18 | SEP | 2019
El Bilbao muestra orgulloso el trofeo de la Supercopa de España. El conjunto vasco no ganaba un cetro hace 31 años (REUTERS/ALBERT GEA)

Barça no logra remontada

18/08/2015
00:42
Redacción y agencias
-A +A
El Athletic de Bilbao conquista la Supercopa y con ello le quita al cuadro culé, la opción de una sexteta

Barcelona.— El Athletic de Bilbao completó la sorpresa al conquistar la Supercopa de España, tras empatar (1-1, 1-5 global) en el Camp Nou, frente al Barcelona, que fracasó en su intento de la remontada.

El conjunto vasco reforzó el 4-0 a su favor, conseguido en la ida, y ganó así su primer título oficial en 31 años. A cambio, el equipo catalán se quedó sin el pleno de títulos al que aspiraba este año. Tiene cuatro y sólo le queda el Mundial de Clubes. No habrá el anhelado sextete.

El Barça comenzó el encuentro con la efusividad propia de un equipo grande que está obligado a una épica remontada. Y Gerard Piqué apenas tardó seis munutos en enviar un remate al larguero. Era lo esperado.

Sin embargo, el Athletic no se acobardó. Demostró poseer una gran forma física y, además, evidenció tener bien preparado el cotejo. Nunca permitió duelos individuales ante algún jugador rival, tapó bien las bandas y mantuvo su línea adelantada. Junto a eso, ejercitó una presión ordenada en campo contrario cuando pudo y no se olvidó de tirar algún contraataque.

Los blaugrana sufrieron mucho para encontrar soluciones al problema planteado por el rival. Les faltó llegar más por las bandas y abusaron de intentar entrar por el centro.

El duelo se animó notablemente en la parte final de la primera mitad. Así, el Athletic tuvo una excelente ocasión al 37’, cuando Pedro entregó un pase al rival, Eraso se marchó y envió fuera el mano a mano con Claudio Bravo.

El conjunto vasco pagó caro el regalo, porque —a dos minutos del descanso— llegó el primer gol local. Ivan Rakitic pisó el área por primera vez y envió un pase medido a Luis Suárez, quien cedió con el pecho para que Lionel Messi anotara libre de marca. El Camp Nou recuperó la ebullición y el descanso le vino bien al Bilbao.

Al Barcelona le quedaban tres goles para igualar la eliminatoria, pero cualquier ilusión se le agotó al 56’, cuando Piqué fue expulsado por protestar desmedidamente una situación de fuera de juego. Demasiada montaña que escalar para el favorito.

Al conjunto de Luis Enrique Martínez le quedó arriesgar con sólo tres defensas e intentar apelar a la épica para tratar de encontrar un improbable vuelco. Los Leones de San Mamés siguieron firmes en defensa y el tiempo jugó a su favor. Tanto en el aspecto físico como en el anímico.

El conjunto local echó de menos en la segunda parte a Messi, más apagado de lo habitual, seguramente porque el astro argentino todavía no está en plenitud física.

Ya no lo necesitaba, pero el Athletic sentenció la final al 74’, tras aprovechar el desorden de la defensa blaugrana. Aduriz lo aprovechó para marcar. A sus 34 años de edad, se proclamó como el gran héroe de los vascos, pues fue autor de un ‘hat-trick’ en el primer partido.

El Camp Nou comenzó a vaciarse progresivamente, desilusionado al comprobar que la remontada no se produjo por lo que tampoco celebró especialmente la expulsión final del visitante Sola. Estaba escrito: el Athletic viviría una gran noche de gloria.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios