Suscríbete

ASF: Los Cowboys tienen “Romodependencia”

Regresó el número 9 y Dallas volvió a ganar

AP
Universal Deportes 23/11/2015 00:15 Iván Pirrón México, DF Actualizada 00:15

Como por arte de magia. Tony Romo regresó a la titularidad con los Cowboys -que durante siete semanas sufrieron las de Caín sin su quarterback estelar- y Dallas ganó en Miami.

Romo se fracturó la clavícula en la Semana 2, y desde entonces Dallas no ganaba un partido. Los Cowboys usaron a Brandon Weeden y Matt Cassel para tratar de suplir a Antonio Ramiro, pero lo único que descubrieron fue su “Romodependencia”.

Ante los Dolphins, Romo no tuvo su mejor partido, pero su sola presencia le da a los Cowboys confianza para ganar cualquier juego. En Miami completó 18 de 28, con 227 yardas, 2 touchdowns y 2 intercepciones para un rating de 83.5.

Su porcentaje de pases completos fue de 64.3% y con ello llegó a 20 juegos consecutivos (tres esta campaña, 15 en 2014 y dos en 2013) en los que ha completado 60% o más de sus envíos. Y con ello rompió la marca de Drew Brees (19, 2009-10) para colocarse en el primer lugar de la historia de la NFL.

Con el juego empatado a 14 puntos, Romo conectó en las diagonales un pase de 16 yardas con Dez Bryant; fue el touchdown número 50 para ambos, con lo cual superaron a Troy Aikman y Michael Irvin (49) como la pareja de quarterback/receptor con más pases de anotación en la historia de la franquicia.

Romo y Bryant lo lograron en 69 partidos, mientras Aikman e Irvin necesitaron 128 juegos.

“Tenerlo de regreso nos le da a todos más energía”, dijo Bryant. “Todos sabemos quién es nuestro líder”.

La defensa de Dallas, que se quebró en las derrotas ante Saints, Giants, Eagles y Tampa Bay, esta vez se fajó y sólo les permitió 88 yardas (y cero puntos) a los Dolphins en la segunda mitad.

De hecho, el primer touchdown del partido fue de la defensiva de los Cowboys, cuando Rolando McClain regresó 12 yardas una intercepción a Ryan Tannehill en el segundo cuarto.

Desde la Semana 2 de la campaña pasada, los Cowboys tienen marca de 16-3 cuando Romo es su quarterback titular y 0-8 cuando no lo es.

Se llama “Romodependencia”.

Pero que nadie se emocione… todavía. Dallas está 3-7 y el resto del calendario no es nada sencillo. El jueves reciben a Cam Newton y sus invictos Panthers (10-0), y luego vienen visitas a Washington y Green Bay. Los tres últimos juegos son ante Jets, Buffalo y Washington.

Romo hace magia, no milagros.

¿MANNING U OSWEILER?

En su cumpleaños 25, el joven Brock Osweiler tuvo un partido muy decente como titular de los Broncos, que rompieron su minirracha de dos derrotas y vencieron a John Fox y los Bears en Chicago.

Osweiler suplió con éxito al veterano y lesionado Peyton Manning y, lo más importante, sin entregar un sólo balón. Manning es la principal fábrica de intercepciones (17) en la NFL y Osweiler demostró que sólo basta ser un buen manager para ganar en Denver.

Los Broncos tienen una de las defensivas más dominantes de la liga y un ataque terrestre cumplidor. O sea que el equipo del coach Gary Kubiak no necesita de un quarterback estelar para ganar partidos, y menos si ese quarterback estelar ha sido devastado por las lesiones.

“Sabía que iban a preguntar eso”, dijo Kubiak. “Tenemos algunos jugadores en este equipo que tratamos de que sanen, y eso es importante. Y ganamos nuestro octavo juego. Así que nos vamos a concentrar en ganar y en disfrutar los triunfos y regresaremos a trabajar la siguiente semana”.

Osweiler completó 20 de 27 para 250 yardas, con 2 touchdowns, sin intercepciones y rating de 127.1, ante una defensiva de Chicago cuya misión fue presionar a este joven quarterback, que debutó como titular en la NFL.

“[Osweiler] lo puede hacer todo”, agregó Kubiak. “Entre más juegue, pienso, mejor lo va a hacer”.

Con Osweiler en el campo, Kubiak abrió un poco más su libro de jugadas; incluyó más “bootlegs”, o sea engaños de carrera en los que el pasador debe moverse hacia las bandas y lanzar mientras corre, algo que definitivamente los Broncos no pueden hacer con Manning.

Será una semana interesante en Denver, quizá la más interesante de la campaña, porque el próximo partido de los Broncos es ante los Patriots. ¿Qué hacer si Manning está “sano”? ¿O será mejor “dejar que se recupere unas cuantas semanas más” y mantener a Osweiler como titular?

Probablemente tendremos que esperar hasta el viernes para saber qué decisión tomará Kubiak y quién será el quarterback de los Broncos en las últimas semanas de la campaña regular y, probablemente, en los Playoffs.

DOLOROSAS LESIONES

Joe Flacco, quarterback de los Ravens, se perderá el resto de la temporada tras romperse los ligamentos de la rodilla izquierda. Y no sólo eso, porque Baltimore también perdió al corredor Justin Forsett, quien se fracturó el brazo en el doloroso triunfo ante los Rams. Léase, la campaña de los Ravens ha llegado a su fin.

Devonta Freeman, corredor de los Falcons, sufrió una conmoción ante los Colts, que por su parte perdieron a Frank Gore, quien se lastimó un muslo.

Darrelle Revis, el mejor esquinero de los Jets, sufrió una conmoción en el tercer periodo de la derrota ante los Texans.

EL SUR SE PONE INTERESANTE

Y ya que hablamos de los Texans, el equipo del coach Bill O’Brien ha ganado 4 de los últimos 5, tiene récord de 5-5 y mantiene el empate en el liderato de la mediocre División Sur de la AFC con los Colts.

Y Houston lo ha hecho con ¡tres quarterbacks! Ayer, los Texans derrotaron a los Jets con T.J. Yates, quien lanzó dos pases de touchdown a DeAndre Hopkins.

Estos Texans me recuerdan a los Cardinals del año pasado, que tuvieron que echar mano de cuatro pasadores y aún así se las ingeniaron para ir a los Playoffs.

Yates, quien pasó para 229 yardas en su primer juego como titular desde enero de 2012, fue firmado el 28 de octubre (luego de que Ryan Mallett fue cortado) e inició en lugar de Brian Hoyer, quien sufrió una conmoción.

Con la quinta mejor defensiva de la AFC, este equipo aún podría ganar su División y ser el “Caballo Negro” en la postemporada.

PACKERS, A LO SUYO

Cinco letras: R-E-L-A-X.

Cuando parece que los Packers están muertos, Aaron Rodgers juega su mejor partido (sin importar el rival) y Green Bay se acuerda que es uno de los mejores equipos de la NFC.

Rodgers lanzó dos pases de touchdown, Eddie Lacy tuvo su mejor partido de la campaña con 100 yardas por tierra, la defensa de los Packers tuvo 6 capturas de quarterback y Green Bay derrotó como visitante a los Vikings, que buscaban ampliar su ventaja en la División Norte y ahora dejaron que les arrebataran nuevamente el liderato.

Los Packers (7-3) ganaron su décimo partido en los últimos 11 contra Minnesota con Rodgers como quarterback. En esos 11 juegos, Rodgers ha lanzado 28 touchdown y sólo 3 intercepciones.

Minnesota ha mejorado y quizá veamos a los Vikings en Playoffs, pero el Norte de la NFC tiene un solo dueño y ese es Green Bay.

“SUPER-CAM”

Carolina aplastó 44-16 a Washington y mejoró su marca invicta a 10-0, algo nunca antes logrado por esta joven franquicia.

Cam Newton, quien alguna vez dijo que quería ser un ícono de la NFL, empató un récord de la franquicia con 5 pases de touchdown. “SuperCam” ahora ha lanzado 102 pases de anotación y tiene otros 39 por tierra, lo cual lo convierte en el único jugador de la historia de la liga con al menos 100 envíos de touchdown y 25 por tierra en sus primeras cinco campañas.

Ahí lo tienen, un ícono de la NFL.

Temas Relacionados
asf Tony Romo Cowboys

Comentarios