La importancia del oído al conducir

No todo se reduce a lo visual, el automovilista también necesita una buena salud auditiva por estas razones...

audición en conductores
Fotos: Pexels y Pixabay
Autopistas 07/07/2020 22:56 Actualizada 08:00

Debido a factores como la contaminación acústica y el uso excesivo de audífonos que imperan en esta época, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que, para 2050, alrededor de 900 millones de personas presentarán algún tipo de daño en sus oídos, los cuales juegan un papel muy importante al momento de conducir. 

Aunque las leyes en nuestro país no contemplan una lista puntual de patologías auditivas que ameriten que una persona tenga prohibido conducir, esto no quiere decir que este aspecto sea irrelevante. “Se tiene más enfoque en la parte visual que en la auditiva. Sin embargo, en el oído no nada más está la parte de la audición, sino que tenemos parte del equilibrio”, advierte en entrevista la doctora Silvia Ortiz Rodríguez, presidenta del Colegio Mexicano de Médicos Audiólogos, Otoneurólogos y Foniatras. 
 
De acuerdo con la Clínica Mayo, el equilibrio se refiere a la capacidad para mantenerse erguido y firme al estar de pie, de rodillas, sentado o en cuclillas. Para su óptimo funcionamiento, además del oído (específicamente, el sistema vestibular o laberinto), están involucrados los receptores de la vista y las articulaciones. En conjunto, proporcionan “una noción sobre cuál es el lugar que ocupa el cuerpo en el espacio. El sistema neuromuscular sintetiza esta información para brindarte la estabilidad que necesitas a fin de mantener el cuerpo erguido y con el peso distribuido de manera uniforme”. 

platica_copiloto.jpg

Lee también: Estos alimentos ayudan a cuidar la audición
 
Esta capacidad es tan fundamental que, por ejemplo, “cuando uno gira la cabeza, el líquido dentro de los conductos semicirculares del oído se mueve, haciendo que la cúpula se flexione o se ondule como las velas con el viento, lo que a su vez dobla los estereocilios. Al doblarse estos, se crea una señal nerviosa que se envía al cerebro para indicarle en qué dirección ha girado la cabeza”, explica el Instituto Nacional de la Sordera y otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por sus siglas en inglés). 
 
Laberintitis, síndrome de Ménière, neuritis vestibular y fístula perilinfática son algunas enfermedades auditivas que el NIDCD señala como posibles causas de un trastorno del equilibrio, el cual se llega a traducir en desorientación, mareos, vértigo, visión borrosa o en sensación de presión en uno o ambos oídos.

vision_borrosa_auto.jpg

Lee también: Rinitis alérgica, ¿un riesgo para los automovilistas?
 
De ahí que Ortiz Rodríguez, también jefa del departamento de Audiología y Foniatría del Hospital Infantil de México ‘Federico Gómez’, recalque que un problema de audición, combinado con un equilibrio comprometido, “puede traer consecuencias como que el conductor no escuche bien al auto que viene al lado, que le tocaron el claxon o que una persona va pasando. Visualmente, puede estar al 100%, pero si la parte auditiva no le ayuda, sí está propenso a tener más accidentes que una persona en condiciones normales”.
 
Añade que cambiar palabras, escuchar las cosas como si estuvieran lejos o no poder sostener una conversación con tu copiloto sin necesidad de voltear a verlo son algunas señales para acudir con un especialista. Sin embargo, la doctora asegura que, en muchas ocasiones, no es el paciente quien nota estos cambios, sino sus familiares, amigos o compañeros de trabajo.

audifonos.jpg
 
“En el caso de adolescentes y adultos, los afecta sobre todo la exposición a ruidos intensos y el uso de audífonos. No todos vamos a presentar problemas conforme tengamos mayor edad, pero hay factores como hipertensión, enfermedades vasculares o diabetes que pueden acarrear una pérdida de audición”, concluye la otoneuróloga. 

Lee también: Precauciones que los automovilistas con hipertensión deben considerar

Temas Relacionados
audición salud oído seguridad vial

Comentarios