“Se revirtió el mal manejo de panistas”

Nación 08/08/2016 03:20 Alberto Morales - enviado Actualizada 10:23

Asegura el gobernador de Aguascalientes que los 12 años de gobiernos panistas tenían al estado sumido en el desempleo y la inseguridad

[email protected]

Aguascalientes, Ags.— El gobernador Carlos Lozano de la Torre afirma que en cinco años y medio su administración logró revertir los malos manejos de 12 años de gobiernos panistas que tenían al estado sumido en el desempleo, la inseguridad y presa de la delincuencia.

“Recibí el estado en pésimas condiciones de corrupción, con un desorden total; lo hemos ordenado y lo voy a entregar en las mejores condiciones”, dice en entrevista con EL UNIVERSAL.

En su oficina del Palacio de Gobierno, rodeado de obras de arte taurino, un terno en oro y plata del torero Arturo Macías, un busto de Luis Donaldo Colosio y decenas de libros entre los que destaca uno del ex presidente del gobierno español Felipe González, el mandatario asegura que él sí puede salir a la calle sin escoltas y caminar entre la gente, porque su gestión fue transparente y no hay un solo señalamiento de corrupción o vínculos con el crimen organizado en su contra.

Afirma que a pesar de los avances, la ciudadanía de Aguascalientes no votó por la “continuidad, algo que es respetable”, pero aclara que hasta que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) no declare a un ganador de los comicios, que fueron impugnados por el PRI y la abanderada tricolor Lorena Martínez, él no hablará con el gobernador electo Martín Orozco, del PAN.

“Es mi propósito entregar esta administración como me hubiera gustado recibirla: sin opacidades, sin claroscuros, con total apego a la legalidad, con toda la información requerida para continuar con las labores de gobierno, con todos los elementos para garantizar que se continúe el trabajo que demanda la ciudadanía y que así se garantice que no se perderá el ritmo de crecimiento del estado”, asegura Lozano de la Torre.

El mandatario estatal señala que Aguascalientes, luego de realizar un arduo trabajo, logró desterrar por completo los tiempos de pérdida de inversiones y empleos; el cierre de empresas; la discrecionalidad en el manejo de los recursos públicos; la ausencia de una verdadera política de apoyo a los emprendedores, así como los escenarios complicados de inseguridad para dar paso a una entidad fortalecida, renovada y con los índices de desarrollo económico más altos del país.

Para el gobernador es muy importante el proceso de generación de Libros Blancos y fortalecimiento de la administración estatal, coordinado por las secretarías de Finanzas y de Fiscalización y Rendición de Cuentas, y la Oficialía Mayor, pues así se han generado los mecanismos adecuados para rendir cuentas claras.

Anticipa que la transición se hará, pero mientras la autoridad respectiva no defina la elección, no se reunirá con quien lo sucederá en Palacio de Gobierno. No obstante, precisa, lleva buena relación con partidos y el Congreso.

Balance de gestión

¿Cuál es el balance de estos cinco años y medio de su gestión?

—Cuando lo gobernó el PRI fue un estado modelo, con mucha inversión y mucho empleo, con buena seguridad y disciplina financiera. Nos encontramos después de 12 años de alternancia con condiciones muy diferentes.

El primer gran reto era la seguridad. Había secuestros, muertos, cobro de piso, de todo, presidentes municipales que habían dejado sus labores por las presiones de la delincuencia organizada, una situación que provocó que mucha gente con posibilidades económicas se fuera del estado. Hubo una caída muy fuerte del empleo; la educación se manejó con otros criterios.

Ahora, junto con Yucatán, somos los estados que traen los mejores números en el índice [de delitos]. Por cada 100 mil habitantes, en secuestro este año estamos en cero; en 2015 tuvimos algunos, pero los resolvimos, ninguno fue realizado por bandas, sino por personas que se inventaban que eran secuestradores. Todos los que llevamos en el sexenio están resueltos.

¿Cómo recuperó la seguridad? ¿Los gobiernos estatales y municipales adolecen por falta de buenos cuerpos policiacos?

—Lo primero fue traer gente profesional y confiable para manejar a las policías. Como gobernador, y no estoy diciendo que ningún otro lo haga, nunca he permitido ningún nexo con la delincuencia organizada, nunca he tenido ninguna relación de ese tipo con nadie. He cuidado esto desde hace muchos años, porque sabía que si alguien me liga con estas bandas de la delincuencia no te puedes zafar de ellas.

¿La Federación los ha ayudado?

—Hemos tenido una coordinación total con el Ejército, con quien he tenido una relación desde hace muchos años; con la Procuraduría General de la República (PGR) y con la Policía Federal, no faltó una sola reunión.

Somos el único estado que desde el sexenio de Felipe Calderón le entregamos al entonces presidente, siendo yo aún gobernador electo, un documento de todos los presidentes municipales que habían firmado el Mando Único y fuimos la primera entidad en tener realmente el Mando Único. Luego muchos estados hablan de tenerlo, pero no lo tienen.

Empleo, educación y salud

En materia de empleo, ¿cómo recibió al estado?

—En cuanto a empleos, en el sexenio hemos generado más de 80 mil; en el sexenio pasado se generaron 23 mil. Se cayó el empleo, se cayó la inversión, vino la inseguridad y se cayeron los niveles de educación. Hoy somos el estado número uno en educación pública en todo el país, nuestro esquema lo mejoramos de manera importante.

¿Qué avances tuvo Aguascalientes en materia educativa?

—Lo que hicimos fue poner al frente del proyecto a un profesional de la educación, gente que domina la materia. Ahora, con la reforma educativa que inició el licenciado Emilio Chuayffet y hoy encabeza el licenciado Aurelio Nuño, el estado que se acopló más rápidamente con la reforma fue Aguascalientes. Ahora en la medición y clasificación que hicieron de los maestros en todo el país, en los exámenes ocupamos el primer lugar.

Hemos obtenido el primer lugar en los resultados de la prueba PISA en matemáticas, ciencias y comprensión de lectura, así como por la organización Mexicanos Primero.

¿Cuáles son los avances en el ramo de Salud?

—Superamos por 45% la inversión en infraestructura de salud del sexenio anterior, lo que permitió terminar el nuevo Hospital de Especialidades Miguel Hidalgo; logramos afiliar al régimen de protección social en Salud a más de 548 personas, que representa 46% de la población del estado.

Uno de los principales problemas de los estados, es el manejo de su deuda, ¿cómo va en ese rubro?

—Hemos obtenido las mejores calificaciones crediticias. La semana pasada salió el análisis que hace Standard & Poor´s. No obstante el costo por habernos traído a las nuevas plantas de Nissan y Mercedes Benz, estamos dejando al estado con menos deuda de como la recibimos y obviamente con muchísima más obra pública.

El indicador de deuda pública reportada a la Secretaría de Hacienda señala que pasamos de 2% a 1.5%; es decir, seremos la primera administración estatal que entregará un nivel menor de deuda que el recibido.

“Puedo salir sin miedo”

¿Usted sí puede salir a la calle sin temor a reclamos?

—Yo camino por la calle sin escoltas ni seguridad, en la Feria de San Marcos, en días que hay 800 mil personas en la calle ando sin seguridad, con mi esposa y con mis invitados, entre la gente, se sacan selfies conmigo y me comparten lo que están comiendo o tomando, la gente me trata bien, yo estoy muy tranquilo con ese tema.

¿Cuál es el futuro político de Carlos Lozano de la Torre?

—No he pensado en mi futuro político, todavía tengo una serie de pendientes que debo resolver. Me dejaron obras inconclusas; no quiero que mi gobierno quede debiéndole a nadie.

Una vez que haya gobernador o gobernadora, ¿usted se quedará a vivir en Aguascalientes?

—Hay una regla no escrita, hay que dejar cuando menos el primer año al nuevo gobernante, que se acomode bien en la silla y no hacer contrapesos. Ésa nos la enseñaron en mi partido casi desde que nacimos; pero cambiar mi casa, no. Aquí he crecido, aquí mi papá era agricultor, me dejó un rancho y lo administro, no tengo por qué irme de Aguascalientes. Voy a estar, pero no para hacer política ni contrapesos a quien resulte gobernador.

¿Qué opinión le merece que su partido impugnó el resultado de los comicios porque Orozco está bajo una investigación?

—Yo he intentado mantener el respeto debido a lo que sucede. Mi papel como gobernador es salvaguardar la gobernabilidad. En esos temas he tratado de evitar hacer comentarios. Por el cargo que tengo como gobernador debo ser responsable de mis comentarios, porque todavía no sabemos cómo se va a cerrar el tema y no quisiera decir nada en favor o en contra.

¿Ha tenido acercamientos o comunicación con el gobernador electo Martín Orozco?

—Mientras no haya una determinación en el tema, mientras no se cierre el proceso, evitaré reuniones o relacionarme porque implicará hacer algo que no es debido. Tenemos preparando la entrega-recepción desde hace más de año y medio, contraté a los mejores despachos de transparencia para que me ayuden a hacerla; estoy listo, sólo necesito que la autoridad electoral me diga a quién se la voy a entregar.

¿Eso no se puede tomar como un retraso en el proceso?

—No. Nosotros seguimos trabajando, mi relación con los partidos ha sido muy buena, no he tenido ninguna impugnación hasta este momento.

Mi relación con el Congreso es muy buena, entonces es un estado con gobernabilidad, buenos niveles de educación, con buena infraestructura de salud, seguimos trabajando.

Comentarios