Autos en el cine: ¿de dónde salen?

Kevin Sadler es el nombre de la persona que provee autos a los cineastas para aparecer en algunas famosas entregas de cine

El origen de los autos en el cine
Autopistas 05/08/2020 14:00 Francisco Velázquez Actualizada 14:00

En el mundo del cine podemos ser testigos de la aparición de muchos autos clásicos, deportivos, incluso superautos, y muchas veces nos preguntamos el origen de estos, cómo consiguen modelos tan exclusivos y en tan buen estado, pues aquí está la respuesta. Un hombre de Bedfordshire, llamado Kevin Sadler tiene un enorme garage donde almacena algunos vehículos míticos utilizados en proyecciones de pantalla grande.

Entre esos modelos se pueden encontrar ejemplares como un Buick Model 40 de 1936 que apareció en la cinta “Capitán América: el primer vengador”; un camión modelo 1919 de “Los sufragistas” y El regreso de Mary Poppins; además de un Rover P6 de 1971 de “El sentido de un final” y “El conjuro 2”.

Sin embargo, fácilmente la estrella más grande en el patio de Kevin es su pequeño Hillman Husky rojo de 1966, que hiciera su aparición en la cinta del 2018, Bohemian Rhapsody.

luc_2402.jpg

También lee: Así se pone a punto un superdeportivo en solo 3 días

"Es una de las pocas cosas molestas sobre este trabajo", dice Kevin. "Esperas horas para filmar unos pocos segundos de película y luego no hace el corte final".
Parece que la alfombra roja se ha ido a la cabeza de Kevin, pero, en realidad, este ingeniero nacido en Essex, Inglaterra, recuerda muy bien sus orígenes. Es un antiguo mecánico capacitado por Ford que, hace algunos años, dejó a su principal empleador para abrir su propio taller y dedicarse al mantenimiento general de los automóviles.

En el camino, se encontró con un socio comercial y juntos se diversificaron en el suministro de automóviles para cine y televisión con el nombre de Rayment Lewis; además de que también alquilan coches de boda. Hoy tienen alrededor de 30 vehículos.

Uno de sus mayores clientes es Motorhouse Hire. Fue fundada a principios de la década de 1970 y proporciona a la industria del cine y la televisión todo, desde automóviles modernos, incluidos los Porsche 911 y los Mercedes-Benz Clase A , pasando por clásicos y antes de la guerra, hasta vehículos militares y automóviles de carreras. 

luc_2405_0.jpg

Se abastece a muchos a través de clubes de automóviles, pero también a través de propietarios privados que registran su vehículo en Motorhouse con la esperanza de que una película o un programa de televisión lo necesiten.

"Conducir uno de estos autos requiere mucha práctica", dice Kevin al mostrar un Modelo T de Ford. “Pocos actores tienen tiempo o paciencia. Sin embargo, Allan Leech, el actor que interpreta a Tom Branson, el chófer en Downton Abbey, ha conducido este y es realmente experto".

Al igual que los actores, los automóviles también tienen su orden jerárquico. En la parte superior de la lista se encuentra el llamado "coche héroe". Como ejemplo, Kevin cita al Mini Clubman que obtuvo de “La teoría del todo”, la película biográfica de Stephen Hawking. Otro, dice, es su Ford Modelo Y de 1932 utilizado en “El regreso de Mary Poppins” y que es conducido por los abogados que amenazan con sacar a la familia de su hogar.

luc_2404.jpg

Después del auto del personaje, dice Kevin, viene el 'auto de vestir' que se usa para escenas de calle, por ejemplo. Un ejemplo es la Mitsubishi Outlander de Kevin, que se usó en “Kingsman: el servicio secreto”.

Por último, Sadler cuenta algunas de las desventajas de su trabajo, entre las que destaca el tiempo que se puede tardar en una grabación, y no todo el tiempo es seguro que la filmación dure las horas que espera: “es uno de los peligros del trabajo. A menudo no se sabe hasta el último momento dónde y a qué hora se requiere. Comienzos tempranos y finales tardíos son comunes ”.

Comentarios