Un rincón galo en la glorieta de Cibeles

Este espacio te transportará a través de aromas y sabores a Francia

SANDRA BLOW. CORTESÍA
Menú 13/07/2016 00:00 Adriana Silvestre Actualizada 00:00
Guardando favorito...

El viaje lo puedes comenzar con una terrina de foie gras, marinado y cocido con vino dulce, acompañado con chutney de la casa y flor de sal o una entrada de jamón de magret de pato ahumado, tipo serrano curado en casa con sal de Colima y jengibre. Por supuesto, todo acompañado de un buen vino: aquí hay más de 50 opciones de etiquetas francesas, mexicanas, españolas, de América Latina y Europa Central. Y es que en Galiachef Bistrot sus chefs Emmanuel Chabre y Laurent Avarello, originarios de Francia, reinterpretan los clásicos de la cocina casera francesa y homenajean a las distintas regiones gastronómicas de su país. El menú lo renuevan constantemente para sorprender a sus comensales. Esto lo logran a través, tanto de ingredientes que traen directamente de Europa, como de productos locales y de temporada.
Recientemente, su propuesta llegó a la Glorieta de Cibeles, en la colonia Roma norte, de la mano del grupo Galiachef, el cual cuenta con más de una década de experiencia y ha sido dirigida por Gabriel Chabre. Durante el evento de inauguración asistió Maryse Bossière, embajadora de Francia en México, quien disfrutó de las creaciones especiales y el maridaje que se diseñaron para el evento. 

Plato fuerte
Para continuar el recorrido, las opciones que puedes encontrar en su carta consisten en  platillos tradicionales y famados, como el boeuf Bourguignon, un guiso de res  marinado y cocido en salsa de vino tinto, hongos y tocino ahumado. Se incluye también los escargots a la Bourguignonne, manjar de caracoles horneados en salsa de mantequilla con hierbas finas, una de las preparaciones más emblemáticas de esta cocina. Le siguen  una pierna de pato confitado, de la raza del foie gras, confitada en casa con hierbas finas tradicionales del país vasco francés; y un tabique de salmón confitado pasado  dos veces en aceite de albahaca a baja temperatura.

Además de probar la sazón de los cocineros, los comensales interesados en la gastronomía gala pueden vivir  experiencias culinarias como las catas-maridaje que organizan en el restaurante. En estos eventos se ofrece un menú especial que se acompaña con una dedicada selección de vinos; así el recorrido va desde el viejo París de las terrazas, hasta los veranos cálidos y lluviosos de Lyon.

Otra opción que ofrece Galia es la posibilidad  à emporter (para llevar), que incluye vinos, quesos franceses importados y nacionales, embutidos y patés caseros, y postres. Para cerrar con broche de oro está la equilibrada dulzura de la pâtissière francesa, la cual comprende los clásicos como la crème brûlée, el praliné y el macarrón. De este último, la recomendación es el gigante de frambuesa que puede convertirse en el final perfecto.

 

 

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios