Merkel promete que acabará con el terrorismo

Agradece a Italia por abatir al terrorista de Berlín; crecen críticas por fallos de seguridad alemanes

Peritos trabajan en el sitio donde la policía de Milán, Italia, abatió la madrugada de ayer al sospechoso del atentado en Berlín, Anis Amri (REX SHUTTERSTOCK. XINHUA)
Mundo 24/12/2016 01:50 Agencias Actualizada 01:50

Berlín.— La canciller federal de Alemania, Angela Merkel, prometió aplastar al terrorismo, al tiempo que agradeció a Italia, donde ayer fue abatido el tunecino autor del atentado contra el mercado navideño en Berlín, y señaló que buscará acelerar el proceso de repatriación de migrantes.

“Allí donde se vea la necesidad de aplicar cambios legales o políticos, el gobierno alemán acordará rápidamente e implementará las medidas necesarias” para acabar con el terrorismo, dijo Merkel en una breve comparecencia tras confirmarse que Anis Amri murió a manos de la policía en Milán.

La “máxima prioridad” del Estado, subrayó la canciller, es garantizar la seguridad de los ciudadanos, por lo que el gobierno debe “trabajar más y de forma más intensa”. Advirtió que la amenaza terrorista persiste en su país pese a la muerte del presunto autor del ataque. “Podemos al término de esta semana sentirnos tranquilizados porque ha terminado un peligro agudo. Pero el riesgo del terrorismo en su conjunto se mantiene, como desde hace años”, indicó.

La mandataria habló con el presidente de Túnez, Beji Caid Essebsi. “Le dije que debemos acelerar considerablemente el proceso de repatriación y aumentar el número de repatriados”, señaló, ante las crecientes críticas a su política prorefugiados y a los fallos de seguridad de las fuerzas alemanas.

“Quiero expresar una inmensa gratitud a la policía italiana”, dijo Merkel, quien añadió que “si hay más culpables o cómplices, los obligaremos a rendir cuentas”.

El gobierno italiano confirmó que mató a Amri, buscado en toda Europa desde que el lunes embistió con un camión un mercado navideño en Berlín, lo que causó la muerte de 12 personas. El tunecino fue interceptado por dos policías en un control de rutina a las 3:30 de la madrugada de ayer, hora local, delante de la estación ferroviaria Sesto San Giovanni, en un suburbio en el norte de Milán.

En lugar de mostrar su documento de identidad como exigían los agentes, el sospechoso gritó: “¡Policías bastardos!”, sacó de la mochila un arma y disparó a uno de ellos, quien resultó herido en un hombro. “Felizmente está fuera de peligro”, dijo el ministro italiano del Interior, Marco Minniti. El otro oficial reaccionó rápidamente y abrió fuego abatiendo al agresor. Amri no portaba documentos consigo, pero sí una pistola calibre 22 cargada que podría ser la misma que empleó para matar al chofer polaco del camión con el que atacó el lunes.

Las autoridades desconocen si Amri estaba esperando a alguien cuando la policía se le acercó. Según el jefe de la lucha antiterrorista de Italia, Alberto Nobili, Amri llegó a la ciudad italiana de Turín en tren procedente de la localidad francesa de Chambéry y de allí tomó otro a Milán, donde arribó a la 1:00 de la mañana de ayer, lo que desató nuevas críticas por la facilidad con que se movió pese a ser buscado.

Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, partido francés de ultraderecha, criticó la política de fronteras abiertas de la Unión Europea, que calificó de “desastre de seguridad”.

Horas después de conocerse el deceso de Amri, la agencia de propaganda del Estado Islámico (EI), Amaq, difundió un video en el que el tunecino juraba lealtad al líder de la milicia terrorista, Abu Bakr al Bagdadi, y prometía vengar a sus hermanos musulmanes.

Al parecer, los servicios alemanes habían sido advertidos en dos ocasiones hace unos meses por sus pares de Marruecos sobre el peligro que suponía Amri, según afirma el diario Die Welt. Marruecos avisó que Amri, quien estuvo preso en Italia cuatro años antes de viajar a Alemania, estuvo en contacto con dos simpatizantes del EI e intentó reclutar militantes para los terroristas.

Otro semanario alemán, Der Spiegel, señaló que fue hallado el teléfono móvil de Amri en el camión con el que embistió y está siendo analizado. “Ahora tiene mucha importancia para nosotros determinar si hubo una red de personas que lo ayudó”, declaró el fiscal general alemán, Peter Frank.

Ayer mismo se anunció que no podrán circular camiones de carga por el centro de Roma, la capital italiana, como medida de seguridad. Francia, por su parte, movilizará a 91 mil efectivos para prevenir ataques.

Temas Relacionados
Merkel contra terrorismo

Comentarios