16 | DIC | 2019
Predio localizado en Punta Nizuc, en la Tercera Etapa de la Zona Hotelera de Cancún, en donde se pretende desarrollar el hotel de 530 habitaciones en un edificio de 16 niveles (Foto: Adriana Varillas)

Insiste RIU en construcción de hotel en Cancún

24/10/2015
19:40
Adriana Varillas / corresponsal
Cancún, Q. Roo
-A +A
Tras el rechazo de Semarnat a su primer proyecto "Hotel Riviera Cancún", la cadena española RIU intenta de nuevo obtener la autorización de impacto ambiental

Luego de que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) negó la autorización de impacto ambiental y cambio de uso de suelo a la cadena española RIU para la construcción de un hotel en la tercera etapa de la zona turística de Cancún, la firma modificó su proyecto y volvió a presentarlo ante la dependencia.

El proyecto conserva el nombre original de “Hotel Riviera Cancún” y consiste en un edificio en forma de “L”, de 16 niveles, dos plantas sótano; 530 cuartos hoteleros, miniclub, dos bares acuáticos, dos vestidores, toallero con caseta de animación y áreas abiertas dentro de las cuales hay área verdes, cuatro albercas, asoleadero, plaza, escaleras, rampa de madera y banquetas.

Se contempla además la instalación de una planta desalinizadora con proceso de ósmosis inversa, para el abastecimiento de agua.

Las obras se ubicarán en un predio localizado en el Lote 72-03, Manzana 55, en la Tercera Etapa de la zona hotelera de Cancún, que cuenta con una superficie de 20 mil 929.25 metros cuadrados, de la cual, el proyecto ocupará 19 mil 654.22 metros cuadrados.

De esos 19 mil metros cuadrados, 15 mil 683.64 requerirán de cambio de uso de suelo en terrenos forestales, conforme al Documento Técnico Unificado (DTU) presentado por MX RIUSA II –filial mexicana de RIU- ante la Semarnat y consultado por EL UNIVERSAL.

La inversión estimada para el desarrollo del proyecto, es de 95 millones 642 mil 979.57 dólares, que incluye los costos de actividades de restauración y costos de los recursos biológicos forestales, tomando la tasa de cambio al 30 de julio pasado.

El DTU ingresó a la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA), de la Semarnat, el 19 de octubre y su evaluación inició tres días después.

El reintento del RIU por instalar su quinto hotel en Cancún, está precedido de un escandalo, que incluyó denuncias a funcionarios públicos a nivel municipal y federal, por acciones y omisiones que pretendían favorecer al proyecto anterior, denominado también “Hotel Riviera Cancún”.

A nivel municipal, el secretario de Desarrollo Urbano, Rolando Melo, fue denunciado ante la Contraloría por violaciones al Reglamento de Construcción, al expedir una licencia de construcción para el proyecto, sin que mediaran permisos federales, de la Semarnat y de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

El ex delegado de la Semarnat, Raúl Omar González Castilla, fue denunciado ante el Órgano Interno de Control, por los vicios en que presuntamente incurrió durante el proceso de consulta pública para el proyecto, que fue atraído por las oficinas centrales de la Secretaría para su evaluación.

La dependencia federal le negó la autorización de impacto ambiental y el cambio de uso de suelo en terrenos forestales, el 20 de marzo pasado, al considerar que RIU “no aportó elementos suficientes que permitan evaluar la viabilidad de su proyecto”.

Aquel proyecto consistía en un edificio de 15 niveles, con 565 habitaciones en un predio de 20 mil 929.45 metros cuadrados, cuyo costo ascendió a 38 millones de dólares. La inversión para la primera etapa de ese desarrollo hotelero, se había tasado en 375 millones de pesos.

La empresa se había desistido de la instalación de la planta desaladora para abastecerse de agua potable –que ahora vuelve a contemplar- porque la dotación del líquido vendría de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA).

En la opinión técnica que la Dirección de Ecología, emitió sobre ese proyecto, el gobierno municipal de Cancún reconoce que al desarrollo le aplican los parámetros de aprovechamiento, usos de suelo compatibles e incompatibles establecidos en el Programa de Desarrollo Urbano(PDU 2005), pese a que la Dirección de Desarrollo Urbano expidió la licencia de construcción con base en el PDU 2014-2030.

La diferencia de parámetros es abismal. Mientras el PDU 2005 establece que en el predio aplica una densidad de 75 cuartos por hectárea en edificios de tres niveles de altura, el PDU 2014-2030, permite 270 cuartos por hectárea en 20 niveles.

RIU indica que el proyecto sometido actualmente a evaluación, está dentro del ámbito de competencia del PDU 2014-2030.

 

ahd

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios