Suscríbete

Nombran a Sherif Ismail como primer ministro de Egipto

Tras dimisión del Gobierno, el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, encarga presentar un Ejecutivo que gobierne el país

En la foto, el Presidente Abdel Fattah al-Sisi (der.) junto con el ahora ex ministro de Petróleo Sherif Ismail (Foto: EFE/Archivo)
Mundo 12/09/2015 12:14 EFE El Cairo Actualizada 12:17

El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, encargó hoy al ministro de Petróleo, el tecnócrata Sherif Ismail, formar nuevo Gobierno tras la dimisión del anterior, en medio de un aumento del descontento por los casos de corrupción.

Ismail, un ingeniero al frente de la cartera de Petróleo desde julio de 2013, tiene una semana de plazo para presentar un Ejecutivo que gobierne el país más poblado del mundo árabe, donde se celebrarán elecciones parlamentarias en octubre próximo.

Esta decisión se dio a conocer tan solo una hora después de que la Presidencia egipcia anunciara que Al Sisi había aceptado la renuncia del primer ministro Ibrahim Mehleb y su Gobierno, que continúa en funciones.

Aunque no se han desvelado los motivos de estos cambios, una fuente oficial reveló a Efe que se deben al descontento del presidente y de algunos sectores con la actuación del Ejecutivo y la implicación de algunos ministros en casos de corrupción.

Hace una semana fue arrestado en El Cairo el entonces ministro de Agricultura, Salah Hilal, acusado de recibir sobornos a cambio de permitir la adquisición de terrenos pertenecientes al Estado.

Pese a que la prensa egipcia habla de que la corrupción salpica a otros ministros, Al Sisi prefirió hoy elogiar la labor de Mehleb y de su gabinete "en un momento difícil de la historia de la patria" .

Mehleb, que llegó al puesto de primer ministro en febrero de 2014, es un hombre curtido en una de las mayores constructoras de Oriente Medio, Arab Contractors, que dirigió durante once años, y en los pasillos del poder del anterior régimen de Hosni Mubarak.

Para el analista del Centro Al Ahram de Estudios Políticos y Estratégicos Yusri al Azbauí, la dimisión del Gobierno es un paso que pretende "absorber la ira popular ante el fracaso del Ejecutivo en responder a las aspiraciones de mejores servicios sociales" y por los casos de corrupción.

Al Azbauí consideró en declaraciones a Efe que el nuevo Gobierno de Ismail "no tendrá programa propio y se encargará de ayudar al presidente para ejercer su plan político hasta la elección del próximo Parlamento" .

El jefe de Gobierno designado entró en la vida política con el primer gabinete formado tras el golpe de Estado que derrocó en 2013 al entonces presidente, el islamista Mohamed Mursi.

Hasta ese momento dirigió la compañía estatal petrolera Ganoub el Wadi, que gestiona las exploraciones y las concesiones, y antes otras empresas de renombre como la de gas natural EGAS.

Nacido en julio de 1955, no se ha desgastado porque ha trabajado en silencio lejos del foco mediático, señaló el experto del Centro Al Ahram.

Ismail reorganizó el sector energético, con la reducción de los subsidios a los combustibles, y alivió la crisis que sufría Egipto, donde el verano pasado eran continuos los cortes de luz.

El analista también destacó que la elección de Ismail se puede deber a su contribución en el reciente descubrimiento por parte de la italiana ENI de un yacimiento de gas en aguas de Egipto, que podría ser el mayor hallado en el Mediterráneo.

Estas buenas noticias no sirvieron al Gobierno de Mehleb, blanco también de las quejas por el mal estado de los sistemas sanitario y educativo.

Además, los funcionarios se han sublevado contra una nueva ley del servicio público, que consideran que afectará a sus salarios, y convocaron hoy, junto a más de una veintena de sindicatos, una manifestación en El Cairo.

El cambio de Gobierno coincide con los preparativos para celebrar elecciones parlamentarias, que tendrán lugar en dos fases y comenzarán el próximo 18 de octubre.

Los comicios legislativos son la última etapa de la hoja de ruta para una transición política trazada por Al Sisi en julio de 2013, pero su celebración se ha atrasado más de un año y medio.

Este retraso ha hecho dudar de las intenciones democráticas de las autoridades, que en estos dos años han reprimido cualquier voz disidente, tanto islamista como laica, y pisoteado los derechos humanos.

El régimen de Al Sisi justifica sus acciones en su lucha contra el terrorismo, que tiene su principal amenaza en la rama egipcia del grupo yihadista Estado Islámico, autora de numerosos atentados en el país. 

 

ahd

Temas Relacionados
Egipto

Comentarios