El Chopo: 40 años de arte y diversidad

Metrópoli 22/11/2015 00:00 Redacción Ciudad de México Actualizada 05:11

La Ciudad en el Tiempo realiza un recorrido gráfico por las transformaciones de este importante museo en la Ciudad de México

Una magnífica fotografía del Palacio de Cristal sobre la antigua calle del Chopo, hoy Enrique González Martínez. En 1909, la entonces Secretaría de Instrucción Pública rentó este inmueble para alojar el Museo de Historia Natural, sin embargo, fue solicitado poco antes por el gobierno para albergar la exposición industrial del Japón.

Una postal de los años treinta en la que figura el entonces Museo Nacional de Historia Natural, mejor conocido como Museo del Chopo, visto desde la calle de Héroes Ferrocarrileros.

Una fotografía del Archivo Histórico del Museo Universitario del Chopo en la que se aprecia el interior del Museo de Historia Natural, en Santa María la Ribera, alrededor de 1950. Destaca la réplica del esqueleto de dinosaurio que fue donada por el Museo Carnegie de Pittsburgh en 1926, y se convirtió en el emblema del recinto.

En diciembre del año 1913 abre sus puertas el Museo de Historia Natural, el primero en su tipo enfocado a las ciencias naturales. En la imagen se aprecia la sala de taxidermia, en la que destacan una enorme morsa y una mantarraya, especies prácticamente desconocidas por los habitantes de la capital de aquella época.

Imagen captada alrededor de 1922, en la que se ve a una señora de extracción humilde junto con sus dos pequeños, observando detenidamente a una ave disecada. En esos días, el museo era sumamente popular y considerado el mejor de la ciudad, alcanzando una afluencia de mil 200 visitantes por día.

Las instalaciones del nuevo Museo de Historia Natural poco antes de su inauguración el 24 de octubre de 1964. Este espacio se conserva hasta la actualidad en la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec, con el nombre de Museo de Historia Natural y Cultura Ambiental.

Así lucía el desolado interior del Museo de Historia Natural, después de años de abandono, a inicios de los setenta. Poco antes había sido utilizado como locación para dos cintas: “La mansión de la locura” y “Recodo de purgatorio”. Las obras de restauración iniciaron en 1973 y concluyeron para su inauguración como el Museo Universitario del Chopo, el 25 de noviembre de 1975.

Una imagen del ambiente que reinaba entre los jóvenes que acudieron al Primer Concurso de Composición “El Rock del Chopo” en 1979. Fue tal el éxito del evento que el Museo Universitario del Chopo decide brindar un espacio para que los chavos pudieran intercambiar sus discos. Foto: Cortesía Museo Universitario del Chopo

Imagen de “El Primer Tianguis de la Música”, en 1980. La idea original consistía en el trueque de discos, sin permitir la compra y venta. Al poco tiempo, el espacio del museo fue insuficiente y los jóvenes se instalaron al frente, y a todo lo largo de la calle, conservando siempre el nombre de tianguis del Chopo, en alusión al recinto. Foto: Cortesía Museo Universitario del Chopo

Un llamativo anuncio publicitario del Museo Universitario del Chopo de los años ochenta. La publicidad se enfoca en la propuesta cultural que ofrece este museo, que hasta ese entonces el público en general lo ubicaba más por alojar el enorme esqueleto de un dinosaurio.

El Museo Universitario del Chopo “El Chopo” es un recinto dedicado a la promoción y difusión del arte contemporáneo. Sus actividades se enmarcan dentro de la Coordinación de Difusión Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Durante décadas, “El Chopo” fue la única opción cultural para el intercambio de arte y de ideas entre los jóvenes al norte de la ciudad logrando consolidar un proyecto multidisciplinario.

La historia de este edificio diseñado por Bruno Möhring inicia en 1902 cuando fue construido por la empresa metalúrgica Guttehoffnungshütte, para la Exposición de Instalación y Arte Industrial de Düsseldorf, Alemania. Ese mismo año, el empresario mexicano José Landero y Cos, decide comprar dicho pabellón para exhibir productos industriales.

El montaje del edificio se realizó entre los años de 1903 a 1905. En 1910, la estructura de este edificio sirvió para albergar al Pabellón Japonés de la Exposición Universal de México, en el marco de las fiestas del centenario de la Independencia Mexicana.

En esta época Vecinos de Santa María la Ribera empiezan a llamar al recinto como el “Palacio de Cristal”, debido a que gran parte de la superficie estaba cubierta por ventanales, de manera semejante al Crystal Palace de la Exposición de Londres de 1851.

En 1913 albergó al Museo de Historia Natural hasta que en 1963 la sede de este recinto se trasladó a la segunda sección del Bosque de Chapultepec. A raíz de dicho acontecimiento el edificio entró en un periodo de decadencia, que incluso se llegó a pensar en su desmantelamiento.

Afortunadamente la UNAM decidió rescatarlo en 1973 mismo año en que iniciaron los trabajos de ampliación y adecuación para ser reinaugurado el 25 de noviembre de 1975 con el nombre del Museo Universitario del Chopo

 

Comentarios