A prueba: Ford Ranger Raptor 2021, emoción fuera del pavimento

La pick-up mediana de Ford recibe el tratamiento “Raptor” ¿Vale la pena echarle un ojo?

Prueba Ford Ranger Raptor
Autopistas 26/07/2021 15:34 Luis Vilchis Actualizada 15:34
Guardando favorito...

Incontables son las veces que hemos visto en la industria automotriz el fenómeno de “heredar” versiones entre los productos de una misma marca. En la mayoría de esas ocasiones, se trata solamente de retoques estéticos para aparentar capacidades superiores a las verdaderas con fines de mercadotecnia, pero hay contados casos en los que sí se toma en serio el apellido a representar. 

Tal es el caso de la Ford Ranger Raptor, la “versión pequeña” de la famosa F-150 todoterreno con capacidades sobresalientes. La firma del óvalo azul decidió traer a México esta versión radical de su pick-up mediana para apelar por el público que está atraído por el desempeño fuera del pavimento, pero no puede dar el salto a la Raptor original.

Tanto es el compromiso de la firma americana con el modelo, que la división Ford Performance desarrolló por completo el proyecto. No es trata de solo una versión con ligeros retoques, estamos hablando de un producto que fue replanteado para merecer el apellido “Raptor”. 

Es un vehículo que acapara miradas por donde sea que pases. Al principio parece ser un producto que carece de sentido en México, pero, al ir sumando kilómetros, la historia va cambiando. En estas líneas te contamos la experiencia a bordo de la Ford Ranger Raptor 2021.

dsc03914.jpg

Más grande de lo que parece

Es normal que, antes de manejar un modelo, comiences a generarte una idea del mismo. En este caso, antes de ver las medidas imaginaba a la Ranger Raptor ligeramente más voluminosa en comparación a la versión convencional; no podía estar más equivocado. 

Resultó ser mucho más grande y corpulenta de lo que llegué a pensar. Desde el primer momento, Ranger Raptor resulta ser un vehículo llamativo por su altura al piso, largo, ancho y, en el caso de la unidad probada, el tono azul de la carrocería especial de los modelos Ford Performance. 

Dando un breve primer recorrido, inmediatamente salta a la vista elementos como la parrilla de gran tamaño con la leyenda “Ford” en el centro. Esto no es de extrañarnos, la Raptor de gran tamaño cuenta con el mismo estilo de diseño en ese sentido, lo que nos da una primera impresión positiva, especialmente hablando actitud en el camino.

Seguimos el recorrido y encontramos una protección plástica en la parte baja de color plateado que se conjuga con un parachoques de plástico reforzado. Ambas partes parecen ser sumamente resistentes a rayaduras, pierdas y ramas, algo que se agradece cuando nos adentramos en caminos no pavimentados. 

dsc04427.jpg

Como buen off-road, los rines son de menor tamaño para dar espacio a neumáticos más anchos especiales para el todoterreno. En el caso de la Ranger Raptor, los neumáticos BF Goodrich son especiales para el modelo, asi como el diseño de rines de 6 brazos negros que, curiosamente, cuentan con un recubrimiento especial que los hace más fáciles de limpiar. 

Por atrás es donde menos cambios encontramos en comparación al modelo convencional. Esperaríamos la característica barra negra en la tapa de la caja de carga, o un parachoques más ancho, pero no es así. No obstante, la parte lateral de la caja dispone de las leyendas “Raptor” en gran tamaño, por si se nos olvidaba que estábamos por abordar la versión radical de la Ranger. 

Con 5.39 metros de largo y 2.1 de ancho, la Ranger Raptor no resulta ser compacta. Sin duda un vehículo con estas proporciones sobresale del resto del parque vehicular y robará miradas por donde sea que pase.

dsc03969.jpg

Resistente al interior

Nos subimos a la Ford Ranger Raptor e inmediatamente resaltan a nuestra vista los retoques escogidos para la versión. Encontraremos un par de paletas para las velocidades, así como una franja roja en el centro superior del volante. Las costuras azules de Ford Performance son obligadas para la versión, y las hayamos en los asientos especiales, palanca de velocidades y paneles de las puertas.

A un lado de la palanca de velocidades encontramos un pequeño selector de tracción. Este nos permite dar toda la potencia al eje trasero o, bien, distribuirlo en las 4 esquinas dependiendo el uso que le daremos. 

Buscamos por todos lados un selector de modos de manejo que nos permitiera poner la Raptor en diferentes puestas a punto, pero no lo encontramos. No fue sino hasta después de varias horas, que nos dimos cuenta de un pequeño botón en el volante que decía “Mode”; lo presionamos esperando cambiar la fuente del radio y terminó siendo el selector de modos de manejo que tanto buscamos. 

dsc03898.jpg

Creemos que Ford debería de optar por una tradicional perilla o botón cerca de la palanca de cambios, pues aquellos que no estén familiarizados con la tecnología del modelo no encontrarán fácilmente la forma de cambiar el manejo de la Ranger Raptor. 

Resaltan, entre otras cosas, el uso de un reproductor de CD, algo ya poco común en los autos actuales. La pantalla del sistema de infoentretenimiento tiene conectividad con Apple Carplay y Android Auto, facilitando el tema de mapas, música y llamadas. 

Lo que destacamos sobre todas las cosas es la calidad del interior. Si bien puede parecer un tanto “austero” para un vehículo de casi 1 millón de pesos, no olvidemos la naturaleza del producto. Está destinado a ser maltratado, por lo que necesitamos materiales resistentes a lodo, agua o tierra.

dsc03978.jpg

Suspensión fuera de lo común

Generalmente, el apartado de la suspensión va explicada dentro del apartado mecánico, pero en esta ocasión merece ser tratada por aparte. Como buena “Raptor” la Ford Ranger recibe una gran mejora en este sentido y no solo se va por lo estético. 

Como era de esperarse en esta versión dedicada al todoterreno, Ford decidió montar un esquema firmado por Fox Racing. Esta nueva suspensión permite un 32 por ciento más de recorrido en el eje delantero y 18 en el trasero, mejorando su desempeño cuando el camino se pone irregular y quieres ir a altas velocidades.

Ford Ranger Raptor absorbe las irregularidades del camino como si nada. No importa si son piedras medianas, tierra suelta, charcos de agua e incluso baches, esta pick-up nos inspira confianza al volante gracias a su estabilidad. También, debemos de resaltar los refuerzos estructurales para volverla más resistente.

dsc04350.jpg

Un Ford Performance al volante

Ford Performance decidió que la mejor opción para este producto era montar un bloque diesel bajo el cofre para priorizar el torque ante todas las cosas. Este motor de 2.0 litros turbocargado entrega 210 caballos de fuerza y 369 lb-pie de par, algo que no resulta nada mal para la naturaleza del producto. 

Se percibe sumamente robusto y capaz cuando se le pone a prueba en condiciones demandantes como piedras o lodo. No obstante, como buen “Raptor” debería de ir rápido cuando asi lo deseas sin importar las condiciones del camino, por lo que procedimos a hacerle una prueba en un autódromo de Tierra. 

Racing Capital y Motor Hub nos prestaron sus instalaciones para llevar al límite a la Ranger Raptor. Entramos al circuito, activamos el modo Baja y lo mantenemos en tracción trasera; aceleramos a fondo y comenzamos a dar vueltas rápidas para llevarnos una sorpresa. 

Si bien no es tan explosiva como esperaríamos, resulta ser una camioneta mucho más ágil de lo que aparenta. Salir de una curva a toda velocidad y pisar el freno para colocarla en la siguiente horquilla con sobreviraje es sobresaliente para sus dimensiones. 

dsc04289.jpg

Basta con tomar velocidad y agarrar la curva con velocidad para provocar derrapes, mismos que se sienten controlados gracias a las asistencias de la camioneta. Decidimos desactivar el control de tracción y estabilidad para probarlo sin asistencias, y prácticamente se percibe sin cambios. 

Cabe mencionar que la transmisión automática de 10 velocidades (heredada del Mustang) tiene las primeras dos velocidades con relación muy corta, por lo que los cambios tienen que ser sumamente rápidos para no perder la curva de par. 

A partir de la tercera y cuarta velocidad, sientes que la Ranger Raptor puede seguir acelerando hasta el corte de inyección sin perder potencia, algo sumamente raro en los motores diesel. 

La dirección resulta suave, sin importar el modo de manejo, y el alto centro de gravedad al principio nos hace sentir dudosos de sus capacidades para tomar curvas a toda velocidad.

dsc04216.jpg

¿Raptor de verdad o truco de mercadotecnia?

El primer párrafo de esta prueba hace mención al truco de mercadotecnia de “heredar” modelos de alto desempeño al resto de la gama para crear una falsa sensación de capacidades sobresalientes. Sin embargo, podemos asegurar que este no es el caso de la Ford Ranger Raptor. 

Quizá, orientada más al alto desempeño y no como tal al off road, se agradecería el uso de un motor de gasolina convencional que nos dejara estirar un poco más las RPM. Recordemos que Ford tiene en el Mustang un bloque de 4 cilindros con 2.3 litros turbocargado que le queda perfectamente a la Ranger, por lo que podríamos ver en algún futuro esta configuración como una realidad. 

Suspensión sobresaliente, agilidad cuando se le demanda y robustez a la orden del día, la Ford Ranger Raptor presume con orgullo el apellido de alto desempeño todoterreno de la casa del óvalo azul. Este modelo arranca en los 989 mil 800 pesos y, con algunos opcionales, seguro eleva su precio por arriba del millón de pesos.
 

Temas Relacionados
Ford Ranger Ranger Raptor México
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones