16 | SEP | 2019
rápido y furioso autos

Los mejores autos de la saga Rápido y Furioso

30/07/2019
08:30
Redacción
-A +A
Enlistamos, del peor al mejor, los 5 modelos más llamativos de esta serie de películas

La novena entrega de la saga de Rápido y Furioso está por estrenarse en nuestro país y naturalmente, veremos nuevas escenas de persecución con vehículos altamente modificados y prestaciones que retan a las leyes de la física. 

A lo largo de las ocho películas previas de Rápido y Furioso, más de 116 vehículos han sido manejados por los personajes de esta saga, dejando algunos de ellos en el recuerdo de muchos cinéfilos y amantes de los autos. 

A continuación, te presentamos nuestra selección de los mejores 5 autos que han aparecido en películas de Rápido y Furioso

fast_furious_5_0.jpg

Ford Escort MKI 
Este Ford Escort de la primera generación fue comprado por “Tej Parker” en una subasta de autos en Londres. Tej compró todos los autos de la subasta y los envió a la casa de seguridad del grupo. 

Durante la búsqueda del tanque de Owen Shaw, Brian O'Conner condujo este Ford Escort. Al darse cuenta que su amigo, Roman Pearce, estaba en peligro de ser aplastado en su Ford Mustang Fastback, Brian toma medidas drásticas en el Ford Escort para alcanzarlo. 

Brian hace uso de la suspensión de especificación de rally del auto y lo lanza desde una rampa improvisada creada por los escombros del puente caído. 

fast_furious_0.jpg

Mazda RX-7 1993
Dominic Toretto conduce un Mazda RX-7 FD 1993 rojo en una carrera contra Brian O'Conner, Danny y Edwin. 

Durante la carrera, Brian en su Mitsubishi Eclipse intenta ganar ventaja usando óxido nitro (NOS), pero Dominic también activa esta asistencia y lo vence fácilmente. 

Cuando llega la policía, todos huyen: Dominic se lleva su RX-7 a un estacionamiento y deja el auto antes de huir a pie.
 
Dominic aparentemente recupera el auto porque se ve más adelante en su casa y nuevamente en Race Wars cerca del remolque de Dom. 

fast_furious_4_0.jpg

Ford Mustang Fastback 1969
Durante la búsqueda de Owen Shaw y su tripulación, Roman Pearce conduce el Ford Mustang 1969, propiedad de Tej Parker. Cuando Shaw sale de un camión de transporte que conduce un tanque, la tripulación de Dominic Toretto trabaja rápido para improvisar un nuevo plan.

Durante la persecución, Roman intenta detener al tanque poniéndose frente a él. Sin embargo, él no anticipa ser disparado y frena súbitamente para evitar ser golpeado por el disparo del tanque.

Como resultado, el Ford Mustang queda atrapado en la parte delantera del tanque, incapaz de liberarse. Roman enrolla un cable alrededor de la punta del tanque y salta al Ford Escort MK I cuando Brian O'Conner viene a sacarlo del peligro. El Ford Mustang aplastado se usa más tarde como un ancla para detener el tanque.

fast_furious_3.jpg

Dodge Charger R/T 1970 
El Dodge Charger R/T utilizado en la primera entrega de Rápido y Furioso utilizaba un falso sobrealimentador BDS 8-71 Roots-style con plástico cromado unido a la campana. 

Contrario a lo que muestra la película, las válvulas del motor no se abren ni reaccionan cuando se acelera el motor de un Dodge Charger R/T. 

De acuerdo con información ficticia de esta película, el Charger R/T de Dominic Toretto generaba 900 caballos de fuerza, a causa de diversas modificaciones mecánicas. 

A pesar de que en la película se muestra como un auto que usa un HEMI 426 V8 sobrealimentado, en realidad se utilizó una versión con el motor 383.

Utiliza neumáticos Continental Sport Contact de 18 x 8.0 pulgadas en la parte delantera y 18 x 8.5 pulgadas en la parte trasera. 

fast_furious_2_0.jpg
Toyota Supra 1994
Después de la destrucción del Mitsubishi Eclipse de Brian (destruido por Johnny Tran y su grupo), le pidió a su comandante, el sargento Tanner, otro auto para pagarle a Dominic Toretto. 

Cuando llega al garaje de Dominic, trae a los Toretto un Supra oxidado tomado de un deshuesadero que Dominic y sus amigos argumentan haber gastado 20 mil dólares en restaurarlo. 

No obstante, el equipo de producción de la primera película señaló que para restaurar y modificar este modelo en realidad se gastaron 100 mil dólares. 

Una de las razones por la cual este modelo es tan icónico es porque generó un culto al Toyota Supra cuando a este auto solo le quedaba un año en su producción. 

Artículo

Las razones por las que Toyota fabricó el Supra

No es coincidencia que la marca japonesa presentara su auto en este año
Las razones por las que Toyota fabricó el SupraLas razones por las que Toyota fabricó el Supra

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios