22 | ENE | 2019
31
En las oficinas delegacionales de Tlalpan, Claudia Sheinbaum, de Morena, se topó con muebles viejos, sillas rotas con el forro descarapelado y en completo desorden (ARIEL OJEDA. EL UNIVERSAL)

Arrancan delegados con oficinas saqueadas

02/10/2015
04:00
Sandra Hernández, Diana Delgado y Gerardo Suárez
-A +A
Anuncian que pedirán auditorías a la Contraloría General del DF

[email protected]

Una delegación saqueada fue con lo que se encontró Claudia Sheinbaum, de extracción morenista, en el proceso de entrega-recepción para asumir el cargo como jefa delegacional de Tlalpan. Un escritorio, una silla y dos anaqueles de madera vacíos estaban en la oficina principal, no había rastro de las computadoras.

Sólo un folder, hojas blancas y un par de lápices es con lo que trabaja la delegada. Sheinbaum no fue la única que se enfrentó a esta situación.

Avelino Méndez Rangel, delegado en Xochimilco y también de Morena, se encontró con la sorpresa de que ayer, al pasar por la ventanilla Única y de Cesac (Centro de Servicios y Atención Ciudadana), acceso hacia la delegación, le dijeron que no tenían impresoras y que las computadoras no servían. “¿Cómo le daban atención al ciudadano?”, preguntó.

Al menos cuatro delegaciones que serán comandadas por Morena fueron saqueadas antes de que sus funcionarios tomaran posesión, motivo por el cual recurrirán a la Contraloría General del Distrito Federal para solicitar las auditorías.

En la delegación Tlalpan, Sheinbaum aclaró que un Notario Público dio fe de este robo al erario.

Un recorrido hecho por EL UNIVERSAL refleja que a lo largo de la oficina delegacional se pueden ver paredes invadidas de salitre, cubetas en las salas de estar para detener el agua que cae de las goteras y techos colgados a causa de la humedad, en algunas de estas zonas hay letreros en las puertas que indican que se trata de las oficinas de Participación Ciudadana y Subdirección de Gobierno.

Los archivos delegacionales están en todos lados, cajas, carpetas, folders y estantes llenos de papel conviven con cableado y material de limpieza. De acuerdo con integrantes del equipo de transición, las computadoras y escritorios fueros cambiados por otros más obsoletos e incluso rotos.

Muebles de madera están roídos y rotos, las sillas no tienen brazos y los forros de cuero están rasgados. Salas de espera y oficinas funcionan como bodegas donde almacenan documentos, bolsas de basura y computadoras sin uso.

Con información de Diana Villavicencio y Fanny Ruiz

jram

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios