Alta velocidad y tragedias

Estados 03/11/2016 03:40 Justino Miranda / Corresponsal Actualizada 19:25
Guardando favorito...

Según autoridades, 80% de accidentes en el Paso Exprés, que conecta a Cuernavaca con la CDMX, son por la imprudencia de los conductores; obra está inconclusa y faltan señalamientos, aceptan

Por los 14.5 kilómetros del libramiento Paso Exprés de Cuernavaca hay registro de siniestros automovilísticos, pero el común denominador es el exceso de velocidad, asegura el director del Centro SCT Morelos, José Luis Alarcón Ezeta.

La ampliación del libramiento de la autopista México-Cuernavaca comenzó a principios de 2015 y desde entonces se han contabilizado más de 70 accidentes y al menos 21 muertos.

El último percance ocurrió el 20 de octubre, cuando un tráiler cargado con cianuro provocó una carambola de nueve vehículos, luego de quedarse sin frenos a la altura del kilómetro 88 de ese tramo carretero. No hubo lesionados.

“Los accidentes se han registrado en todas partes del libramiento, entonces lo que tenemos que hacer son mecanismos de control de velocidad que tengan un efecto positivo para reducir la velocidad y también concluir la obra”, dice Alarcón Ezeta, quien ve en las fotomultas una opción para reducir la velocidad.

Para la SCT y Protección Civil de Morelos, 80% de los accidentes en el Paso Exprés son resultado de la imprudencia por conducir con exceso de velocidad, pero los usuarios afirman que las condiciones de la vía son deplorables porque no hay señalamientos que adviertan la operación de maquinaria pesada.

Juzgan que no hay señales suficientes del límite de velocidad y además el conductor debe esquivar objetos como las vallas anaranjadas que invaden los carriles; además, hay piedras, varillas, escombro y otros residuos dejados por la empresa Aldesa, responsable de la obra.

Aumentan incidentes

En 2015 se registraron 47 accidentes graves, en 2016 la cifra alcanza los 20 con un saldo de 21 muertos, entre ellos dos trabajadores; uno cayó sobre una varilla y el otro fue arrollado. A finales del año pasado, el Observatorio Estatal de Lesiones alertó sobre el incremento de 15 accidentes en los últimos dos meses de ese año.

La ampliación de la autopista México-Acapulco en los 14.5 kilómetros correspondientes al municipio de Cuernavaca es identificada por la SCT como Paso Exprés, porque agilizará el tráfico de los automovilistas que vienen a Morelos o se siguen hacia Acapulco.

La secretaría prevé en su proyecto que al concluir la obra los usuarios de los carriles centrales podrán conducir a una velocidad de 90 kilómetros por hora y en los carriles laterales a 60 kilómetros por hora. Mientras concluyen los trabajos, la SCT recomienda conducir a 60 kilómetros por hora; sin embargo, la mayoría de los automovilistas ignoran el llamado, pese a que las señalizaciones están colocadas a una distancia de 600 metros.

Lo que se ve no se juzga: Canaco

La tercera semana de octubre Alarcón Ezeta fue invitado por los socios de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), delegación Morelos, para explicar los avances de la obra, pero también para advertir sobre los riesgos del libramiento.

“Lo que se ve no se juzga y es preocupante lo que ocurre en el libramiento. Los gobiernos tienen la obligación de mejorar las vías de comunicación, pero también cuidar nuestra integridad”, expuso Alejandro Uribe García, presidente de la cúpula empresarial en Cuernavaca.

Antes de la exposición del director del Centro SCT Morelos, Uribe García opinó que el libramiento está totalmente abandonado, sin señalamientos, tramos de riesgo y por lo que se ve no ha habido la suficiente información.

El dirigente de Canaco pidió mayor esfuerzo de las autoridades para garantizar seguridad a los usuarios porque, dijo, los últimos siniestros carreteros ahuyentan el turismo.

Para José Luis Alarcón, director del Centro SCT Morelos, el origen de los siniestros es el exceso de velocidad de los usuarios, por lo que recomendó conducir a una velocidad máxima de 60 kilómetros por hora, pero hay vehículos que superan los 80 kilómetros por hora.

Obra hasta el año siguiente

En enero de 2015 el secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, realizó una gira de trabajo en Morelos y anunció que la ampliación del libramiento sería terminado en 18 meses, cuya fecha se cumplió en junio pasado. La conclusión de la obra podría prolongarse hasta 2017 porque, de acuerdo con José Luis Alarcón, la demolición del puente Palmira llevará tres meses.

En su encuentro con los integrantes de Canaco, Alarcón Ezeta les dijo que la infraestructura carretera traerá productividad y competitividad a todas las empresas.

Y enumeró los cuatro proyectos carreteros para Morelos: la autopista Siglo XXI, la Pera-Cuautla, el Paso Express y aun cuando y la interconexión del Viaducto Tlalpan hacia la caseta de Tlalpan.

Medidas de restricción

Respecto al tramo más complicado de la obra, Alarcón Ezeta explicó que los accidentes se han registrado en todas partes del libramiento, “entonces lo que tenemos que hacer son mecanismos de control de velocidad que tengan un efecto positivo para reducir la velocidad y también concluir la obra”.

Por ahora no tienen videos de los accidentes, “el tramo carretero lo va a operar Capufe y va a instalar sus cámaras. Ahorita se están instalando las cámaras para el monitoreo, pero el común denominador es exceso de velocidad”, dice.

Sobre una posible cantidad por pago de daños, Alarcón indica que es una pregunta compleja “porque si es por exceso de velocidad el acuerdo es entre particulares, pero si es por deficiencia de la obra la empresa constructora debe responder”.

¿Qué falta al libramiento?, se le cuestiona. “Sabemos que es muy complejo por la situación en que está geográficamente. Estamos por concluir, sólo falta instalar el señalamiento informativo, y de restricción de velocidad, señales, etcétera, del kilómetro 80 al 87.

“También hace falta colocar las barreras móviles para atender un accidente o sacar un vehículo descompuesto. En eso estamos ahorita. Del kilómetro 87 al 94 es la zona mas compleja, la estamos viviendo por toda la infraestructura que se tiene que mover, incluyendo el Puente Palmira, los accesos a Plan de Ayala y los canales que atraviesan y también la infraestructura de energía eléctrica y de servicios”.

Respecto a los recursos asignados para el proyecto, el director del Centro SCT Morelos indica que “se mantiene la inversión de mil 50 millones de pesos, pero estamos haciendo una evaluación de cuánto vamos a llegar, no por los atrasos, sino por todas las obras adicionales que se han hecho. El plazo que habíamos previsto es para terminarlo a fines de este año”.

El funcionario considera las fotomultas una vía para eliminar los accidentes: “Nos tenemos que poder de acuerdo para ver quién instala, quién opera, quién impone la multa, pero definitivamente ese sería el mecanismo para reducir los percances en las autopistas.

Puede ser a través de una fotomulta o a través de los Sistemas Inteligentes de Transporte que para que cuando se cruce una caseta se registre el auto, y en un segundo sensor a 25 kilómetros adelante, se mida la velocidad promedio.

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios