional con un par de productos que se comercializaban en los pisos de venta de Elektra, junto a refrigeradores y televisiones. 

Lamentablemente dichos autos ganaron reputación por su mala calidad y poca durabilidad en todos los sentidos, lo que originó un sentimiento negativo contra los vehículos provenientes de aquel país, que al día de hoy sigue latente. 

Ahora, más de 10 años después, ya no es tan raro comenzar a ver más firmas chinas en México, JAC es una de las que más crecimiento ha demostrado en los últimos tiempos y, gracias a esto, apostaron por una estrategia de movilidad eléctrica algo “agresiva”. 

De por sí cargar con el peso de ser un auto eléctrico en México es complicado, pero JAC debe aun agregar el factor de ser una marca proveniente del país que vio nacer la pólvora, el compás y el papel. 

jac_ev_2.jpg

Poco a poco más familiar

Si hubiéramos visto circular a la JAC E Sei4 por las calles hace 5 años, seguramente nos habría llamado la atención por sus trazos y proporciones poco conocidas. Hoy en día, resulta más familiar un auto con trazos asiáticos, que han demostrado ser del gusto de los mexicanos. 

Claro, al tratarse de un auto eléctrico la parrilla es reemplazada por el puerto de carga, y se eliminan algunas tomas de aire que conocemos de la Sei4 convencional para mejorar en aerodinámica, que al final del día se reflejará en una mayor autonomía de la batería. 

De ahí en fuera, las líneas de diseño son idénticas al modelo de combustión interna, con un área lateral marcada por un par de pliegues, plásticos negros en la parte baja, rines de metal pulido y una buena cantidad de cromo en ambos extremos. Las calaveras y faros frontales son LED, con un sutil pero atractivo diseño tridimensional y los rines crecen a las 18 pulgadas. 

Te darás cuenta que se trata de un auto eléctrico por sus emblemas PureElectric en la carrocería, de ahí en fuera, exceptuando el puerto de carga en la parrilla, es exactamente igual a la JAC Sei 4 de combustión interna. 

jac_ev_3.jpg

Un interior agridulce

Es por dentro en donde comenzaremos a analizar lo que recibimos a cambio de nuestro dinero. El interior es cumplidor para el segmento que quiere atacar, pues contamos con tapicería de piel, insertos en negro piano y algunos elementos que simulan ser aluminio pulido dorado pero, por más de 700 mil pesos esperaríamos encontrar plásticos con una agradable sensación al tacto y mejores terminados. 

Le ocurre un fenómeno similar a lo experimentado con el E Sei1 durante nuestra prueba. Si nos centramos en que se trata de una camioneta subcompacta de gama media, cumple con lo estándar en el segmento. Sin embargo, si tomamos en cuenta que vale $750,000 pesos, deja a los usuarios deseando ese pequeño “extra” que podría ser demostrado en una mejor pantalla central, asistencias como estacionamiento autónomo o diferentes modos de manejo. 

Sin embargo, esto no quiere decir que sea un mal producto en términos de equipamiento interior, pues la pantalla de 10.25 pulgadas, freno de mano electrónico, clúster digital, aire acondicionado automático y control del radio mediante un panel táctil te hacen sentir, por momentos, en una camioneta de un segmento más arriba. 

Eso sí, nos gustaría contar con compatibilidad Android Auto y Apple Carplay para reflejar nuestro teléfono en la consola central, ya que solamente puedes enlazar tu dispositivo con JAC Link o Bluetooth. 

jac_ev_1.jpg

El concepto de los gemelos 

Uno de los grandes mitos sobre los autos eléctricos es que son maquinarias complicadas, con refacciones limitadas y mantenimiento más caro en comparación a un vehículo convencional, pero JAC quiere eliminar esa idea en México. 

Es por eso que su estrategia PureElectric en México está cimentada en una idea llamada: TwinConcept, la cual toma como base el principio de compartir la mayor cantidad de componentes posibles con su hermano de combustión interna y así reducir tiempos de reparación, aumentar la disponibilidad de refacciones y aminorar los costos de mantenimiento y servicio. 

De acuerdo con Sara Silva, Directora de mercadotecnia y comunicaciones para JAC México, E Sei 4 aprovecha al máximo este punto, ya que toma la misma base que la versión de combustión normal y remplazan básicamente solo el sistema de propulsión, dejando el resto de componentes compartidos. 

Desde el punto de vista de garantía y servicio, esto puede ser un factor de decisión de compra, pues JAC ofrece 5 años de defensa a defensa de garantía, además de que los primeros servicios, hasta los 90 mil kilómetros solamente cuestan 550 pesos

Complementando este punto, Alfonso Gándara, Gerente general de producto, comentó en una entrevista que, a pesar de compartir componentes, la puesta a punto de la versión eléctrica es diferente pues ponen especial empeño en brindar un balance en el modo de manejo, punto que trataremos más adelante.

“Nuestro principal diferenciador es el rango de autonomía, que puede darte hasta 500 kilómetros por cada carga,” comentó Alfonso Gándara durante la entrevista. Este punto es importante, pues es uno de los principales factores al momento de decidirnos por un auto eléctrico. 

jac_ev_4.jpg

¿Qué tal se maneja?

Mencionamos al TwinConcept anteriormente porque tiene mucho que ver en su desempeño. Si bien la configuración mecánica es diferente, recordemos que la JAC E Sei4 está montada sobre la misma arquitectura que su hermana de combustión interna, que en un principio no se pensó como una base 100 por ciento eléctrica a diferencia de otros autos de esta naturalidad. 

El paquete de baterías es de 55 kWh, y cuenta con la nada despreciable cantidad de 243 lb-pie de par que se manifiestan prácticamente de manera instantánea si presionamos con fuerza el pedal del acelerador. 

En ese sentido, el arranque es impactante si no estás familiarizado con la forma en la que despegan los autos eléctricos desde cero, pero superando los 60 kilómetros por hora parece limitar la entrega de potencia y avanza de manera más progresiva.

Es necesario mencionar que el sistema de frenado regenerativo es mucho más abrupto que otros autos eléctricos, y dado que no cuenta con una función para regular la fuerza con la que actúa este sistema, debes de ser extremadamente cuidadoso en la forma en la que sueltas el pedal derecho. 

En su andar citadino podríamos decir que cumple con creces, pues muy pocas veces se somete a situaciones de alta demanda y te llevará a tu destino sin mayor problema y de manera cómoda gracias a una suspensión blanda que filtra imperfecciones. 

No obstante, esta misma suspensión permite que el balanceo de la carrocería sea muy notable al ponerla a prueba en caminos con muchas curvas y velocidades altas. Los neumáticos tienden llegar a su límite de adherencia muy fácil y esto es gracias a que todo el peso extra de las baterías genera una mayor fuerza hacia el exterior de la curva, algo que nos resta un poco de confianza si queremos atacar más rápido el camino. 

En materia de autonomía, JAC asegura hasta 500 kilómetros reales por cada carga. De acuerdo a nuestras pruebas, habíamos recorrido 240 kilómetros en situaciones combinadas y aún nos restaba el 59 por ciento de la batería. 

Si analizamos este comportamiento, quiere decir que podemos recorrer 5.7 kilómetros por cada 1% de batería. Si bien esto puede variar dependiendo la forma en la que se maneje, no cabe duda que su autonomía es muy cercana a lo oficial, y esto será sin lugar a dudas una gran ventaja para todo aquel que se anime a comprar una JAC E Sei4. 

jac_ev_5.jpg

¿Una camioneta muy cara, o un vehículo eléctrico "accesible"?

Poniéndola a la par de sus competidoras de segmento propulsadas por gasolina, podríamos decir que es la oferta más cara, sin embargo, si la analizamos contra las camionetas eléctricas disponibles en México, es una de las propuestas más accesibles. 

Lo que es aplaudible, es que JAC está buscando la manera de sobresalir del resto, y le está apostando en grande a la movilidad eléctrica "accesible" en México. Por $750,000 pesos será difícil encontrar otra camioneta 100 por ciento eléctrica con una autonomía como la que presume la E Sei4. 

Así que si estás buscando una manera de ayudar al medio ambiente, ahorrar gasolina y apoyar a la popularidad de los autos eléctricos (y chinos) en nuestro país, JAC tiene opciones interesantes como lo es esta camioneta.

Temas Relacionados
JAC Auto chino Eléctrico

Comentarios