Suscríbete

Un niño conmueve a Argentina

Efraín Delgado tiene 11 años, caminaba seis kilómetros para llegar a su escuela y se graduó siendo abanderado; una foto con la emotiva reacción que tuvo durante su graduación se volvió viral

(Foto: La Nación - Argentina / GDA)
Mundo 14/12/2016 12:31 La Nación - Argentina / GDA Actualizada 12:31
Guardando favorito...

Efraín Abel Delgado tiene 11 años y vive en Pampa del Indio, provincia de Chaco en Argentina. Esta semana, una foto de su graduación de la primaria lo volvió famoso.

En ella, se pueden ver a Efraín, a su abuelo, y también a su profesor, llorando mientras el joven recibe su diploma. La foto fue compartida en Facebook y se viralizó en pocas horas.

En diálogo con La Nación de Argentina, Hugo Baricheval, el maestro de Efraín, contó la historia detrás de la imagen. "Llegar a esa instancia le costó mucho a Efraín. Él viene de una familia muy humilde", dijo Baricheval.

"Su mamá lo dejó al cuidado de su abuelo desde una edad muy temprana. A él y a su hermana Celeste, que también estudia en este colegio", agregó.

El abuelo de Efraín, Ángel Delgado, es clave en la historia. Además de cuidar a los menores, fue él quien caminó todos los días, junto a Efraín, los seis kilómetros que separan su casa de la escuela.

"Para recibirse, Efraín tuvo que caminar todos los días 6 kilómetros, desde su casa, al colegio. Y no faltó nunca en todo el año. Es un chico excelente", dijo Baricheval sobre el joven, que se recibió como abanderado.

Su hermana, por su parte, también debe recorrer la misma distancia, pero tiene la suerte de contar con una bicicleta. "Tenemos algunos donantes en la escuela, gente que patrocina al colegio, y hasta un grupo de argentinos que viven en Estados Unidos y hacen donaciones al establecimiento. Una de estas donaciones fue una bicicleta, y la familia de Efraín decidió que fuera para Celeste", contó el maestro.

Baricheval, quien lleva 22 años como maestro en ese colegio y piensa jubilarse el año que viene, dijo que, a pesar de las donaciones que les llegan, siempre hacen falta útiles y ropa. "Tenemos muchos chicos huérfanos acá, aborígenes, de la comunidad Qom. Y tenemos un comedor, pero sería bueno recibir donaciones de ropa también, por ejemplo", dijo.

En este sentido, contó que Efraín comenzará el año viene el secundario en una localidad a siete kilómetros de su casa. "Sería muy bueno también poder conseguir una bicicleta para él. Así puede seguir estudiando".

ae

Guardando favorito...

Comentarios

 
Recomendamos