Juanga marcó su territorio eternamente

Su hijo Iván ya tomó posesión de las 50 marcas que creó El Divo de Juárez; “Amor eterno” tiene registro en Indautor
La obra musical Amor eterno ha provocado un conflicto entre el productor Omar Suárez y el heredero Iván Aguilera (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
11/12/2016
00:00
Erika Monroy
-A +A

[email protected]

La lucha de Omar Suárez para que el musical Amor eterno permanezca en el escenario ha provocado que se conozca más sobre el legado y obra de Alberto Aguilera Valadez.

Tanto es así que el mismo Suárez pidió al Instituto Nacional de Derechos de Autor que rastreara las 21 canciones que él utiliza en su obra de teatro. De esta forma sabría qué canciones fueron registradas por El Divo de Juárez.

La institución entregó un documento al productor en donde señala que “Amor eterno” es el único tema musical que el compositor michoacano registró. Sin embargo, el encargado de la puesta teatral sigue alegando que como tal, el título de Amor eterno no está registrado como una marca y, por ende, tampoco la comercialización del mismo. “Amor eterno no es un marca registrada ni por Juan Gabriel ni por nadie de su equipo o del país, lo que yo tengo registrado es una obra de teatro y Juan Gabriel, supuestamente, tiene una canción registrada con ese nombre ante el Instituto Nacional de Derechos de Autor. Ninguna de las dos partes lo tiene registrado como marca porque el proceso para registrar una marca a partir de palabras es mucho más complejo”, dijo el productor.

Sin embargo, en una consulta hecha por EL UNIVERSAL, se constató que en el Instituto de la Propiedad Industrial existen registros de dos marcas registradas como “Amor eterno” pero que tienen que ver con productos y no con la creación artística.

Una de ellas corresponde a una empresa de bebidas alcohólicas y la segunda a una empresa de cueros y productos derivados de este material.

En la cuestión autoral, hay dos antecedentes de registro que Televisa hizo en 2011 en los que intentaron registrar la marca de Amor eterno en los siguientes rubros: educación, formación, servicios de entretenimiento, actividades deportivas y culturales; y también como Discos compactos; Cintas, Casetes y Cartuchos de audio; Cintas de video, Casetes y Cartuchos de video; Discos DVD; Música digital facilitada desde Internet; Música digital facilitada desde sitios web de mp3, Aparatos para el registro, transmisión, reproducción de Sonido o imágenes.

El Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial comunicó cinco meses después de un impedimento legal. “El signo distintivo propuesto a registro incurre en la prohibición prevista en la fracción XIII del artículo 90 de la ley de la Propiedad Industrial, toda vez que reproduce el nombre de una obra artística cuyo autor es Alberto Aguilera Valadez, conocido como Juan Gabriel y no presenta el documento correspondiente que lo autorice para registrar el mismo”, se lee en certificado.

De esta forma desde 2011 y 2012 quedó sentado el precedente de que el título de “Amor eterno” no podía ser registrado, por la referencia a la obra del compositor, con fines autorales.

En el último mes, la familia de Juan Gabriel ha intentado detener la presentación del musical protagonizado por Mariana Seoane y Ernesto D’ Alessio.

Mientras sigue ese pleito, en el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, Iván Gabriel Aguilera Valadez, hijo y heredero del compositor, está registrado ya como el apoderado de la marca descritas como “servicios de entretenimiento prestadas a través de presentaciones artísticas”.

El abogado de la familia Aguilera Salas, Guillermo Pous Fernández también está registrado como el apoderado de las marcas: Noa Noa, Juan Gabriel, God is Music, Juan Gabriel Los Dúo, Boon Boon, entre otros.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS