Suscríbete

El disco que no gustó a Martin

Considerado el quinto Beatle, el productor musical afirmó que para él Let It Be fue vulgarizar a la banda de Liverpool

George Martin, quien recibió un Grammy en 2008, falleció el 8 de marzo. FOTO: REUTERS
Espectáculos 14/03/2016 03:14 Víctor Hernández Ángeles Actualizada 03:15

Durante el proceso de ruptura que vivieron los integrantes de The Beatles entre 1969 y 1970, se abrieron varios frentes donde se libraron disputas y peleas que alcanzaron incluso a su afamado productor, George Martin, quien falleció el pasado 8 de marzo.

No es casualidad la emotiva carta de despedida que le dedicó Paul McCartney, donde incluso lo considera “un segundo padre”, ya que él fue quien más absorbió de su conocimiento musical y fue el único que renegó del trabajo de Phill Spector con el disco Let It Be, único material de la banda donde no aparece George Martin como productor.

En 1967, tras la muerte de su manager Brian Epstein, McCartney intentó asumir la dirección del grupo, pero John Lennon y George Harrison no aprobaron las pretensiones de Paul. La excesiva atención de Lennon en la artista japonesa Yoko Ono no le impidió disputarle ferozmente el control financiero y la parte creativa del grupo.

La batalla entre ellos dejo como damnificado a su productor, quien pese a que estuvo en el proceso de grabación del proyecto llamado en un principio “Get Back”, un simple agradecimiento (“Thanks to George Martin”) sustituyó al crédito habitual (“Recording produced by George Martin”) de todos los demás discos de The Beatles.

En 1968, la grabación del Álbum Blanco produjo gran tensión en la banda, pues cada uno se esmeraba en su material y usaba a los otros como músicos de soporte. 

“Por primera vez tuve que partirme en tres porque grabamos en tres estudios al mismo tiempo. Fue un trabajo muy fragmentado…”, narró George Martin en el libro The Beatles Anthology, publicado en el año 2000.

Con el fin de reducir la tirantez que produjo ese disco, Paul propuso retomar sus orígenes: rock sencillo sin tantos arreglos y regresar a las presentaciones masivas. La idea consistía en grabar un documental con los ensayos de canciones nuevas, que se presentarían en un magno concierto, con lo cual “mataban dos pájaros de un tiro” al entregar un nuevo filme al que estaban obligados contractualmente y presentaban un disco novedoso.

Sin embargo, las sesiones fueron tormentosas, tal y como se aprecia en una escena de la película Let It Be y retomada en el especial de tv The Beatles Anthology, de 1995, donde Harrison responde a un reclamo de Paul con un: "voy a tocar lo que tú quieras que toque, o no voy a tocar si no quieres…”.

Las cintas se “enlatan” mientras sale a la luz Abbey Road (producido por Martin), y tras intentar varias veces con el ingeniero Glyn Johns obtener un disco “decente”, Lennon, con la pequeña complicidad de Harrison y la omisión de Ringo Starr, da las grabaciones a Spector, lo cual ocasionó el enojo de Paul y George Martin; del primero porque el estadounidense incluyó su “muro de sonido” y voces femeninas en canciones que pretendían ser “rockeras”, y el segundo porque, a su juicio, el crédito final debió ser: “Producido por George Martin; re-producido por Phil Spector”.

“El Let It Be de Phil Spector no me gustó nada. Siempre había sido un gran admirador suyo. Siempre encontraba sus grabaciones fantásticas, y desde luego creó sonidos geniales. Pero con Let It Be hizo todo lo que no nos habían dejado hacer a nosotros (Glyn Johns y Martin), y no muy bien, por cierto. Me cayó muy mal por cierto, porque para mí era ultrajante. Era vulgarizar a The Beatles (al) hacer que sus discos sonaron como los de otros”, criticó acremente Martin al rememoran el momento en La Antología.

McCartney, por su parte, siempre renegó del disco, hasta el grado de publicar en 2003 su versión “desnuda” de esas grabaciones (Let It Be… Naked).

Lennon alabó el trabajo de Spector: “(Phil) Siempre había querido trabajar con The Beatles y le dieron la mierd… peor grabada que te puedas imaginar, con un mal rollo increíble, y él le sacó jugo. Hizo un trabajo excelente”, señaló en una entrevista publicada en 1970 y recuperada para el libro The Beatles Anthology.

Let It Be fue lanzado el 8 de mayo de 1970, y pese a las críticas, fue un éxito de ventas; pero en las habituales listas de los mejores lps de todos los tiempos, son los discos que produjo George Martin los que aparecen destacados (Sgt. Pepper’s Lonely Heart Club Band, Revolver, The Beatles –White Album-, Rubber Soul…)

Temas Relacionados
George Martin the beatles

Comentarios