Por qué amamos al Chrysler Spirit

En los noventa, este fue uno de los modelos Chrysler con mayor aceptación en nuestro país. Te contamos por qué...

Chrysler Spirit
Autopistas 16/02/2020 09:00 CARLOS CAVAZOS Actualizada 09:00
Guardando favorito...

La llegada de los noventa trajo, además del Grunge y los módem, al Chrysler Spirit. La marca no podía basarse para siempre en la venta de los modelos K y el Spirit llegó con aspecto exterior renovado y dinámico, con la fórmula de cuatro puertas, cuerpo de cajuela como tercer volumen y  motor frontal. Junto con Phantom, Shadow y New Yorker, la generación de vehículos post-K daba a los clientes una combinación de deportividad, equipo de confort y espacio destacada para sus tiempos.

Spirit estaba impulsado en su versión inicial por un motor 2.5 litros de aspiración natural que entregaba modestos 105 caballos de fuerza. La producción se realizaba en Toluca y algunos de sus atributos parecían enfocados al mejor funcionamiento en la capital de nuestro país, entre ellos un solenoide para detectar cambios en la presión barométrica con el fin de dar la correcta mezcla y tiempo de ignición en la retadora altitud de la Ciudad de México y alrededores.

A menos que algún norteamericano planeara correr la Pikes Peak en un Spirit, la mayor ventaja de este componente se halla en el recorrido Acapulco-Ciudad de México.

Su espacio, disponibilidad de cuatro puertas y cualidades robustas lo hicieron la opción para cuerpos policiales en México, entre ellas la entonces llamada Federal de Caminos. 

15_at_spirit_p1_02.jpg

No es de sorprenderse que en las calles encontremos ejemplares de este modelo con insignias “Plymouth Acclaim”, pues cuando existía esta marca, la armadora también comercializó este producto bajo esta denominación alternativa y seguramente la unidad que encontremos llegó importado por particulares a México, ya que en los concesionarios no se vendió con ese nombre.

Entre los Spirit, el más buscado por los entusiastas de la velocidad  era uno hecho en México: Spirit R/T DOHC con motor turbocargado 2.2 litros de 224 caballos de potencia y 217 libras pie de torque, 4 cilindros.La cabeza de este motor estaba diseñada y fabricada por Lotus. Ya fuera en rojo con vistas en negro o bien la versión en pintura blanca con acentos brillantes  tono escarlata, la rotulación con la leyenda INTERCOOLED TURBO era señal de que, para la época, era de los máximos bólidos del camino.  

Esto, además en un sedán de configuración cuatro puertas. Para mayor rareza solamente se produjo como año modelo 1991 y 1992. Para 1994 ya se preparaba el reemplazo del Spirit, el Stratus, que también se aceptaría entre compradores mexicanos con ánimo de disfrutar la conducción. 
 

Temas Relacionados
Dodge Chrysler
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios