Sube vulnerabilidad de Cancún ante huracanes por tala de manglares

Juan José Morales, premio Latinoamericano de Divulgación Científica, indicó que toda la zona de manglares que bordea Cancún era su protección contra huracanes ya que cuando pegan pierden fuerza

(Foto: Imagen tomada de video)
Estados 17/01/2016 20:19 Adriana Varillas / corresponsal Cancún, Q. Roo Actualizada 20:54

La devastación de manglares en la zona de “Malecón Tajamar”, en Cancún, aumentará la vulnerabilidad de la ciudad ante el impacto de los huracanes, anticipó el Premio Latinoamericano de Divulgación Científica, Juan José Morales.

Entrevistado, afuera del polígono de 59 hectáreas en donde se desmonta y rellena un promedio de 20 hectáreas de manglares, el divulgador de la Ciencia indicó que independientemente de los permisos con que cuente el megadesarrollo, el retiro de selva, manglares y vegetación diversa, fungía como barrera natural, que hoy, ya no existe.

"Toda esta zona de manglares que bordea a la ciudad de Cancún, ‎era su protección contra huracanes. Los huracanes, cuando pegan en los manglares, pierden fuerza. La franja de humedales amortigua el impacto de la marea de tormenta que provoca el huracán y además, absorben -en parte- el ascenso del nivel del mar.

"Por eso es muy importante la conservación de los manglares como línea de defensa contra huracanes. Por otro lado, los manglares actúan como sistemas naturales de purificación del agua", explicó.

En 2005, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), solicitó a la Secretaría de‎ Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la autorización de impacto ambiental para desarrollar un polígono de 59 hectáreas ubicado en la ciudad de Cancún, que comunica con el Sistema Lagunar Nichupte.

En julio de ese año, obtuvo dicho permiso, condicionado al cumplimiento de varios términos, entre ellos, que cada propietario que pretendiese desarrollar en el lugar debía presentar su proyecto al Fonatur, obtener su aval y el de la propia Secretaría. ‎

Empresas como Bi&Di, propietaria de varios lotes, iniciaron obras de desmonte y relleno de manglares en agosto pasado, sin contar con el aval de Semarnat, lo que movilizó a vecinos de la zona y ciudadanos en general.

Se presentaron denuncias ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), que clausuró dos de los terrenos y se promovieron amparos, lo que mantenía detenidas las obras en todo el polígono, afectando al resto de los inversionistas, con planes de construir ahí al menos 30 proyectos.

La madrugada de ayer, la destrucción de manglares reinició con el respaldo de la policía municipal y estatal, que montó un cerco para evitar la intervención de la ciudadanía y su ingreso al polígono. La limpia de los terrenos y la devastación de los humedales continua hoy.

El gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, informó ayer, mediante un comunicado, que las obras se desarrollan con presunto apego a la ley, luego de que les fuese notificado que un juez de Distrito, resolvió dejar sin efecto la suspensión provisional de los trabajos.

Al respecto, Morales Barbosa señaló que, aunque se tengan los permisos y autorizaciones, estos se emitieron –conforme al análisis de organizaciones civiles- con base en información falsa que Fonatur proporcionó a la Semarnat, ocultando la cantidad real de manglares que existen en el polígono.

También criticó que mientras aquí se destruyen manglares, en destinos turísticos como Miami, Florida, los gobiernos están invirtiendo fuertes cantidades de dólares en recuperarlos.

"Hay lugares en el mundo en donde se están construyendo manglares artificiales (...) como sistemas de purificación de agua; en la Florida, donde se destruyeron los humedales durante mucho tiempo, ahora los están restaurando a un costo altísimo.

"Y aquí estamos cometiendo el error de destruir los manglares y estamos perdiendo todos los servicios, los beneficios que nos brindan. Finalmente lo que sucederá a la larga es que las aguas negras que llegan al mar y que antes eran absorbidas por el manglar, van a seguir dañando los arrecifes y las playas", lamentó.

El también comunicador resaltó que los humedales son los ecosistemas que captan mayor capacidad de bióxido de carbono‎, lo que mitiga el calentamiento global.

En ese sentido, afirmó que al haber permitido la devastación de manglares en "Malecón Tajamar", deja muy mal parado al gobierno mexicano, que en diciembre pasado adquirió diversos compromisos durante la Conferencia de Cambio Climático (COP21), celebrada en Francia.

"Queda bastante mal. Hay quienes dicen que las autorizaciones se dieron, igual que en el caso de Puerto Cancún, antes de que entrará en vigor la llamada Ley del Mangle (artículo 60 TER de la Ley de Vida Silvestre)‎.

"Pero lo que según alegan los abogados es que esas autorizaciones se dieron con base en información falsa o incompleta‎; si es así, son de hecho nulas y Fonatur estaría estafando a los inversionistas (...)", subrayó.

Al respecto, consideró que los inversionistas tendría que demandar al Fonatur, porque le compraron de buena fe y ellos, habrían ‎ actuado de mala fe.

‎Este domingo continuaron las protestas pacíficas de ciudadanos en contra de los trabajos de desmonte de manglares, frente a "Malecón Tajamar", en donde paralelamente se instaló una mesa para recabar firmas y datos oficiales de ciudadanos para el amparo colectivo que se interpondrá contra el Fonatur, solicitando además que se finquen responsabilidades a funcionarios estatales y municipales por permitir el “ecocidio”.

afcl

Temas Relacionados
Malecón Tajamar Cancún

Comentarios