Se tatúan enigmas

En 'Blindspot', los tatuajes anticipan un atentado; fuera de la serie, su protagonista Jaimie Alexander lidia con los prejuicios

La también actriz de 'Thortiene' en realidad sólo 10 tatuajes en su piel y los considera un arte en la piel (WARNER CHANNEL)
Espectáculos 25/11/2015 00:00 Jesús Díaz / Enviado Actualizada 05:25

[email protected]

Nueva York.— Es muy tentador decir sí a un tatuaje, más si te lo sugiere un famoso artista de la piel de Estados Unidos.

Hacerlo debería de ser una elección personal, pero negarse no es tan sencillo cuando eres el creador de uno de las series más populares del momento, Blindspot, que trata sobre una mujer abandonada en Times Square con tatuajes colocados por un desconocido.

“No tengo tatoos y sí, me he sentido muy mal por eso”, afirma Martin Gero, escritor de esta serie que en México se transmite los martes a las 22:00 horas por Warner Channel, a EL UNIVERSAL.

El guionista reconoce que los tatuajes son un recurso cada vez más popular en los programas de entretenimiento, algo que se evidencia no sólo en la cantidad de reality shows y concursos de tatuadores en televisión, sino en el propio éxito de su serie, que con sólo nueve episodios ya fue confirmada para su segunda temporada.

La decisión de no tatuarse ha hecho que Gero advierta prejuicios no sólo contra quienes deciden hacer una obra en su cuerpo, sino a los que, como él, se niegan a hacerlo.

“Hoy filmé con un artista internacional, uno de los más famosos, quien me sugirió hacerme uno y lo consideré una mala idea. Quizá después de 100 episodios marque mi espalda o algo así, pero no tengo que hacerlo”, cuenta.

Quien sí lo ha hecho es Jaimie Alexander, conocida por su papel como Lady Sif en Thor y protagonista de esta serie. La actriz posee poco menos de 10 tatuajes en su cuerpo que son poco visibles, pero para este personaje debe colocarse más de 200 temporales.

El proceso le lleva hasta ocho horas, dependiendo de las escenas que debe realizar, por lo cual en los descansos los luce sin reparo. Antes del estreno de la serie nadie la reconocía en la calle, por lo que experimentó rechazo a de algunas personas.

“Iba caminando por Upper Manhattan con tatuajes en todo el cuerpo, era verano entonces traía ropa ligera. Estaba en el elevador de un edificio elegante, y olvidé que estaba cubierta con todo esto, y toda la gente que me rodeaba se bajó. Yo sonreía, porque soy buena onda, mientras ellos se bajaban”, recuerda.

“Eso me hizo sentir muy rara, esto podría ofender a alguien más. No es cualquier cosa porque conozco gente con tatuajes y considero que es arte. Mucha gente lo ve un arte, una forma de expresión, pero otros no, quizá pensaron que los iba a matar, no sé”.

En la serie Jaimy luce tatuajes que se ajustan a su cuerpo, pero que fueron colocados violando su espacio, pues su personaje no recuerda quién se los puso. Junto con el equipo del FBI descifra su significado para determinar el siguiente atentado que se cometerá en Nueva York.

La analogía bien podría servir para quienes se siente forzados a traer algo en su cuerpo que en realidad no desea y viceversa, quienes quieren lucir algo pero se los impiden, como le sucede Audrey Esparza, quien interpreta a una agente del FBI en el show.

“¿Tatuaje? ¡No! ¡Me mataría mi mamá!”, dice, en español la actriz de padres mexicanos.

La protagonista agrega: “Es interesante, me agrada que a gente le guste y a otra no porque hay una conversación, uno debería tener perspectiva respecto a los tatuajes”.

Comentarios