Aprende a combinar tu comida con tu cerveza preferida

No te quiebres la cabeza buscando con qué acompañar tu cerveza. Tenemos una guía de los estilos más populares

Aprende a combinar tu comida con tu cerveza preferida
Foto: ISTOCK
Menú 12/10/2016 16:13 Natalia de la Rosa Hilario Actualizada 15:37
Guardando favorito...

Pensando en escribir esta nota, soñé con una aplicación similar a Tinder pero con cerveza. Cada estilo, güera, morena o pelirroja -y todos los matices entre cada una de éstas- se tomarían una selfie donde se antojaran bien frías y espumosas; listarían sus cualidades, sus aromas y podrías ver en qué lugares son más populares. Del otro lado, un platillo estaría deslizando su dedo entre una y otra para encontrar a su perfect match. (¡Esperen! Creo que alguien más ya pensó en eso busquen aplicaciones como Cervecear o BeerCloud.) Desde hace unos años la cerveza ha dejado de ser una bebida sin importancia.

En México, si acaso por la presencia de grandes grupos cerveceros que se abocaron a elaborar un sólo estilo de cerveza, ésta fue relegada durante muchas décadas como una bebida de las clases trabajadoras y la mayoría de la población no tenía acceso a la gran variedad de cervezas que existen. Tal vez, si nos hubiésemos quedado únicamente con la cerveza lager, buscar opciones de maridaje sería una empresa relativamente sencilla, pues nos acotaríamos a una sola opción. Actualmente, existen numerosos proyectos cerveceros de micro y mediano alcance que elaboran cervezas con matices y una personalidad propia, por lo que buscar esa pareja ideal es toda una aventura y ¡enhorabuena!, pues ¿a quién no le gusta probar y probar diferentes combinaciones?

Ese amigo íntimo

Hablar de maridaje es hablar de experimentación y de subjetividad. No hay reglas, excepto el gusto personal. En teoría, el maridaje apunta a una unión ideal y armónica que potencializará los sabores tanto del platillo como de la bebida. A grandes rasgos, el maridaje busca, en primer lugar, que los saobres de la bebida -vino, destilado o cervezano sobresalgan a los que se encuentran en la comida y viceversa. En segundo lugar, el objetivo de maridar es hallar un punto de equilibrio: tal vez la cerveza es muy amarga y un bocado de chocolate ayudará a neutralizar las sensaciones en el paladar. Finalmente, un buen maridaje también se basará en contraste de notas gustativas. Recuerda la regla básica de atracción: los polos opuestos se atraen. De ahí que existan combinaciones que se pueden pensar como “infalibles”, como lo agrio/dulce o salado/dulce. Aquí, ninguna nota resaltará sobre otra sino que, en la pugna que se gesta en cada bocado, se llega a un glorioso empate, ese momento cuando en el paladar todo comienza a tener sentido.

Déjate llevar

Tal vez tengas ya un estilo de cerveza que es tu preferido: pruébalo en diferentes marcas, tanto nacionales como internacionales, y aprecia las sutilezas que cada productor le confiere a su etiqueta. Ahora, elige tu cerveza favorita y comienza a probarla con diferentes estilos de comida: picante, agridulce, salada o postres, y comenzarás a apreciar qué rango de sabores la acompaña mejor. Se dice que la cerveza estilo lager combina con escabeches, tanto de carne como de pescados y mariscos, pues el ácido del vinagre encuentra un punto de equilibrio en la textura carbonatada y en el amargor de la cerveza.

Por otro lado, las salsas y preparaciones elaboradas con jitomate son una buena opción para comenzar el laboratorio experimental. De nuevo, la acidez es la nota de encuentro entre comida y bebida. ¿Tienes una debilidad por la pizza acompañada de cerveza? ¡Tu paladar sabe lo que le gusta! Prueba una etiqueta de amber ale con una tapa de pan tomate o con una pasta pomodoro. La mostaza, las preparaciones ácidas y agresivas como el sauerkraut, vinagretas y verduras encurtidas son sabores que van muy bien con diferentes cervezas, como la stout, la porter o la pilsner.

De igual forma, los platos picantes y especiados funcionarán como contrapunto ante la sensación de “dolor” que causa la caipaicina en el paladar. Asimismo, el sabor ahumado de los embutidos -piensa en el chorizo, el pastrami y las salchichas alemanas- combinan con cervezas lupulosas tipo ale y pilsen, debido a su amargor. Encontrar la pareja perfecta requiere de tiempo y empeño, pero la recompensa es grande.

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones