Un sistema electoral eficaz

Editorial EL UNIVERSAL

Read in English

El sistema electoral mexicano es una de las aportaciones más valiosas que han dejado las reformas políticas de las últimas décadas. Conformado por instituciones en las que destacan el Instituto Nacional Electoral y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, se ha convertido en eje mplo para naciones que están tratando de conformar instituciones democráticas, como Irak, país al que México brindó asesoría para organizar comicios.

La solidez de esas instancias ha presentado, sin embargo, momentos de cuestionamientos en los que no han faltado acusaciones de parcialidad al resolver temas polémicos.

En un foro realizado por EL UNIVERSAL, integrantes del tribunal electoral reconocieron que en la opinión pública existe la percepción de que la independencia y autonomía que deben caracterizarlos se ha visto vulnerada por injerencias desde el poder o de grupos políticos, pero descartan que eso haya ocurrido.

El magistrado presidente, Felipe Fuentes Barrera, admitió que la conducción no es fácil pues lo que está en medio de sus decisiones no es una cantidad de dinero o un inmueble, sino el acceso al poder.

En la conversación, los tres magistrados asistentes coincidieron en que la independencia y la autonomía se preservan con la unidad de los integrantes del tribunal.

Explicaron que las partes afectadas tienen derecho a defender sus posiciones y es válido escucharlas, aunque siempre tiene que hacerse de manera abierta.

Hasta ahora, a pesar de periodos en los que ha enfrentado intensas críticas, el sistema electoral mexicano ha demostrado su viabilidad. Partidos políticos han surgido y desaparecido. El incumplimiento de la ley ha sido sancionado con multas millonarias. Se han repetido procesos electorales. La izquierda llegó al poder.

De manera natural, las decisiones adoptadas no pueden satisfacer a todos los actores, pero nadie puede afirmar que las resoluciones no han sido ventiladas y debatidas.

Lo deseable es el fortalecimiento de este sistema, pero nunca desmantelarlo o debilitarlo.

Acaso es recomendable toda adecuación para que se vuelvan más eficientes, más abiertos a proporcionar información y austeros —los privilegios de los que gozan sus integrantes han sido uno de los señalamientos más constantes.

Las instituciones que conforman al sistema mexicano son ejemplo para el mundo. Su autonomía e independencia son factores cruciales, que deben prevalecer.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios