15 | DIC | 2019
Twitter. El único medio oficial en el que Donald Trump confía es la red social de 140 caracteres (ESPECIAL)

Trump y su guerra declarada a la prensa

03/07/2017
03:25
Víctor Sancho / Corresponsal
Washington.
-A +A
Desde la campaña electoral, el presidente Donald Trump vio a los medios de comunicación como enemigos

[email protected]

Desde la campaña electoral, el presidente Donald Trump vio a los medios de comunicación como enemigos. A pesar de que su desmesurada cobertura le ayudó a llegar a la Casa Blanca, Trump reniega de la prensa, criticándoles de forma constante, poniendo en duda su credibilidad y limitando su cobertura pública de la información que emana de la residencia presidencial.

Las estrategias son varias. La más esperpéntica es la campaña a través de Twitter, único medio de comunicación de masas en el que confía a ciegas. Toda la prensa de gran reputación (The New York Times, The Washington Post, CNN, NBC, entre otros) es carne de cañón, casi a diario, acusada de falsear información, usar fuentes anónimas para desprestigiarle y alinearse con sus rivales del Partido Demócrata para desacreditarle. Esta semana algunos periodistas se encararon con los portavoces, hartos del maltrato. No sirvió para cambiar ni un ápice su posición.

La ira presidencial normalmente se produce siempre que alguno saca una información dañina para su administración. Es lo que ocurrió el primer día de su mandato, cuando pusieron en duda la asistencia a su toma de posesión.

La semana pasada, Trump se enfrascó en una serie de ataques en Twitter contra la prensa, en particular contra Joe Scarborough y Mika Brzezinski, presentadores del programa de televisión “Morning Joe”, contra quienes lanzó insultos personales y descalificaciones.

El domingo, el magnate publicó un video en el que golpea a un personaje que representa a la cadena CNN, lo que generó todo un debate sobre el papel del presidente incitando a la violencia contra representantes de los medios.

Para evitar la exposición de sus portavoces y acrecentar la animadversión y las bromas de programas cómicos, las conferencias ya no son diarias y no todas son retransmitidas en directo por televisión o radio, limitando la capacidad de cobertura no sólo por parte de los periodistas, sino del público en general.

Sólo hay un canal televisivo que se salva de la persecución: el conservador Fox, especialmente su programa matinal, “Fox&Friends”, del que el presidente es ferviente seguidor.  

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios