A prueba: Honda City 2021, el equilibrio perfecto

En esta quinta generación del City encontramos una rara combinación de mesura y valor por el dinero

Honda City 2021
Autopistas 30/03/2021 16:03 CARLOS CAVAZOS Actualizada 16:03
Guardando favorito...

Cuando hacemos referencia, en el proceso de seleccionar pareja a un grado formal, se utiliza la frase “¿se la presentarías a tus papás?” para denotar que la persona posee la combinación de atributos idónea, equilibrio nada fácil. En el caso de los vehículos, compañeros de años en la vida, fácilmente podríamos hallar la opción con mejor diseño exterior, más potente, más distintiva, o bien con menor precio, rendimiento o durabilidad, entre otros factores, pero encontrar un punto de equilibro es el reto. No serviría de mucho estar orgullosamente al volante de la opción más potente, si al poco tiempo encontramos que en el día a día resulta inviable la selección que hicimos.

En su quinta generación, Honda City ha evolucionado de ser meramente una de las elecciones más alcanzables en precio para convertirse en una equilibrada mezcla de diseño, confiabilidad y capacidad dinámica. Obviamente habrá referentes con más o menos de distintos indicadores, pero el paquete que ofrece City hace click en todos los aspectos clave.

Del diseño insípido que caracterizó a generaciones previas ahora se presenta como un sedán compacto contemporáneo, maduro, prescindiendo de los abigarrados trazos de su hermano de gama el Civic, para un aspecto sobrio y elegante más semejante a la gama Acura de la misma casa. Una línea de carácter a todo lo largo del perfil, de faros delanteros a calaveras, le da una lectura más alargada y dinámica. El conjunto frontal es protagonizado por un lingote cromado de gran carácter, alejándolo de las parrillas laberínticas más en boga. Un afilado conjunto de faros de halógeno con acento LED y lámparas de niebla enmarcadas en tomas inferiores completan la fascia. 

img_0955.jpg

Al interior, se aprecia el espacio disponible en la cabina, y la atmósfera, sobria sin resultar espartana, de su diseño de tablero. El panel de instrumentos análogo prescinde de ornamentaciones innecesarias facilitando su legibilidad, meramente contando con arillos de acabado metálico alrededor de tacómetro y velocímetro. 

Mismo caso con el volante, forrado en piel para la versión Prime CVT, con mesurados acentos en acabado piano y metálico cepillado. El encendido con botón es estándar para las tres versiones disponibles en nuestro mercado. Un componente de conveniencia está en el revistero y telefonero en el respaldo de los asientos delanteros, para que los ocupantes de las plazas posteriores puedan colocar sus aparatos durante el viaje. 

En marcha, la suspensión cuenta con una puesta a punto ideal para pavimentos maltratados, sin que el balance quede comprometido en curvas y frenado. Se percibe confortable para viajes largos, en parte gracias a los neumáticos 185/55 R16 de las versiones Sport y Prime. Aquí vamos a tener un ejemplo claro de eficiencia, ya que el cuatro cilindros 16 válvulas con 1.5 litros de desplazamiento, y naturalmente aspirado genera 119 caballos y 107 libras pie de torque,  aprovechando al máximo sus prestaciones gracias a la gestión de transmisión CVT. 

img_0946.jpg

En verdad pareciera tener más potencia que la especificada por la armadora. Ayuda a ello la legendaria gestión de apertura de válvulas VTEC de la marca, y también la báscula, pues la versión más pesada está en 1,120 kilogramos. La sonorización del motor es prácticamente ausente, casi no se escucha, un comportamiento más del lado maduro en este producto.

El entretenimiento se controla en pantalla táctil central de 8 pulgadas, con Apple Carplay y Android Auto, que se halla conectado a 8 bocinas. El área de oportunidad está en el control de volumen, que en lugar de perillas usa botones + y -, no muy conveniente para el copiloto si estamos en pavimento irregular, mientras que el conductor puede ajustarlo desde el volante. Debajo del conjunto de pantalla y sus controles encontramos el panel de gestión de clima,  automático doble zona. 

En seguridad, City ofrece algunas opciones curiosas como la cámara de monitoreo de punto ciego, que de así desearlo puede estar en funciones de forma permanente, proyectando en la pantalla central el video capturado desde el espejo del lado de copiloto. También un pequeño panel de monitoreo que informa el estado de los cinturones. Más allá de este detalle peculiar, el equipamiento incluye ABS y estabilidad, barras en puertas delanteras, bolsas de aire frontales laterales y tipo cortina en todas las versiones, cámara de reversa, y asistencia en pendientes.

La gama del City inicia en 306 mil 900 pesos para la versión Uniq de transmisión manual, la intermedia es la Sport CVT de 337 mil 900 y la versión probada es la Prime de 369 mil 900 pesos. El producto se perfila como una alternativa para ejecutivos que prefieren un auto de aspecto maduro, pero con dimensiones y precio convenientes.

img_0939.jpg

Temas Relacionados
Honda City Honda City 2021
Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios