14 | NOV | 2019
Sloane Stephens posó orgullosa con la Pelota de Plata y sombrero de charro (DASSAEV TÉLLEZ. EL UNIVERSAL)

Stephens es la reina

28/02/2016
00:45
Alejandro Rodríguez
-A +A
En un partido maratónico, la estadounidense evita que Cibulkova sea bicampeona

[email protected]

Acapulco.— Al momento de ver que la pelota se quedó en la red, no se contuvo. Sloane Stephens apretó los puños y se arrodilló sobre la cancha. Se supo vencedora del Abierto Mexicano de tenis después de una épica batalla ante la eslovaca Dominika Cibulkova, a quien derrotó por 6-4, 4-6 y 7-6, luego de tres horas y cinco minutos de partido.

La estadounidense puso cuerpo y corazón para imponerse en la final femenil de Acapulco ante una rival que nunca bajó los brazos. Sus largos games, las pelotas imposibles de llegar y una condición física colosal fueron los factores de un juego por el título femenil como años no se veía sobre la cancha principal del Princess.

“Estoy contenta de ganar este torneo. Fue una final muy disputada, pero di mi mejor esfuerzo para llegar hasta aquí. Este partido quedará en un lugar especial en mi memoria”, dijo la raqueta 24 de la clasificación WTA, para después sostener con timidez la Pelota de Plata y ponerse el tradicional sombrero de charro mexicano con una gran sonrisa dibujada en su rostro.

Para Stephens, el levantar el trofeo de campeona representa su segundo título del año, tercero de su carrera, luego de coronarse en Auckland a principios de enero. De hecho, Acapulco apenas es su tercer certamen en lo que va del 2016.

En el primer set, después de romperse en dos ocasiones el servicio, fue Stephens quien alcanzó el tercer rompimiento para agarrar confianza y el momento del partido tras 48 minutos de acción. Pero la eslovaca, campeona del Abierto Mexicano 2014, no bajó los brazos.

Para la segunda manga, Cibulkova aquilató sus únicas dos oportunidades de rompimiento y las convirtió, en tanto que se quitó cinco puntos de quiebre. Este parcial también se prolongó de más y alcanzó los 49 minutos.

Pero lo mejor del encuentro vino en la tercera manga. Stephens puso al borde de la derrota a Dominika en más de una ocasión. Sin embargo, la europea se defendió con uñas, ojos de halcón certeros y mucho riñón desde el fondo de la cancha. Como muestra, el largo séptimo game, en donde Cibulkoba remontó un triple break point.

Sloane consiguió el primer quiebre para ponerse 2-3, Cibulkoba remontó un game después y de ahí se fueron muy parejas hasta llegar al tiebreak. Ya en esas instancias, la eslovaca estrelló una pelota en la red, ahí se vio en desventaja y, pese a remontarlo, ya no tuvo más tenis de respuesta ante la velocidad que aún presentaba la estadounidense. Luego de 87 minutos del tercer set, Dominika no pasó su tiro y, con ello, el inicio de los festejos de la nueva campeona del Abierto.

“Fue una gran final. Di mi mayor esfuerzo pero no fue suficiente en esta ocasión. Quiero felicitar a Sloane por su gran partido. Es una tremenda jugadora y hoy [ayer] lo demostró. Me pasé una gran semana luego de no haber podido defender mi corona del 2014 el año pasado por una lesión”, expuso Cibulkoba, con un rostro de tristeza por quedar como finalista.

Se cerró el telón del Abierto Mexicano de Tenis 2016 lleno de emociones. Las estrellas salieron temprano del torneo, pero el relevo generacional se encargó de mantenerlo con gran expectativa.

Stephens, en sus años universitarios, era considerada como la nueva Serena Williams, aunque ella no cree en dichas comparaciones. Sólo cree en su tenis y su raqueta.

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios