21 | FEB | 2019
Foto: Cortesía UNAM

Uso prolongado de celular causa padecimientos en espalda, alertan

09/12/2016
20:13
Teresa Moreno
México
-A +A
El científico Jhovanni Belmont, de la UNAM, mencionó que con el uso de dispositivos móviles obligamos a nuestro cuerpo a adoptar posturas que no resultan naturales y además son dañinas, y luego pasamos en ellas largas horas

El constante uso del teléfono celular y las grandes cantidades de tiempo que pasamos los mexicanos frente a la computadora, pueden ocasionar a largo plazo padecimientos y dolores en la espalda, descubrieron científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

 

Todo se trata de las posiciones antinaturales que adoptamos las personas para poder convivir con nuestras pantallas; es decir, que obligamos a nuestro cuerpo a adoptar posturas que no resultan naturales y además son dañinas, y luego pasamos en ellas largas horas, explicó el científico Jhovanni Belmont Sánchez, de la Facultad de Medicina de la UNAM.

 

“El uso de tabletas y celulares nos obliga a bajar la mirada como si estuviéramos ante un libro. El problema es que normalmente, si mantenemos la columna recta, la cabeza pesa de cuatro a cinco kilogramos, si la inclinamos en un ángulo de 15 grados, la cervical la percibe como si soportara 12 kilos, pero estos dispositivos electrónicos obligan a una inclinación de 30 o 45 grados, lo que hace que el peso relativo de la testa llegue a los 18 kilos”, detalló.

 

De esta manera, la forma en la que nos relacionamos con nuestros dispositivos móviles ha generado que padecimientos que tradicionalmente atacaban a ciertas comunidades se desplacen a otros sectores.

 

Ahora los jóvenes presentan lesiones en las manos parecidas a las de los músicos; otros comienzan a referir molestias en la cerviz similares a las de personas que pasaban todo el día leyendo, malestar conocido como cuello de texto.

 

Una persona podría pasar una jornada laboral completa de ocho horas y presentar repercusiones mínimas en su salud; sin embargo,  la postura es tan importante que el sólo pasar dos horas mal sentado tecleando frente a nuestra máquina o inclinado sobre el teléfono inteligente, nos puede ocasionar un problema de salud en el largo plazo.

 

El científico explicó que una persona que tiene una mala postura al utilizar su computadora de escritorio por jornadas largas puede pasar hasta cinco años antes de desarrollar estos problemas de salud, conocidos como “cuello de texto”.

 

“En cambio, una persona que pasa varias horas al día utilizando una tableta o celular puede registrar manifestaciones clínicas desde el primer año de uso; así de notorias son las diferencias entre un dispositivo y otro”.

 

Al utilizar la computadora, es posible evitar este tipo de lesiones si se siguen algunas medidas preventivas como colocar la parte superior del monitor a la altura de los ojos, acomodar el alto del escritorio o de la mesa de manera que al utilizar el teclado los codos formen un ángulo 90 grados e intentar utilizar una silla giratoria con descansabrazos, reposapies y respaldo hasta el cuello, para tener la columna vertebral recta.

 

“Estas recomendaciones son imposibles de seguir con los nuevos dispositivos; el problema es que en aras de la portabilidad, los diseñadores han sacrificado la ergonomía y ello se ve en el alza de padecimientos musculoesqueléticos”, comentó.

 

Los malestares en el cuello con frecuencia son intensos y para no agudizarlos quienes los experimentan suelen usar la parte más baja de la columna e inclinarse para no flexionar la parte dolorida, lo que forma una curvatura en la espalda que a la larga sólo agrava los problemas físicos.

 

“Todo es un poco absurdo, porque lo que el paciente hacía a nivel cervical ahora lo replica, pero a nivel lumbar e incluso dorsal, pues otra estrategia para contrarrestar lo que ya no puede hacer con la cerviz es encorvarse y formar una giba o joroba”.

 

Ambas conductas repercuten en alteraciones que —como pasa con el cuello de texto— dan pie a contracturas y espasmos musculares.

En México, si bien una cervicalgia no califica como causa para faltar al trabajo, una lumbalgia sí, al grado de representar entre la tercera y quinta causa de incapacidad, según datos del IMSS y el ISSSTE.

 

“Ante este escenario es necesario observar los puntos mencionados y prevenir en la medida de lo posible, pues lo peor que podemos hacer es adaptar nuestra postura a la tecnología, cuando la razón indica que esto debería ser al revés”, concluyó.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios