18 | MAR | 2019
La Amespre aceptó que los empleados en las casas de empeño laboran con miedo ante las protestas contra el aumento al precio de las gasolinas. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)

Casas de empeño reportan robo en 20 sucursales

06/01/2017
02:12
Francisco Reséndiz
-A +A
Dicen que los saqueos, tras protestas por gasolinazo, les dejan pérdidas por 100 mdp

[email protected]

La Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios (Amespre) denunció que al menos 20 sucursales de sus agremiados, ubicadas en los municipios mexiquenses de Ecatepec, Tultitlán, Zumpango y Tecámac, fueron vandalizadas por grupos organizados entre la tarde de miércoles y jueves.

De acuerdo con Rafael Mondragón, presidente de la Amespre, las pérdidas por el robo de dinero en efectivo, joyas, artículos electrónicos y electrodomésticos, así como de tabletas y telefonía celular, asciende a más de 100 millones de pesos.

Mondragón sostuvo que estas acciones no tienen que ver con las protestas contra el aumento a los precios de las gasolinas, sino a una acción concertada por la delincuencia que ha aprovechado el escenario de inconformidad social para robar.

“Fueron vandalizadas 20 sucursales, lo que quiere decir que fueron abiertas a la fuerza, iban con equipo para hacerlo, rompieron todo y se robaron todo, son pérdida enormes, iban con camionetas, no fue algo espontáneo, fue una acción organizada y dirigida, no sé por quién”, indicó.

Aceptó que el sector prendario trabaja con miedo. Narró que los robos comenzaron poco antes de las 19: 00 horas, cuando no había luz de sol, y hubo reportes que hasta las 5:00 horas de ayer se mantenían los saqueos.

Mondragón demandó a las autoridades seguridad y se combata la impunidad, pero aceptó que en muchas ocasiones los policías eran rebasados porque había varios eventos al mismo tiempo. “Llegaban a auxiliarnos cuatro o cinco patrullas en Zumpango, pero había 200 vándalos, no podían hacer nada y tampoco queremos que haya balazos y que haya muertos”, comentó.

Subrayó que este tipo de acciones afectan la estabilidad de las fuentes de empleo, puesto que tras los saqueos se encuentran en la incertidumbre al menos 200 personas que por el eventual cierre de estas casas de empeño pueden perder su trabajo.

“Nuestra gente no esta trabajando, no la hemos despedido ni nada, estamos reordenando para ver qué hacemos. Provocan incertidumbre para mantener estos empleos, para la inversión, inhiben la inversión en estas zonas. Esto no debe ser así y alguien del gobierno deberá averiguar qué pasó”, advirtió.

Insistió en que estos robos no tienen nada que ver con el aumento de los precios de las gasolinas. Subrayó que se trata de un golpe muy fuerte para la sociedad, puesto que sus servicios son más requeridos por la gente en estas fechas de inicio de año.

“A todos nos molesta que paguemos más por la gasolina y podemos manifestarnos libremente, pero esto no tiene nada que ver, es utilizar un telón de fondo para hacer delincuencia organizada, fueron con nosotros y el autoservicio y otros comercios”, concluyó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios