El Potrillo rompe fronteras

Alejandro hizo en su show homenajes a Juan Gabriel, Joan Sebastian y a su padre Vicente Fernández

El cantante ofreció dos horas y medio de concierto en Morelos. FOTO: ARCHIVO EL UNIVERSAL
Espectáculos 24/10/2016 00:10 Cristina Pineda Morelos Actualizada 12:38

[email protected]

Alejandro Fernández dejó en claro que ni un muro puede detener la fuerza de los mexicanos. En medio de su concierto al aire libre en Jardines de México, en esta ciudad, 12 mil asistentes aplaudieron su discurso y el homenaje que hizo con canciones a Juan Gabriel, Joan Sebastian y a su padre Vicente Fernández.

“Mientras que hay quienes quieren construir muros en la frontera, nosotros con nuestra música seguiremos rompiendo fronteras. Como se lo dije a mi padre en su despedida en el Estadio Azteca y al maestro Juan Gabriel, nunca olvidaré poner el nombre de México muy en alto”, indicó sin mencionar a Donald Trump, aunque el público entendió la referencia.

Cercanas las 21:30 horas el cantante salió al escenario con un traje negro. Así inició con “Cóncavo y convexo”, “Cuando digo tu nombre” y “Estuve” y nueve músicos y tres coristas lo albergaron cuando hizo cantar al público con “No se me hace fácil”, “Hoy tengo ganas de ti” y “Se me va la voz”.

“Esta canción es de uno de los mejores compositores, aquí en México es de los más queridos. Es español, el maestro Miguel Bosé”, expresó antes de cantar “Te amaré”, seguida de “Te voy a perder” y “Canta corazón”.

“Y ahora qué les parece si nos desnudamos, pero del alma y el corazón”, dijo antes de una parte acústica de “Me dediqué a perderte”, “Si tú supieras” y “No sé olvidar”.

Dentro de la última parte de su gira Confidencias reales, Alejandro portó su traje de charro y salió para incrustarse a su mariachi para “Guadalajara” y “México lindo y querido”.

“Hoy México y toda Latinoamérica necesita de todos ustedes, de la unión”, expresó para dedicar la canción, “Mátalas”, a los hombres presentes y enamoró con “Qué lástima”, “Que seas muy feliz” y “Abrázame”.

“Quiero agradecer a Dios. Sin ustedes, mis confidentes, nada sería posible”, dijo recordando a Armando Manzanero, compositor de “No”.

Para el final dejó grandes clásicos como “Loco”, “Si he sabido”, “Nube viajera”, “Como quien pierde una estrella” y “Tantita pena”.

Después dedicó un espacio para Juan Gabriel. “No tengo palabras para describir el cariño y la admiración que siento por él”, dijo cuando las tres pantallas detrás del escenario mostraron las imágenes de El Divo de Juárez y luego cantó “Ya lo sé que tú te vas”, “La diferencia” y “Te sigo amando”.

A pedido de otra decidió demostrar la herencia que le dejó su padre con “Las llaves de mi alma”, “Por tu maldito amor”, “Mujeres divinas” y “Me voy a quitar de en medio”.

“Vamos a brindarle un fuerte aplauso hasta donde esté a Joan Sebastián, una gran persona”, pidió antes de “Olvidemos el pasado”, que compuso Joan y que canta su padre.

Se fue del escenario a las 00:02 horas, después de complacer con “Hermoso cariño”, “Estos celos”, “Acá entre nos” y “De qué manera te olvido”.

Comentarios