Se unen países contra la pobreza extrema

26/09/2015
|
01:03
|
Pierre-Marc René
Al inaugurar la Cumbre de Naciones Unidas sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, comentó que la nueva agenda está basada en la equidad de género y respeto a los derechos de todos (REUTERS)

Se unen países contra la pobreza extrema

26/09/2015
01:03
-A +A
Aprueban en la ONU Agenda de Desarrollo económico-social. Naciones buscan que los objetivos se cumplan en 2030

[email protected]

Nueva York.— Los 193 países que son miembros de las Naciones Unidas aprobaron ayer la Agenda de Desarrollo Sostenible, que impulsará el crecimiento económico y social, así como la erradicación de la pobreza extrema y del hambre para el año 2030.

Al inaugurar la Cumbre de Naciones Unidas sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que dan seguimiento a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, anunció la aprobación de esta agenda, que había sido aceptada previamente en agosto pasado.

“Alcanzamos un momento decisivo en la historia humana”, comentó ante los altos funcionarios de los países.

“La nueva agenda es una promesa de los líderes de todos los pueblos del mundo. Es una visión universal, integrada y transformadora para un mundo mejor”, agregó.

Asimismo, señaló que “es una agenda para la gente, con la finalidad de erradicar la pobreza en todas sus formas. Es una agenda para compartir la prosperidad, la paz y las alianzas que expresa la urgencia de la acción para el clima y que está basada en la equidad de género y de respeto para los derechos de todos. Sobre todo, se compromete a no dejar a nadie”.

La nueva agenda de desarrollo, que contiene 17 objetivos y 169 metas, busca principalmente erradicar la pobreza extrema y el hambre para 2030, además de impulsar el crecimiento económico, el desarrollo social, reducir las desigualdades, mejorar el acceso a la educación y a los servicios de salud, así como combatir el cambio climático.

“Los ODS están adoptados. Gracias a los Estados miembros y al secretario general por su valiente liderazgo”, escribió sobre esta agenda en su cuenta de Twitter, Amina Mohammed, asesora especial de Ban Ki-moon, quien participó en las negociaciones que duraron tres años.

No obstante, el secretario general de las Naciones Unidas reconoció que el verdadero reto del compromiso de la Agenda de Desarrollo 2030 será su implementación, por lo que afirmó que se necesita colaboración general en todos lados.

“Los 17 objetivos de desarrollo sostenible son nuestra guía. Hay una lista de tareas para la gente y el planeta, y un anteproyecto para el éxito”, expuso Ban Ki-moon.

Reacciones positivas. El presidente de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, Mogens Lykketoft, calificó la agenda como una ambiciosa herramienta para afrontar las injusticias de la pobreza, la marginalización y la discriminación.

“Reconocemos la necesidad de reducir las desigualdades y proteger nuestro hogar común cambiando modelos insostenibles de consumo y producción”, indicó.

A su vez, el director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevedo, puso de relieve que la contribución de la cooperación comercial puede permitir que se logren los objetivos de desarrollo.

“El comercio es una de las mejores herramientas en la historia para reducir la pobreza”, aseguró.

Recordó que, para impulsar el crecimiento económico, el comercio ha sido catalizador que ha permitido alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, a fin de reducir a la mitad la pobreza extrema. Por lo tanto, puntualizó, el comercio seguirá desempeñando un papel importante para la Agenda de Desarrollo Sostenible Post-2015.

Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional, señaló que no se puede culpar al público de ser escéptico ante esta nueva agenda, ya que había una brecha entre “el mundo en el que vivimos y en el que queremos habitar”, por lo que argumentó que los ODS “representaban las aspiraciones de la gente y, por lo tanto, pueden y deben ser alcanzados”.

Por su parte, Bjorn Lomborg, ambientalista danés y fundador de la organización The Copenhagen Consensus Center, un think-tank de políticas públicas, consideró que será difícil y en algunos casos, imposible lograr que estas metas se alcancen de la manera que se han propuesto.

“Tener 169 prioridades es como no tener nada en absoluto. Esta lista de aspiraciones intenta complacer a todos y terminará haciendo mucho menos para las personas más vulnerables”, consideró.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios