19 | NOV | 2019
Viajar de ride, cenar en la casa de un desconocido o a “rentar un amigo” para explorar una ciudad, forman parte de la economía colaborativa. (Foto: iStock)
Viajar de ride, cenar en la casa de un desconocido o a “rentar un amigo” para explorar una ciudad, forman parte de la economía colaborativa. (Foto: iStock)

Trata bien a un viajero y gana dinero

07/03/2016
00:05
Viridiana Ramírez
-A +A
La economía colaborativa es una tendencia en el turismo. Conoce las plataformas en las que puedes participar

[email protected]

Cuando te animas a viajar de ride, cenar en la casa de un desconocido o a “rentar un amigo” para explorar una ciudad, estás formando parte del grupo de viajeros que hacen todo lo posible por ahorrar dinero o de aquellos que buscan nuevas experiencias con la mente abierta. Estas actividades forman parte de una tendencia que le está dando la vuelta al mundo, llamada economía colaborativa. Y la tecnología es su principal aliada.

El ejemplo más claro es Airbnb, Trampolinn y Couchsurfing, plataformas que ofrecen hospedaje a través de particulares que rentan un sofá, una habitación o una propiedad completa, a precios muchos más accesibles que un hotel convencional. Pero no todo se limita al alojamiento, también hay otros servicios, como el de BlaBlaCar.

El sitio web permite reservar asientos de auto, pone en contacto a pasajeros desconocidos que tienen un punto de partida y un destino final en común. El conductor es quien fija el precio, el cual incluye gastos de gasolina y casetas. De acuerdo con Alberto Padilla, director de BlaBlaCar México, el viaje resulta hasta 50% más económico que un boleto de autobús. Un traslado a Cuernavaca oscila entre 60 y 80 pesos compartiendo auto, mientras que en la central de autobuses el boleto sencillo cuesta 120 pesos.

Consumo responsable

Al compartir e intercambiar un bien o servicio activamos la economía colaborativa, pero también nos sensibilizamos por un consumo responsable y sustentable. Rent A Local Friend o Beetriper son sitios web creados para contratar los servicios de un guía local que lleva a los visitantes por sitios pocos conocidos de una ciudad. Los viajeros, a través de sus pagos, pueden elegir una ONG y financiar algún proyecto. Éstas se benefician con 1% de la transacción. En ambas plataformas tú también puedes convertirte en guía, así obtienes un dinero extra.

Y si de entradas económicas adicionales hablamos, en México puedes sumarte a la comunidad de EatWhit o VizEat. Debes ser amante de la gastronomía y estar dispuesto a cocinar un menú completo con productos locales para que otros trotamundos puedan saborearlos en la comodidad de tu propia casa. Los mismos servicios encontrarás en París, Buenos Aires, Madrid o San Francisco. Una comida, con bebidas y nuevas amistades incluidas, ronda los 40 dólares.

En otros países

Cada vez somos más capaces de adentrarnos a otros mundos con tan solo un clic. Y aunque en México, la tendencia de economías colaborativas dentro del turismo apenas despunta, hay destinos donde los viajeros ya están familiarizados.

En Europa, WeSwap permite el cambio de divisas entre gente de otros países cobrando solamente 1% de comisión.

También encontramos la plataforma Change Your Flight, que gestiona cambios de vuelos de aerolíneas low cost sin costo extra para el usuario. Si viajas a España y quieres moverte por sus ciudades en tren, puedes comprar un bono de ocho viajes que puedes compartir hasta con cuatro personas a la vez.

De acuerdo con el reporte de tendencias del 2016 que publica la agencia de publicidad J. Walter Thompson, la región que más utiliza este tipo de servicios es Asia, con un consumo de 78%, seguido de América Latina y Medio Oriente. En tercer lugar está Europa y Norteamérica (Estados Unidos y Canadá) con 52%.  

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios