06 | JUN | 2020

La historia de los muscle cars

18/05/2020
|
14:28
|
Luis Vilchis
Muscle cars historia

La historia de los muscle cars

18/05/2020
14:28
Luis Vilchis
-A +A
Tan populares en su momento como lo son hoy en día las camionetas, te contamos los inicios, desarrollo y actualidad de este segmento de poder

Los autos rápidos, con grandes motores V8 y precios no tan elevados hacían a la década de los 60 una de las mejores épocas para ser amante de los autos. Sin embargo, las cosas han cambiado en la actualidad, con regulaciones ambientales estrictas, nuevas tecnologías y muchos más compradores inclinándose hacia segmentos de más volumen. 

¿Cuál es la historia de los muscle cars? Aquí te contamos cuándo nació el segmento, sus pilares importantes, un poco de la historia actual y su punto más alto en desarrollo. 

1-olds-88_gm_0.jpg

Origen del nombre

Por la década de 1940, las armadoras americanas comenzaron a equipar motores grandes en carrocerías relativamente pequeñas, acuñando el término de manera popular como “muscle car” por su gran capacidad de poder. 

El primer auto en hacer esto, según los registros de la Asociación Americana de Automovilistas, fue el Oldsmobile Rocket 88, en 1948. 

3-pontiac-gto_gm_0.jpg

La llegada del Pontiac GTO (1964)

El GTO fue, sin dudas, el primer vehículo que es considerado un muscle car propio, pues nació desde su inicio como un producto que llevaría la potencia a las masas, usando el motor 389, un V8 de 6.3 litros de desplazamiento. 

La marca americana ofreció al GTO como una “opción deportiva” para aquellos que querían comprar un Pontiac Tempest, con 325 o 348 hp dependiendo de la variante de carburador que se equipara. 

shelby_gt500.jpg

Ford Mustang Shelby GT500 (1967)

Contrario a lo que mucha gente piensa, el Ford Mustang no fue un muscle car en sus inicios. Este vehículo creó el segmento de los pony car, que usualmente eran más pequeños y ligeramente menos poderosos que un muscle car. 

Sin embargo, Carroll Shelby le dio ese pequeño impulso que necesitaba este auto para entrar el territorio de los muscle cars. Con el Shelby GT500 de 1967, el Mustang ganó territorio en América, con un motor de 7.0 litros, con ocho cilindros derivado del GT40, su vehículo ganador de Le Mans. 

6_fca_0.jpg

Dodge Charger, renovado (1968) 

Para ese año, en Dodge sabían que debían entrar al segmento de los muscle car con una carta fuerte y por eso renovaron al Charger para diferenciarlo del Coronet. Adoptó una carrocería fastback y marcó una de las carrocerías más famosas de los fanáticos de esta corriente automovilística. 

El modelo es famoso en la actualidad, entre otras cosas, por su papel protagónico en los Duques de Hazzard. También se vendió la versión R/T, con motor de 7.2 litros, 375 hp y una transmisión automática de 3 velocidades. 

11-chevelle-ss_gm_0.jpg

Chevrolet Chevelle SS (1970)

En este año, el Camaro era competidor de los pony cars, dejando al Chevelle como el auto grande y poderoso del catálogo americano. La variante con carrocería coupe fue el primer auto de General Motors que se aprovechó de la eliminación de las restricciones de desplazamiento. 

Para el Chevelle SS 454, se disponían de 360 caballos de fuerza cortesía de un motor de 7.4 litros de desplazamiento, liderando en su momento como el motor con mayor desplazamiento del mercado en un auto. 

16_129.jpg

Buick Regal GNX (1987) 

Tuvieron que pasar casi 18 años para que el mundo de los muscle cars tuviera un nuevo competidor que cambió la manera de participar en el segmento. El Buick Regal GNX tomó la base de un Grand National y, gracias al uso de un turbocargador de gran tamaño en el motor V6, puso a temblar a sus competidores. 

La marca daba una cifra de poder “oficial” de apenas 275 hp, pero hay dueños que realizaron pruebas por separado en talleres privados y mostraron que, sin modificaciones, el auto dotaba a los neumáticos traseros de 315 hp. Solo se fabricaron 500 ejemplares y son muy cotizados en la actualidad. 

18_127.jpg

Chevrolet Camaro ZL1 1LE (2017)

Luego del trago amargo de la década de los 90 para los muscle cars, los pioneros del segmento decidieron retomar toda la corriente y herencia de los grandes autos poderosos americanos, pero ahora útiles para las pistas. 

El Camaro ZL1 1LE es el ejemplo más claro, pues Chevrolet lo coloca como su modelo más enfocado para pistas, con retoques importantes en suspensión, aerodinámica y un motor V8 supercargado con 641 caballos de fuerza. 

Para mantener el título de muscle car, se mantiene la opción a caja manual de seis velocidades y es exclusivamente tracción trasera. 

19_120.jpg

Dodge Challenger Demon (2017)

Consideramos como el pináculo del desarrollo de los muscle cars al Dodge Challenger Demon. La armadora fabricó a esta bestia con una sola idea: ir lo más rápido posible en línea recta, un fundamento de los muscle cars originales. 

La potencia de este auto puede llegar hasta los 829 caballos de fuerza y las 770 lb-pie de par, esto lo coloca como el motor V8 de producción más poderoso de la actualidad. Lo más curioso de este auto, es que es completamente legal para rodar por las calles y puede hacer “caballitos” certificados por Guinness.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios