Se encuentra usted aquí

¿Por qué no hay medicamentos?

Algo falló en la federalización de los servicios de salud. Cualquiera que haya sido la razón —contención de gasto social, burocracia, falta de coordinación— requiere solución inmediata. Se trata de quienes enfrentan las mayores carencias
08/05/2019
03:44
-A +A

Read in English

Que falten medicinas para los derechohabientes del sector salud no es extraño. De manera periódica se ha presentado el desabasto hasta que la presión social hace reaccionar a la autoridad y atiende el problema. Lo extraño es que se registre a casi seis meses de iniciada la actual administración y a casi cinco de que se anunció el inicio de la federalización del sistema de salud para dar atención médica “de calidad” y medicamentos “de forma gratuita”.

El pasado 14 de diciembre el Presidente de la República anunció en Mérida la creación del Sistema Nacional de Salud para el Bienestar de los Mexicanos. Los primeros estados donde se echó a andar el programa fueron los del sur y sureste: Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz, Guerrero y Oaxaca. Cada seis meses, se dijo en esa ocasión, se añadirían ocho entidades al acuerdo para que en dos años quede instaurado el plan en todo el país.

El objetivo, según lo expuesto, es que el sistema de salud esté al nivel de naciones como Dinamarca, países nórdicos o Canadá. Con la lentitud que muestra el sector salud, pasarán varios años antes de presumir avances.

En Oaxaca, por ejemplo, los hospitales públicos de la entidad enfrentan una grave escasez tanto de medicinas como de material para las tareas cotidianas de médicos y enfermeras. Autoridades y la dirigencia sindical reconocen la falta de insumos, pero difieren en los porcentajes. Para las primeras, la situación de desabasto se da en los 34 hospitales de la red estatal a un nivel de 50%; el sindicato, en cambio, estima el desabasto entre 70 y 80%. De persistir la carencia, temen una situación de emergencia en un plazo no mayor de 20 días.

Hasta ahora el gobierno federal ha incumplido el compromiso de hacerse cargo de las compras de diversos insumos y medicamentos en la entidad. Por una situación similar, hace unos días personas portadoras del VIH protestaron en la Ciudad de México debido a que no han recibido el tratamiento de antirretrovirales que les proporcionaba el sector salud.

En el Plan Nacional de Desarrollo difundido la semana pasada se establece que se garantizará que “hacia 2024 todos los habitantes de México puedan recibir atención médica y hospitalaria gratuita, incluidos el suministro de medicamentos, materiales de curación y los exámenes clínicos”. Mientras llega la fecha, la población con algún padecimiento no puede esperar; en algunos casos su vida depende de ello.

La decisión adoptada en diciembre fue que la Federación se haría cargo del sistema de salud en Oaxaca y siete estados más. Algo falló en este periodo. Cualquiera que haya sido la razón —contención de gasto social, burocracia, falta de coordinación— requiere solución inmediata. Se trata de los más desprotegidos y quienes enfrentan las mayores carencias.