12 | NOV | 2019
foto: istock

Para cada taco ... una salsa

31/03/2017
09:25
Redacción
-A +A
La diferencia entre un simple taco y un taco espectacular está en la salsa
  • Taco de suadero. Acompáñalo de una salsa de jitomate asado.
    Se elabora con cebolla y cilantro, martajando todos los ingredientes. Para que sea perfecta es esencial sentir las hojas del cilantro completas.

  • Taco de cabeza. Con salsita verde cocida.
    En algunas taquerías (los de Av. 8 en la colonia Gómez Farías al oriente de la Ciudad) la sirven hasta calientita. Va con tomate, cilantro, cebolla y chile. Actualmente la muelen en licuadora.
  • Tacos de carne asada. Acompáñalos de un pico de gallo.
    Es una salsa emblemática y de elaboración muy sencilla; además, es la consentida de los clientes que piden el taco de carne asada o de carnitas. Al menos así sucede en El Califa de la Condesa

  • Taco de barbacoa. Nada mejor que un salsa  borracha.
    Esta salsa nació con la barbacoa en los estados del centro del país. Se hace con chile pasilla y se mezcla con pulque, por lo que puede llegar a fermentarse con mucha facilidad.

  • Taco de pastor. Con salsa de chile de árbol.
    Las buenas taquerías siempre tienen esta salsa al lado del trompo de pastor. Los taqueros la ponen casi en automático junto con “la verdura”. Suele ser picosa porque casi no lleva jitomate.

  • Taco de chicharrón. Nada supera al guacamole.
    Junto con el pico de gallo, es de las salsas mexicanas que más se conocen en el mundo. Comer un buen guacamole con una tortilla calientita y un trozo de chicharrón es un clásico de domingo. También a este taco se le conoce como taco placero

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios