Revelan detalles de la relación entre el niño uruguayo asesinado y su entrenador

Alexandra Pérez, madre de Felipe, señaló que Fernando Sierra López, el entrenador de futbol infantil que asesinó al pequeño, "planeaba adoptarlo" y el niño les decía a todos que él era su padre
(Foto: El País - Uruguay / GDA)
25/04/2017
13:24
Redacción
-A +A

El caso de Felipe, un ñino de 10 años, e hijo del ex futbolista Luis "Lucho" Romero, que fue asesinado por Fernando Sierra López, su entrenador de futbol infantil ha conmocionado a Uruguay.

Tras el entierro, la madre del niño dio detalles sobre la relación "casi paternal" del niño con su entrenador en el Club Defensor de Maldonado.

Alexandra Pérez no cree que su hijo Felipe haya sido víctima de abuso sexual y afirma que no fue esa la causa por la que acudió a consultar a una psicóloga, sino por "la forma en que Felipe comenzó a referirse a Fernando, como si fuera su padre" y porque el hombre se tomó con él atribuciones "que no le correspondían", ya que "no era el padre".

"Hace unos tres o cinco meses, a comienzos de este año, el niño comenzó a tener un comportamiento extraño", aseguró la madre, que es funcionaria de la Policía de Maldonado, en una extensa entrevista que mantuvo ayer con El País de Uruguay (GDA).

"Juan Sosa, el DT de la categoría de Felipe en Defensor, me contó que Fernando le dijo que estaba haciendo los papeles para adoptar a Felipe. También me enteré que la madre de Fernando andaba diciendo que Felipe era su nieto y que pronto se iba a ir a vivir con ellos".

"Yo consulté el tema con la psicóloga de Sanidad Policial. Ella tuvo una entrevista con Felipe. Le llamó la atención, por ejemplo, cuando le preguntó por Fernando. Es mi padre, le dijo a la psicóloga".

Otros detalles anteriores sugerían que la relación de Felipe con el DT, desde hacía tiempo, no era "normal", como dice Alexandra. Por ejemplo, el 10 de julio del año pasado (Día del Padre) el chico le envió a Fernando por whatsapp un mensaje: "Feliz día papi. Te amo papi, espero que estés siempre conmigo".

La mujer contó que además su hijo siempre le manifestó la necesidad de tener un padre. "Yo soy madre soltera, el padre está ausente siempre y (con el entrenador) se complementaron", explicó. "Felipe lo absorbió como padre y él como hijo", añadió.

La madre del pequeño, que se desempeña como policía, explicó que antes de dejarlo pasar tiempo con él lo investigó. Verificó que no tuviera antecedentes penales y habló con la madre de otros niños que les permitían ir a la casa del entrenador.

"Una policía que es colega mía y también deja que su hijo vaya a la casa del entrenador me dijo él era buena gente, que conocía a toda su familia y que todos eran buena gente", indicó. 

Fue en ese momento que la madre decidió permitir el acercamiento del entrenador con su hijo. "Entonces yo aliviané y dije Felipe estará bien cuidado, en buenas manos", explicó y agregó "mi hijo lloraba para ir a la casa 'quiero ir, quiero ir a la casa de Fernando', me pedía".

El hombre, que se llama Fernando Sierra y tiene 32 años, invitaba a los niños a su casa y les hacía hamburguesas además de jugar con ellos al futbol, según explicó la madre. 

La mujer aclaró que en ningún momento existió una relación amorosa entre ella y Sierra y explicó que "él no tiene pareja, nosotras somos madres solteras y salíamos de paseos juntas y ahí empezó la confianza", además "al tipo nunca se le conoció novia, ni novio ni nada. El trato siempre fue con respeto", dijo.

Ambos se conocieron por medio de una amiga que los presentó. Sierra era director técnico de Defensor y su hijo jugaba en el Atlético Fernandino. Tiempo más tarde el hijo pasó a formar parte del equipo violeta y en ese momento "surgió una amistad y ahí la confianza".

"La gente pregunta ¿por qué esa madre dejaba que su hijo fuera a la casa de un entrenador?, bueno la respuesta está en que se generó una confianza, una amistad", entre varias madres del lugar y sus hijos, explicó la mujer.

Ayer, el cementerio de la ciudad de Maldonado recibió a más de mil personas que aguardaron la llegada del cortejo fúnebre.

Una sensación de rabia, impotencia y dolor marcó a los participantes, la gran mayoría mujeres, que concurrieron mucho antes que el cortejo llegara al lugar.

ABUSO INFANTIL EN URUGUAY

En el marco del Día Internacional de Lucha contra el Maltrato y Abuso Sexual contra Niñas, Niños y Adolescentes, el Sistema Integrado de Protección a la Infancia y Adolescencia contra la Violencia (SIPIAV) de Uruguay informó que, durante el año pasado, hubo 2.647 situaciones de violencia hacia niños y niñas, lo que es casi siete casos por día.

De los datos presentados se desprende que la mayoría de las situaciones registradas fueron crónicas y recurrentes. 

El 62% de los niños y niñas que fueron víctimas no logró visualizar la violencia.

*Con información de El País - Uruguay / GDA

ae

Mantente al día con el boletín de El Universal