Desaparecidos en sierra sembraban droga, presumen

Familiares afirman que jóvenes habrían sido reclutados por grupos criminales

En redes sociales se observan imágenes de uno de los desaparecidos con armas de grueso calibre y al frente de sacos de droga (ESPECIAL)
Estados 09/10/2015 01:19 Redacción Actualizada 01:20

Los nueve jóvenes que se encuentran desaparecidos en la Sierra Tarahumara fueron presuntamente reclutados por grupos criminales para trabajar en la siembra de mariguana, denunciaron familiares, versión que coincide con las investigaciones de la fiscalía estatal, que localizó sembradíos de dicho enervante en la zona en que desaparecieron.

En redes sociales uno de los muchachos desaparecidos aparece en fotografías tomadas meses atrás en plantíos de mariguana y amapola y portando armas de grueso calibre.

De acuerdo con la corporación, en la Unidad de Personas Ausentes y/o Extraviadas, los padres de los desaparecidos narraron que sus hijos salieron hace dos semanas con un individuo a quien sólo identificaron como La Chiva, quien los invitó a trabajar en una ranchería denominada La Joya, donde estarían durante varios días “limpiando un rancho”, sin embargo, desde entonces perdieron comunicación con ellos.

La señora Guadalupe Ramírez, madre de Norberto, de 15 años, explicó a EL UNIVERSAL que su hijo fue llevado con engaños a trabajar en la sierra. Dijo que el adolescente le informó que iba a emplearse dos días en una fábrica de ladrillos, para apoyar la economía familiar, ya que viven en condiciones precarias.

Sin embargo, días después supo que Norberto se había ido al municipio de Balleza como peón en un rancho, de lo cual nunca le informó. “Es una angustia terrible no saber de él. Es muy miedoso y debe estar aterrado. Creemos que se los llevaron por la fuerza”, señaló la madre del estudiante de secundaria.

“Nos han llegado rumores de que los mataron, de que quemaron los cuerpos y los tiraron. Pero ya fueron a buscarlos al lugar donde nos dijeron y no había nada”, agregó llorando.

Por su parte, María Inés González, abuela de Salvador, de 17 años, dijo que su nieto pidió permiso para ausentarse unos días, ya que viajaría con integrantes de la familia Orozco a trabajar en un sembradío, pero nunca especificó de qué tipo.

“Yo no lo hubiera dejado ir, pero convenció a sus papás, ya ve que a los jóvenes de ahora no se les puede negar nada porque con más ganas lo hacen”, comentó.

Familiares de otro de los jóvenes desaparecidos que pidieron guardar el anonimato aseguraron que los cuatro integrantes de la familia Orozco que iban en el grupo tienen nexos con la siembra de enervantes, y sostienen que posiblemente dicha familia sí conoce el paradero de los muchachos, aunque hasta ahora no lo han revelado.

“Nuestra teoría es que los están obligando a trabajar. Estamos seguros de que están vivos, pero en un lugar muy diferente del que nos han dicho. Los han de haber llevado muy adentro de la sierra, donde no los podamos localizar”.

Las evidencias. En redes sociales hay fotografías de uno de ellos, Luis Orozco, captadas en distintos momentos portando pistolas y rifles de asalto, al lado de plantíos de mariguana, amapola, o vehículos de lujo.

En tanto la fiscalía confirmó que en los operativos de búsqueda emprendidos en la región en la que se tuvo comunicación con el grupo por última vez se localizaron drogas.

“Las indagatorias basadas en trabajo de campo e inteligencia policial iniciaron a partir de que se reportó la desaparición de cinco adultos y cuatro menores de edad, así como en el análisis de las versiones aportadas por los familiares, se estableció que dichas personas estuvieron en predios utilizados en la siembra y cosecha de mariguana, ubicados en regiones en los que anteriormente la policía estatal ha realizado la destrucción y aseguramiento de droga”, señala un documento oficial.

La corporación detalló que hay un operativo especial de búsqueda con agentes desplegados en las comunidades de Charcos, Los Lirios, Guajolotes, Pilares, el Palomo, San Antonio y la frontera con el estado de Durango, apoyados con perros entrenados en localización de personas.

Los jóvenes desaparecidos fueron identificados como Norberto Ramírez Molina, de 15 años; Salvador Alejandro Ramos Valerio, de 17; Joel Chaparro Bujanda, de 27 años; Luis Ángel Orozco Mares, de 15; Eduardo Orozco Terán, de 27; Antonio Orozco Terán, de 29; Nicolás Orozco Terán, de 24 años; Jesús Miguel Vargas Orozco, de 21; y Antonio Núñez, de 16.

Los muchachos eran vecinos de la colonia Héroes de la Revolución, una zona popular en las orillas de esta ciudad en la que proliferan las pandillas.

Temas Relacionados
desaparecidos Chihuahua

Comentarios